La ciudad

Motociclista murió al chocar con un patrullero policial

Un joven de 23 años falleció tras una tremenda colisión en Rivarola y la colectora de Circunvalación. Se repiten episodios similares

Sábado 09 de Diciembre de 2017

Un joven falleció ayer luego de otro choque entre un móvil policial y la moto donde iba la víctima. El episodio se enmarcó dentro de una supuesta persecución, que todavía no pudo ser corroborada por la fiscal Valeria Piazza Iglesias, y alimentó la larga lista de sucesos similares durante el presente año en la ciudad. En la tarde de ayer, la violenta colisión se produjo en la intersección de calle Rivarola y la colectora de avenida de Circunvalación, y causó una auténtica conmoción en zona oeste.

Nicolás Chamorro, de 23 años, fue la víctima del tremendo impacto contra una camioneta marca Chevrolet perteneciente a la policía de la provincia de Santa Fe, e identificada con el número de unidad 6.942, que es utilizada por el servicio del Comando Radioeléctrico.

Según los testimonios de testigos ocasionales, el patrullero circulaba, alrededor de las 17.45, en contramano, pero esa situación se inscribe dentro del proceso de investigación que lleva adelante el Ministerio Público de la Acusación. Lo cierto es que el muchacho que manejaba la moto murió de manera inmediata, en el lugar del hecho, por la gravedad de los traumatismos que sufrió.

"Pedimos el GPS del patrullero para saber si iba en contramano. Los policías manifestaron que iban en una persecución y quedaron demorados", comentó Piazza Iglesias, fiscal de Homicidios Culposos.

En este escenario, ordenó la intervención de gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI), también decidió el secuestro del móvil policial, y el peritaje del GPS del mismo. Asimismo, propuso un relevamiento de llamados al teléfono 911 para corroborar si el móvil estaba en respuesta a un hecho, como así también el relevamiento de las cámaras de seguridad en la zona.

Así, el móvil policial y la moto quedaron secuestrados por la división Judiciales, que interviene en el caso, para realización de pericias. Mientras, el cuerpo se envió al Instituto Médico Legal para realizar la autopsia. Por su parte, el conductor del patrullero, Aníbal M. fue demorado y se inició una causa por homicidio culposo. Y tanto a él como a su acompañante le hicieron los exámenes de alcoholuria y alcoholemia.

Hechos que se reiteran

Ya sucedieron muchos hechos similares en este año, con la participación de coches policiales. En diciembre anterior, un móvil en alocada persecución atropelló a una mujer y a su sobrino, en Ameghino y 1º de Mayo, en zona sur. En marzo, un móvil cruzó un semáforo en rojo, sin luces ni sirena y chocó contra un taxi, en Ovidio Lagos y La Paz.

En julio, una unidad a gran velocidad colisionó con un ómnibus de larga distancia, en Alberdi y avenida Carballo. Y uno de los más llamativos fue en noviembre, cuando tras una supuesta mala maniobra, un patrullero terminó incrustado en una de las paredes del Policlínico Pami II, en zona norte. Son sólo algunas referencias puntuales de la gran cantidad de episodios parecidos que despiertan preocupación en la población rosarina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario