La ciudad

"El rosarino es amiguero, te abraza si necesitás algo"

Juan José González Aldama vino a estudiar en la UNR desde Asunción. Le quedan 4 materias y las prácticas finales para ser médico

Domingo 08 de Abril de 2018

Juan José González Aldama llegó "solo y pelado" en 2011 a Rosario, cuando tenía 21 años. Hoy, el joven de Asunción, Paraguay, está a cuatro materias y las prácticas finales de recibirse de médico y contó que los motivos para venir a estudiar a la ciudad recaen en el renombre que tiene la UNR a nivel internacional y en que la universidad pública en su país "no es tan pública".

"La educación argentina siempre fue muy bien vista. Hay profesionales de renombre, históricos, en Paraguay que se recibieron en Buenos Aires, Córdoba y Rosario. Además, la educación pública allá no es pública: tenés que pagar un arancel por rendir exámenes, otro para inscribirte en las materias. Si vas a los números, termina siendo como si estuvieses pagando una privada", comentó.

Además, afirmó que "uno abre la cabeza acá (en Argentina), ve muchas cosas que en su país de origen no ve. Es una cultura diferente y más abierta en comparación con Asunción y con Paraguay. Allá hay temas tabú que no se tocan, como el aborto o las drogas. Todo va aportando para el desarrollo personal de uno".

Por la cantidad de amistades "sinceras" que hizo Juan José en Rosario, ve muy difícil la posibilidad de volverse a Paraguay: "Me encantaría quedarme, esa es la idea".

Reforzando esa idea, se sinceró y dijo: "El rosarino es un tipo muy amiguero, te abraza si necesitás algo, te abre la casa, te sentás en su mesa con su familia. Hay cosas que uno quiere, que las encuentra y dice esto es para mí. Uno adopta a esto como su casa".

Respecto al debate que, por un período corto, se instaló en el país sobre la posibilidad de arancelar los estudios y la salud para los extranjeros, Juan José aseguró que no le preocupa el tema porque "el pueblo argentino está construido a base de extranjeros".

"Es un discurso que se derrumba por sí mismo en base a la diversidad que hay en este país, diversidad de pensamientos e ideas", añadió.

A pesar de que aseguró que son "poquitos" los paraguayos en la Facultad de Medicina, dijo que a veces se juntan para "compartir comidas, charlar, escuchar algún tipo de música. Uno tiende a sus raíces".

Sobre su carrera, comentó, un poco entre risas, que en el último tiempo se convirtió en una "rata de biblioteca. Estoy metiendo muchas fichas para aprobar las cuatro materias que me quedan. Mi intención es rendir todos los orales este año y pasar a la práctica final obligatoria".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario