tránsito

Piden informes sobre los espacios obligatorios para dejar bicicletas

En el Concejo exigen al municipio que detalle si se cumple la ordenanza que obliga a las playas a tener lugares especiales destinados a estos rodados.

Domingo 19 de Febrero de 2017

En el Concejo se busca saber si se cumple al ordenanza que obliga a que las bicicletas puedan dejarse en los estacionamientos. La edila de Compromiso con Rosario, Carola Nin, recordó la existencia de la reglamentación Nº 4.052, del año 1986, que determina que en playas con más de 30 lugares deben tener un espacio para estos rodados.

La concejala precisó que la referida normativa indica que las playas de estacionamiento que superaran este cupo debían poner a disposición del alojamiento de bicicletas un lugar equivalente a un coche grande.

Asimismo acotó que "la norma está vigente y el servicio debe ser gratuito, pero a pesar de ello la información para los usuarios es escasa, y la señalización suele ser deficiente".

Datos

En el pedido de informes la concejala Nin solicitó al Departamento Ejecutivo que detalle nombre y ubicación de las playas de estacionamiento que deben disponer de espacio para estacionamiento gratuito de bicicletas, así como las inspecciones realizadas y sanciones aplicadas a quienes hubieran incumplido la ordenanza Nº 4.052.

En otro orden, la edila Nin sostuvo que: "El uso de la bicicleta ha crecido mucho, y es fomentado por el gobierno municipal. Mucha gente la utiliza como medio de traslado para su trabajo diario, para estudiar o como opción saludable y desconoce que cuenta con este beneficio. La información sobre cuáles son y dónde están esa playas no está disponible para el público, y la señalización de las playas que aceptan bicicletas muchas veces no está a la vista. Por eso, solicito que el Ejecutivo informe sobre el tema, y luego lo difunda apropiadamente. Para que la ordenanza se cumpla debe haber un estado que se ocupe y ciudadanos debidamente informados sobre este derecho".

La bicicleta es un modo de transporte que genera un importante número de beneficios, tanto para sus usuarios como para la sociedad: el reemplazo de viajes motorizados por no motorizados, el apaciguamiento del tránsito con la mayor presencia de bicicletas, la reducción de emisiones al ambiente, son algunos de las tantas consecuencias favorables.

Un recuente informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) determinó que Rosario es una de las ciudades con mayor índice de viajes en bicicleta de América latina y el Caribe alcanzando el 5,3 por ciento de los viajes que diariamente se realizan en la ciudad; un índice que supera los registrados en importantes sitios de esta región, tales como Bogotá, Río de Janeiro, México, Medellín, e inclusive la capital del país, Buenos Aires.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario