La ciudad

Murió Napo, un dibujante rosarino de trascendencia internacional

Hacía más de 4 décadas que estaba radicado en Francia, donde logró el reconocimiento como uno de los grandes humoristas gráficos de su época.

Miércoles 08 de Enero de 2020

La cultura rosarina perdió a uno de sus mejores exponentes. Es que a los 77 años falleció Antonio Mongiello Ricci, más conocido como Napo, un destacado dibujante y humorista que trascendió las fronteras con su talento y logró reconocimiento en el continente europeo como uno de los grandes humoristas gráficos internacionales. Amigo del Negro Fontanarrosa, Sempé, Siné, Mordillo, Pratt, Crist y Quino; expuso sus obras en reiteradas oportunidades en el Centro Cultural Fontanarrosa, en sus regresos a su ciudad de origen.

Su seudónimo era Napoleón, pero lo acortó rápidamente luego de su exilio, para no herir susceptibilidades en el viejo continente. Un artista imposible de encasillar, con inquietudes que lo llevaron a transitar entre la plástica, los dibujos y el humor. Un enamorado de las ironías, las texturas y los colores.

Nació en Rosario en 1942 y ya desde muy joven se destacó por su línea de dibujo y por un humor ácido y agresivo, que caracterizó sus trabajos en la Argentina, y que modificó al radicarse en Francia en 1976, al iniciarse la dictadura militar y luego de haber publicado en la mayoría de las revistas del género, como la rosarina "La cebra a lunares", o las porteñas "Tía Vicenta", "Satiricón", "Chaupinela" y "La Hipotenusa".

También ilustró libros del Centro Editor de América latina, y publicó en Rosario su primera recopilación de humor gráfico denominada "Tutti frutti". Asimismo, también expuso sus trabajos en el diario La Capital.

Durante su estadía en París, sus dibujos adquirieron un estilo muy particular, utilizando colores suaves y temáticas relacionadas a la naturaleza, los deportes y el absurdo.

El crítico de arte, Jerome Darwin, presidente de Humoristes International, lo definió: "Heredero de Jeróme Bosch y Saul Steimberg, Napo nos transporta con su enorme inventiva por junglas delirantes de pasiones donde nos encontramos por la magia del humor gráfico con la ternura y el horror, la bondad y la belleza. Es un colorido espejo satírico, lleno de poética sabiduría".

Por su capacidad, se metió rápidamente en la elite de ese universo muy especial y brilló a la altura de los grandes de esta época. En Francia dibujó para el diario "Le Monde" y publicó, en cuidadas ediciones, libros como "Humor Golf" y "Napo Tango", este último con un CD del bandoneonista Juan José Mosalini, radicado en Francia desde 1980.

Pocos conocen que, en 1970, dibujó, con guión de Oesterheld, para la revista "2001", la primera versión de "La Guerra de los Antares", que un poco más tarde ilustraría Gustavo Trigo.

Napo desarrolló una intensa actividad como humorista y dibujante, y participó en importantes publicaciones, no sólo francesas sino también de Alemania, España e Italia. Expuso sus obras, de manera individual y colectiva, en importantes salas de Europa y Estados Unidos.

Hacía más de cuatro décadas que estaba radicado en la glamorosa París, pero más allá de la distancia y la gran cantidad de reconocimientos que cosechó en su extensa carrera, nunca se alejó de sus orígenes ni de sus afectos. Amigo de sus amigos, agudo y ocurrente. Sus dibujos serán recordados como un valioso aporte al espesor cultural que envuelve y enorgullece a todos los rosarinos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario