La ciudad

Por la crisis, psicólogos advierten que los pacientes dejan sus tratamientos

Los usuarios cayeron 12 por ciento en el último año. Algunos se quedan sin cobertura médica por perder el trabajo, otros no pueden pagar los coseguros.

Domingo 14 de Abril de 2019

A causa de la crisis económica que repercute en el bolsillo de todos los ciudadanos, los psicoterapeutas rosarinos advierten que muchos pacientes están dejando de concurrir a las sesiones de análisis. Así lo afirman desde el Colegio de Psicólogos local (2ª circunscripción), quienes cuantifican la merma en un 12 por ciento interanual. Haciendo un comparativo, en marzo de 2018 hubo 50.725 prestaciones frente a 44.696 del mismo mes de 2019. La diferencia (6.029) implica aproximadamente 1.500 pacientes que han dejado de atenderse de un año a otro, en una población total de 12.700. Los especialistas indican que mucha gente "dejó en diciembre y no retomó después de las vacaciones; de hecho los números de marzo son menores que los de febrero, cuando siempre es al revés".

Mabel Vallasciani, psicóloga y coordinadora del Centro de Trabajo del Colegio, asegura que la situación está "muy difícil" para todos los actores: afiliados, prestadores y financiadores. Afirma que muchos usuarios se están quedando sin cobertura médica al perder el trabajo. Pero la mayoría de quienes sí la tienen, debe abonar un coseguro que no puede pagar, porque a veces es del mismo valor que lo que aporta su obra social o prepaga. "Es difícil para un afiliado sostener un tratamiento, porque no hay ninguna obra social que esté cubriendo la totalidad de la prestación", lamenta.

Precarización

En cuanto a los psicólogos, Vallasciani aduce que las obras sociales mutuales o sindicales en crisis y las prepagas tienden a congelar los montos que abonan y es muy difícil que los profesionales puedan hacer respetar el arancel de referencia que pone el Colegio, desde donde afirman que "en estas condiciones no se puede sostener la atención de salud mental que la población necesita".

Además, la terapeuta menciona que "hay un espacio de mercantilización y precarización dado por grupos empresariales que quieren copar el mercado tomando la salud como negocio, ofreciendo a los financiadores convenios de servicios de psicología con beneficios, utilizando un listado cerrado de profesionales, en detrimento del derecho del afiliado a tener una libre elección y continuar con el tratamiento que está llevando adelante".

En detalle, señala que lo que estos grupos pagan al psicólogo es un 30 por ciento menos que el arancel de referencia, con una demora de hasta 6 meses y a veces en cuotas. Este "arancel ético" que por acuerdo del Colegio cobran los psicoterapeutas está hoy en 500 pesos, próximo a sufrir un incremento anual que lo llevará a 700. "Hay un arrasamiento del derecho al trabajo en forma igualitaria", indica la profesional.

En Rosario, según cifras aportadas por el Colegio, hay matriculados más de 8 mil psicólogos, de los cuales 2.700 atienden de forma privada por medio del Centro de Trabajo de la entidad. El resto trabaja con consulta particular (sin obra social); para el Estado, básicamente en el ámbito de la salud o la educación; o para empresas. Otro dato a tener en cuenta, es que junto a Buenos Aires y Córdoba, Rosario es una de las tres ciudades del país en las que sus habitantes más utilizan la psicoterapia. "Aquí muchísima gente se psicoanaliza", indica.

"Es difícil para un afiliado sostener un tratamiento porque ninguna obra social cubre la totalidad"

La salud pública, desbordada

Quien no puede costear el tratamiento de forma privada, siempre tiene la posibilidad de concurrir al sistema público. "En la salud pública de Santa Fe hay muy buenos servicios de salud mental, tanto en atención individual como en dispositivos grupales, porque se está trabajando en la implementación de la ley de salud mental", asegura la profesional.

Sin embargo, como la demanda es elevada, "hay lista de espera y los horarios están casi todos agotados", cuenta Vallasciani, que trabaja en un centro de salud provincial. Además, aclara que en estos casos, donde el psicólogo está dentro de una institución, el encuadre es distinto al de un consultorio privado. "Si bien el sistema está desbordado y se necesita mayor cantidad de profesionales, se viene trabajando mucho en atención primaria de salud y la Dirección Municipal de Salud Mental en darle una integralidad a la visión del usuario mediante equipos interdisciplinarios", agrega.

A principios de este año, el secretario de Salud municipal, Leonardo Caruana, reveló a LaCapital que en el último año se incorporaron 40 mil nuevos pacientes a la red de salud pública. "Abrimos casi 10 mil historias clínicas familiares y eso significa más de 40 mil pacientes que se incorporaron al sistema", refirió. El funcionario analizó que casi el 50 por ciento de esos inscriptos son personas que perdieron su obra social por quedarse sin trabajo y se ven obligadas a usar el sector público.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario