La ciudad

Ibarlucea destrozada por la muerte de un hombre en un choque brutal

Fabián Cragnolino es vecino de esa localidad. Fue atropellado en San Martín y Garibaldi por un joven que iba a alta velocidad.

Sábado 09 de Marzo de 2019

Toda la comunidad de Ibarlucea está sumergida en un llanto colectivo. Los vecinos quedaron destrozados tras la tragedia que afectó a uno de sus integrantes más queridos: Fabián Luciano Cragnolino, el supervisor de Lime y tesorero de la comuna, quien murió el miércoles tras ser embestido por el auto que conducía Gastón Abraham D., a más de 100 kilómetros por hora en San Martín y Garibaldi. El drama familiar que replicó en cada rincón de esta localidad. "Esto no fue un accidente, queremos una condena ejemplar", exigieron autoridades y amigos.

El tripulante del Ford Focus iba a alta velocidad cuando, a las 23.15, atropelló al utilitario Renault Kangoo donde iba Cragnolino mientras supervisaba el servicio de recolección de residuos a cargo de Lime (ver página 9).

El drama y el dolor se multiplicó algunos kilómetros hacia el noroeste, donde amigos, vecinos y compañeros de la comuna de Ibarlucea no paran de llorar a Fabián.

Ayer un discreto cartel daba cuenta de lo que se vive allí. "Pedimos disculpas, estamos de duelo", fue la nota pegada en el frente del edificio donde todas las mañanas Fabián iba a prestar colaboración como tesorero.

"Trato de mantener el equilibrio porque salen de adentro muchas cosas. Un tipo ejemplar. Ayer me decían sus compañeros de Lime que si alguien de la empresa no tenía que morir era él. Cumplía a rajatabla sus horarios y su actividad; y esto fue lo que lo llevó a ir despacio. No pudo ver esta «bala» que venía lanzada por San Martín. Esta persona que conducía el «arma» venía poniendo constantemente en riesgo la vida de los demás. No fue un accidente, se jugó con la vida. Tiene que haber una condena ejemplar", se descargó ante LaCapital el jefe comunal de Ibarlucea, Jorge Massón.

No estuvo solo en la charla. Por el contrario, pese a la jornada de luto fueron muchos los compañeros, vecinos y amigos que se acercaron para dar su testimonio, todavía imbuidos por el dolor y la dificultad para que emerjan las palabras.

Patricia hacía 4 años que era compañera de Fabián a quien definió como "una enorme persona, muy buen padre de familia, responsable y que no se merecía esto. Pedimos Justicia por él". Cragnolino era papá de tres hijos de 4, 7 y 10 años ; "un padre muy presente que iba mucho a la escuela, además de un laburante".

Leandro era parte del equipo de trabajo en la Comuna de Ibarlucea con Fabián. "Tenía un afecto personal con él, no puedo desahogarme todavía, era un ser inmenso, interminable. El trato con sus hijos, era padre, madre, amigo, hermano de ellos. Fue una tragedia que se podría haber evitado. El pueblo entero está shockeado", dijo conteniendo la emoción.

Elsa se acercó al diálogo con este diario. "Soy vecina de acá, lo conozco desde hace muchos años. No hay palabras para describir lo que era. Si hay que dejarlo en una imagen perpetua, véanlo junto a sus hijos, siempre. Una persona amable, respetuosa, dedicada. Esto fue una injusticia total. No pensamos que fue un accidente. Esta muchacho salió a matar, confiamos que la Fiscalía tenga pruebas para que esté detenido", dijo la señora entre lágrimas.

Detrás de cada relato hay un pueblo conmocionado, que trató con amor y discreción de cuidar y contener a la esposa de Fabián y sus hijos. "Somos una gran familia, y queremos Justicia. El no va a estar más, pero queremos que esto no pase nunca más. Que sea ejemplar", agregó la mujer.

Cragnolino había perdido hacía más de tres años a uno de sus hijos, de muy corta edad. Ayer, sus restos fueron sepultados al lado de los del niño. "Sufrió muchísimo esa pérdida, la fue llevando adelante y conteniendo a su esposa. Ella tiene que repetir un montón de cosas", agregó Massón.

Un Jardín huérfano

El lunes, cuando se retome el ciclo escolar, Ibarlucea dejará inaugurado un jardín de infantes provincial, que quedó a nuevo y con edificio propio.

"Fue una gestión de mucho trabajo, en la que Fabián formó parte. Estábamos muy contentos por la inauguración y además su hijito comienza el jardín. Se nos mezcla todo este drama y nos cuesta tomar conciencia. En pocos días tendremos que celebrar algo muy importante, educativo, histórico; su hijito va a ser parte y estará su mamá. Estamos todos unidos para brindar el apoyo a la familia y el acompañamiento a los chicos. La mamá va a necesitar un apoyo profesional para ellos", indicó el jefe comunal.

Los rostros con la necesidad de Justicia por Fabián se multiplicaban en el despacho oficial en Ibarlucea. Oscar no pudo salir de su emoción, y no le brotaron las palabras, en medio de un llanto difícil de contener. Simplemente quiso mostrar su apoyo.

También se acercó Damián, criado en el pueblo, y de tradición en Ibarlucea. "En su momento tuvimos la bendición de que él fuera parte del equipo de trabajo. Siempre muy comprometido con su familia, en la crianza, y con su mujer. Cumplía con su actividad y la sociedad sin mirar horas siempre con un rostro de generosidad predispuesto a escuchar y dialogar que tanta falta hace. Se ha perdido una calidad humana, que últimamente no se encuentra tan fácil. Lo vamos a tener siempre presente", expresó con mucho dolor.

Elsa volvió a pedir hablar con este diario. "Queremos Justicia, solicitamos que nos ayuden a seguir esto, por favor". Luego, todo el grupo se fundió en un abrazo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});