La Ciudad

Padres de alumnos de más de 60 escuelas reclaman el inicio de clases presenciales

Este jueves, a las 12.30, harán una marcha frente a Gobernación para reclamar el derecho a terminar el ciclo lectivo en las aulas

Miércoles 18 de Noviembre de 2020

Ya son más de 300 padres, de 60 escuelas de Rosario, que reclaman que sus hijos puedan volver a las aulas, en forma presencial, aunque sea en las dos últimas semanas del ciclo lectivo. Las escuelas tiene los protocolos listos para cuando el gobernador Omar Perotti decida habilitarlas.

En estas últimas semanas se habilitaron actividades deportivas de contacto, los chicos pueden ir a hacer deportes a los clubes, están funcionando los salones de fiesta y hasta se va a abrir el casino. Eso sí, mientras tanto niñas y niños deben seguir las clases solos, detrás de las pantallas, y esto trae consecuencias psicológicas, emocionales y también físicas.

Si la obesidad infantil ya era un problema, ahora con el sedentarismo los chicos están mucho peor”, argumentó Melina Moroni, quien es médica y una de las 300 madres que reclaman el derecho a que los chicos puedan volver a asistir a la escuela.

Como portavoz del grupo #padresporlaeducación, Moroni señaló que si bien “la escuela transmite conocimientos, también contiene, reúne y fomenta el trabajo en equipo y la solidaridad”.

La mujer aseguró que durante el año los chicos “tuvieron clases, siempre y cuando la conectividad y la tecnología lo permitieron, pero también necesitan un lugar de socialización, de creación entre pares y de crecimiento emocional”.

Como médica indicó que la virtualidad “favorece el sedentarismo, la falta de exposición a la luz solar (tan importante para un niño en pleno crecimiento) y trae problemas en la vista por la cantidad de horas frente a las pantallas, y las malas posturas”.

Con cada nueva actividad que se habilita en la ciudad, crece la indignación y el descontento de los padres al ver que no se aplica la misma medida para los colegios.

“Para el gobierno los chicos no son una prioridad, porque se fueron abriendo los bares a donde concurren los adultos y mientras tanto, los juegos de las plazas siguieron clausurados. Mientras se habilitaron los partidos de fútbol profesional, y el deporte de contacto, los niños no pueden jugar a la pelota en una plaza. Son incoherencias porque las escuelas siguen cerradas. Se habla de abrir los teatros pero no las aulas” , cuestionó la portavoz del grupo.

Junto al reclamo para que arranquen las clases presenciales en todos los niveles de la primaria y al secundaria, con los protocolos adecuados, los padres exigirán mañana que “al menos” se les permita realizar el cierre del ciclo lectivo al alumnado de quinto año y de séptimo grado.

No obligatorio

Los padres del grupo autoconvocado aclararon que la posibilidad de hacer actividades presenciales en las escuelas “no debería ser obligatorio porque muchas familias tienen miedo de mandar a sus hijos”, puntualizó Moroni.

Los padres se preguntan hasta qué punto el hecho de no abrir la escuela no estaría provocando que los adolescentes no se reúnan en casas sin ningún protocolo.

“Hay quienes nos critican y dicen que pedimos esta apertura por comodidad de los padres. Para ellos hay que aclarar que es mucho más cómodo que el chico esté quieto frente a la computadora y evitar toda la movida que significa que vayan a la escuela”, aclaró la mujer.

Y también refutó los argumentos referidos al uso del transporte público (hoy de paro). “Los más grandes se manejan solos y saben mantener la distancia en el colectivo. Y los chicos de primaria suelen asistir a escuelas cercanas a su domicilio, o en su defecto los llevan los padres por lo cual no utilizan el transporte público”.

Por su parte, el presidente de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), Omar Tabacco, argumentó que “la pandemia evidenció las inequidades de vastos sectores poblacionales con déficit habitacional, falta de agua, luz precaria y sin conexión a redes de internet. Asimismo, en el aislamiento recrudecieron situaciones de violencia, maltrato familiar y abusos. La inasistencia escolar trae aparejado otros riesgos como el embarazo en la adolescencia y la explotación laboral y sexual”, concluyó.,

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS