La ciudad

El Aprender habla más de la desigualdad que del rendimiento escolar

Especialistas en educación reniegan de la dicotomía entre escuela pública y privada, a la hora de analizar los resultados de la evaluación.

Lunes 26 de Marzo de 2018

La presentación de los primeros resultados de las evaluaciones Aprender 2017 —que asocian el rendimiento de los alumnos al tipo de gestión escolar, público o privado— despertó fuertes cuestionamientos entre especialistas en educación. Sin medias tintas, consideraron que analizar el resultado de las pruebas sólo a la luz del carácter de la institución educativa resultaba "por lo menos sesgado". Además, pidieron un debate "serio y responsable" sobre los resultados del operativo nacional de evaluación escolar.

Los datos de las pruebas Aprender se hicieron públicos hace seis días, en una rueda de prensa convocada por el ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro.

En Santa Fe fueron evaluados 34.066 alumnos de 6º grado en Ciencias Sociales y Naturales, y 20.529 de 5º año en Matemáticas y Lengua. Según la información divulgada, los estudiantes de colegios de gestión privada mostraron mejor rendimiento que los de escuela pública.

Por ejemplo, en Ciencias Sociales el 67,5 por ciento de los alumnos de sectores medios que acuden a escuelas públicas tuvo resultado avanzado o satisfactorio, porcentaje que llegó al 80,8 por ciento entre el alumnado de escuelas privadas.

La presentación de estas evaluaciones cosechó críticas desde el gremio docente Amsafé y desde distintos sectores de la comunidad académica. Funcionarios del ministerio de Educación provincial aclararon que los equipos educativos no analizaron aún los resultados del operativo nacional. Y señalaron que apenas se recibieron "los resultados más gruesos" sobre la performance de los alumnos santafesinos.

Sin embargo, según coincidieron varios especialistas, decir que los alumnos de escuelas privadas ostentan un mejor rendimiento que las de las escuelas públicas es contar sólo una escena de la extensa película sobre la realidad educativa del país. O, más sencillamente, tomar sólo una parte por el todo.

Las que siguen son distintas miradas, sobre las mismas evaluaciones.

* Enrique Barés, ex secretario académico de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Especialista en gestión de la educación superior y profesor de posgrado en la UNR, UBA y Tecnológica Nacional (UTN).

"En la presentación de esta evaluación se dicen varias cosas: que los resultados han mejorado, pero también que hay algunas discrepancias entre las poblaciones estudiadas. Por ejemplo, entre los alumnos de escuelas públicas y privadas. Esto es un engaño: si quiero destacar que la brecha entre escuela pública y privada tiene que ver con una cuestión relativa a la gestión educativa estoy ofreciendo sólo una mirada sesgada. Si tengo los alumnos mejor alimentados, tanto en cuando a alimentos como en cuanto a bienes culturales, con acceso a educación extraescolar de calidad, con más años de escuela. Si tengo posibilidad de elegir mis docentes con más arbitrariedad que en un sistema democrático, si tengo acceso a bienes materiales, infraestructura, equipamiento y materiales edilicios, seguramente voy a tener la mejor escuela. - sus alumnos acceden a distinciones en competencias internacionales. Y eso no es porque sean privadas, sino porque están entre los primeros lugares del presupuesto de la universidad y reciben a los mejores alumnos de todas las escuelas primarias de la ciudad. No se puede comparar sólo el carácter público o privado de la institución, sin considerar el capital cultural que tienen las poblaciones que asisten a esas escuelas y los procesos de selección de esos alumnos. Si no estamos ante una falacia, que no es ni más ni menos que tomar las partes por el todo".

* Carola Nin. Ex ministra de Educación provincial. Profesora en Ciencias de la Educación, especialista en políticas educativas. Profesora de la UNR y de la Universidad Pedagógica Nacional (Unipe).

"La desigualdad genera desigualdad y las condiciones en las que un chico aprende resultan fundamentales para explicar los resultados de las evaluaciones educativas, más allá del tipo de gestión escolar. El problema es mucho más profundo: si tengo malas condiciones de aprendizaje y malas condiciones económicas entre los alumnos, lo más probable es que tenga malos resultados en las evaluaciones. Si tengo buenos resultados, sería algo excepcional. Si pretendo mejorar la educación, primero debo mejorar las condiciones socioeconómicas de las familias. Ese es el resultado de estas pruebas Aprender: como en todo sistema educativo, si partís de una desigualdad, obtenés una desigualdad. Los mejores momentos de la educación argentina fueron resultado de políticas inclusivas sostenidas. Hay muchos datos sobre esto. Si en lugar de dividir entre público y privado, dividís entre escuelas del centro y periferia, sin duda los resultados serían parecidos. Hoy día la división público-privado es caduca y no explica la complejidad del sistema educativo argentino".

* José Goity. Docente e investigador de la UNR; decano de la Facultad de Humanidades y Artes de la UNR, presidente de la Asociación Nacional de Facultades de Humanidades y Educación (Anfhe).

"No está mal que se realicen estas pruebas, pero hay un tratamiento incorrecto de estas evaluaciones en su forma de comunicarlas. Se espera que sirvan para tomar decisiones vinculadas a políticas de Estado en torno a la educación, pero son un instrumento para expertos de la comunidad educativa que deben ser tratadas en ese contexto. Porque utilizadas para los medios de comunicación se pone en tela de juicio un aspecto fundamental de cualquier evaluación educativa, que es el uso que se da a esa evaluación. Estos resultados deben ser analizados por expertos y merecen un debate serio y responsable".

* Gustavo Terés. Secretario general de Amsafé Rosario, director del nivel secundario del Normal Nº 3.

"Hay que considerar el contexto en que se presentan estos resultados. Por segunda vez en medio de una discusión por los ingresos de los docentes. Lo vinculado al rendimiento de los alumnos o a la calidad educativa es un debate que debe darse de una manera más desapasionada y tiene que tener continuidad. Pero además, hay que decir que las escuelas privadas se mantienen con subsidios del Estado, y tanto desde Nación como desde provincia hay una clara intención de sostener a la educación privada, debilitando a la educación pública. Y considerar las poblaciones que tienen ambos tipos de escuelas. Generalmente el alumnado de escuelas privadas es más homogéneo, ya sea por pertenecer a un credo, una comunidad o una clase social; también suelen tener acceso a actividades extracurriculares y a mejores medios y recursos en los mismos establecimientos que, con frecuencia, tienen mejor infraestructura, recursos, laboratorios, conectividad, bibliotecas. Esa diferencia garantiza una buena calidad educativa. Las políticas de formación docente y los salarios y la condición socioeconómica de los alumnos, también. Está comprobado que estas dos cosas tienen un impacto positivo en la mejora de los sistemas educativos. Y no hay que olvidarse de que los sistemas educativos más prestigiosos del mundo son mayoritariamente estatales. En el modelo de Finlandia, es casi hegemónica la educación pública".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario