La ciudad

La crisis económica llegó para quedarse en las zonas rojas de Rosario

Caída en la cantidad de clientes, regateos, servicios realizados en pensiones baratas y hasta en autos son las nuevas realidades de las meretrices locales. También citan los abusos policiales.

Sábado 18 de Agosto de 2018

La crisis no hace distinciones. No sólo la industria o el comercio padece los efectos, sino también las trabajadoras sexuales que ven cómo han caído la cantidad de clientes y las condiciones en que deben desarrollar su actividad.

"Por la crisis no sólo hay menos clientes, sino también mucha más oferta de servicios sexuales en la calle", advierten desde el Frente de Unidad Emancipatorio por el Reconocimiento de los Derechos de Trabajadores Sexuales en Argentina (Fuertsa).
El Frente se formó hace dos años y desarrolla una tarea social importante: se acercan a las chicas que trabajan en la calle para conocer sus historias, repartir preservativos y acercarlas a instituciones de salud amigables, entre otras actividades.
Hoy, la oferta sexual salió de los privados y creció en la calle de forma desmedida. Y las mujeres hacen peripecias para sobrellevar la situación. Los regateos, los servicios en pensiones baratas y hasta los abusos policiales son las nuevas realidades a las que se enfrentan las meretrices locales.
Lea mañana la nota completa en la edición de La Capital.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario