Pandemia

Rosario tiene 584 camas de terapia intensiva y admiten que es "casi nula" la chance de sumar otras

"Ya dimos el último paso de la refuncionalización de los hospitales", dijo el responsable del Tercer Nivel de la provincia, Rodrigo Mediavilla.

Miércoles 21 de Abril de 2021

“No puedo poner más camas críticas". La frase de la ministra de Salud, Sonia Martorano, expone los límites materiales y la imposibilidad de seguir sumando plazas al sistema de salud para hacer frente a la segunda ola de contagios de Covid-19. Esa expansión se llevó adelante entre marzo y noviembre de 2020, cuando el pico de la primera ola obligó incluso en localidades como Venado Tuerto a reconvertir quirófanos en áreas de terapia intensiva. Salvo medidas extraordinarias, las camas críticas que hay en la provincia y en la ciudad son 321 en el sector público provincial y 584 en Rosario, sumando 144 en hospitales y 440 en sanatorios privados.

El responsable del Tercer Nivel del Ministerio de Salud provincial, Rodrigo Mediavilla, dejó en claro que por estos días “las posibilidades de expandirse son casi nulas y solo se pueden sumar de a dos o de a tres camas en algunos efectores, no más que eso”.

En toda la provincia se contabilizan hoy 321 plazas en el sector público, repartidas entre Reconquista, Rafaela Santa Fe y Rosario. De ese total, 144 están en efectores municipales y provinciales de la ciudad, donde además se suman las 440 informadas por la Asociación de Clínicas y Sanatorios, que en la pandemia también llegó a duplicar su oferta.

El punto para seguir ampliando no solo es la infraestructura, de espacios, camas eléctricas, presión de aire en los sistemas para garantizar el oxígeno a los pacientes, monitores multiparamétricos, bombas de infusión y respiradores, sino sobre todo el recurso humano.

“Hoy no tenemos ni enfermeros ni terapistas para seguir ampliando", admitió Mediavilla. Es que por cada dos camas que se instalan en una terapia intensiva (UTI) se requiere de un enfermero para controlar a los pacientes y de un médico terapista cada ocho plazas.

Embed

Eso muestra por qué la infraestructura ya se expandió como un elástico a su máxima posibilidad. De eso se trató el proceso que Nación, provincias y municipios pusieron en marcha en marzo de 2020. “Ganar tiempo para fortalecer el sistema", fue una de las frases que más se escuchó por esos días; y eso sucedió.

El director de Servicios de Salud de la Municipalidad, Juan Becerra, admitió que “siempre se trabaja para correr esos límites” y adelantó que en los efectores se busca ahora “aumentar al máximo la capacidad y priorizar las camas con oxígeno, independientemente de cuál sea el requerimiento específico de los pacientes”. Sin embargo, la estrategia del municipio es sobre camas generales para quienes necesiten oxígeno, pero no incluye camas críticas con asistencia mecánica respiratoria.

Fortalecer el sistema

El gran salto de la capacidad del sistema de salud se dio claramente en la previa a la primera ola de contagios, entre marzo y noviembre de 2020. Ocho meses donde el número de plazas de terapia intensiva en toda Santa Fe creció más del doble, pasando de 118 plazas con asistencia mecánica respiratoria a 289.

En ese período, solo en Rosario la red pública de salud pasó de tener 54 camas de terapia a 104, a lo que se sumó además el Hospital Modular de Granadero Baigorria, construido con fondos nacionales y que aportó 24 camas de UTI en noviembre de 2020. Para ese momento, la provincia ya estaba atravesando el pico de la primera ola y la ciudad contaba con un total 128 camas.

Allí, los que más se expandieron fueron los hospitales Centenario, que sumó 19 plazas; el Provincial, que adicionó 14 camas y el Clemente Alvarez, que agregó 17.

En el caso del Heca, que pasó 20 a 37, casi duplicando su capacidad, en estos días volvió a sumar otras tres camas alcanzando un total de 40. Lo mismo sucedió en el Centenario, que había pasado de 14 a 33 y en abril adicionó otras 6, alcanzando las 39.

El Eva Perón, que en 2020 mantuvo sus 7 camas críticas, ya que al lado se levantó el Hospital Modular, ahora sí sumó plazas en su edificio histórico y las duplicó a 14. Ayer, todas estaban ocupadas.

Sin embargo, esa no es una chance de todos los efectores de salud de ciudad. De hecho, el Provincial mantiene las mismas 27 que tenía en noviembre y Mediavilla afirmó que “ahí no hay ninguna chance de expansión”.

En la capital provincial, en el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias de Santa Fe (Cemafé), donde hasta ahora no había asistencia para pacientes críticos, se instalaron por estos días 12 plazas con asistencia mecánica respiratoria y otras 4 para críticos.

Medidas extraordinarias

La principal preocupación del Ministerio de Salud provincial es que sin estar aún en el pico de la segunda ola de contagios, que incluso Mediavilla previó para “principios o mediados de mayo”, el sistema ya está saturado.

De hecho, una de las posibilidades que se barajaron durante la primera ola, que fue la de trasladar pacientes a localidades de otras provincias, hoy es impensada. “Buenos Aires y Córdoba están en la misma situación que nosotros”, dijo el funcionario, que volvió a indicar que se trata de una segunda ola que afecta a personas más jóvenes y con mejores condiciones de salud, lo que hace que “permanezcan más tiempo internados y la rotación de camas sea más lenta”.

Por eso, por estos días, los médicos definen traslados dentro de la provincia todos los días.

Las reconversiones sumaron camas críticas. Tal es el caso de la maternidad del Hospital Iturraspe, en la capital provincial, que fue transformada en terapia intensiva. “Lo que se podía hacer se hizo, como en los quirófanos”, continuó Mediavilla, que aclaró otras limitantes: “Tampoco puedo dejar sin quirófanos hospitales como el Cullen o el Heca, que reciben heridos y traumatizados todos los días”.

Con ese escenario, el funcionario no hizo más que calificar de “brillante” el trabajo que vienen realizando los equipos médicos de toda la provincia. Y dijo que la provincia dio “los últimos pasos que estaban previstos en el plan de contingencia”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario