La ciudad

La Caja del Arte de Curar provincial aclaró dudas sobre los aportes

El presidente de la entidad explicó el mecanismo frente a las inquietudes de profesionales en relación al volumen y el sistema de cobro de deudas

Sábado 03 de Noviembre de 2018

Las autoridades de la Caja del Arte de Curar de la provincia de Santa Fe comunicaron una serie de aclaraciones relacionadas a los aportes a los que están obligados los profesionales de 14 especialidades ligadas con la salud que engloba la institución. Según explicó su titular, el odontólogo Leonardo Carnielli, la primera tiene que ver con que "esos aportes económicos sólo son obligatorios para quienes son autónomos".

Y amplió: "Es para aquellos profesionales que se desempeñan en la esfera privada, no así para quienes lo hacen únicamente en al ámbito público. Aunque hay casos en los que un profesional trabaja en ambas esferas. Allí, a la Caja del Arte de Curar se tributa solamente por la actividad privada. Esto es importante que se tenga en claro dado que si hay una relación de dependencia con el Estado, a ese profesional también se le descontará el aporte correspondiente al ingreso de esa relación laboral. Nosotros no le cobramos a quien trabaja en la parte pública y nos interesa que no haya confusión en cuanto a que se pueda interpretar que alguien tiene que aportar a dos cajas porque trabaja en la parte pública. Quien trabaja en las dos partes, aporta a las dos cajas y tendrá dos jubilaciones. Quien ejerce solo en la parte privada está obligado a hacerlo a nuestra caja".

Otra precisión estuvo relacionada a quienes se encuentran en mora y se les intima el pago. "No es cierto que se les podría embargar la casa. Eso no es así porque está establecido en nuestra ley, y tiene además amparo de la legislación nacional, que una vivienda única en la reside un ciudadano es inembargable. Y también lo tenemos aclarado en nuestra ley en la que, además, establece la metodología de cobro para afiliados que se encuentren en mora. Se puede hacerle juicio a ese afiliado para cobrar la acreencia que tiene la Caja, pero no embargar la vivienda familiar. Este argumento se usa para alarmar a la gente pero no es real", advirtió el referente.

"Los aportes jubilatorios y de obra social son obligatorios por ley. Y es la misma ley la que desde hace 60 años fija una metodología para cobrarlos, que pasa por una primera intimación administrativa, luego una segunda luego una nota de abogado y recién entonces si el afiliado no se acercó para manifestar su intención de regularizar, se judicializa con el inicio de una demanda que aún cuando esté en marcha se puede presentar y hacer un convenio de pago. Para nadie es agradable tener que llegar a cobrar una deuda por esa vía, pero es el mecanismo legal que debemos seguir. La Caja no tiene la bondad del Estado, que a los aportes los descuenta directo del sueldo. Acá el afiliado tiene que venir a pagar, por lo tanto existe la posibilidad de la morosidad. Eso en el Estado, no existe", remarcó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario