Salta 2141, el juicio

Dos Rosarios en la mano y una búsqueda desesperada

"Mi hermana murió asfixiada. La encontraron la noche del 8 de agosto, el día de mi cumpleaños. En la mano tenía dos Rosarios comprimidos", recordó ayer Adrián Gianangelo,

Miércoles 15 de Mayo de 2019

"Mi hermana murió asfixiada. La encontraron la noche del 8 de agosto, el día de mi cumpleaños. En la mano tenía dos Rosarios comprimidos", recordó ayer Adrián Gianangelo, el hermano de Débora, la joven de Arteaga que falleció en la trágica explosión del edificio de Salta 2141, al igual que otras 21 víctimas. Quebrado por el dolor, recordó las horas desesperantes que transcurrieron después del estallido.

Si bien narró distintas circunstancias por la que atravesó los días previos a la tragedia porque le habían cortado el servicio por falta de pago, el momento más duro fue cuando recordó el día del estallido.

"(Norma) Bauer (miembro de la administración) me dijo que me quedara en el departamento porque después de que terminaran los trabajos iban a inspeccionarlos para dar el visto bueno", recordó. "Yo me quería quedar, pero mi hermanita me dijo que me fuera a trabajar, que ella se quedaba. No teníamos un peso. Yo trabajaba en Tribunales haciendo trámites", indicó.

Allí alguien le dijo que había explotado una caldera en el supermercado situado al lado de su edificio. "Paré un taxi, llego y veo un llama terrible que salía del edificio y pegaba contra un auto y una planta. Empiezo a preguntar dónde estaba mi hermanita. Yo sabía que estaba ahí adentro".

Con la foto en la mano, buscó respuestas en paramédicos y rescatistas. Le dijeron que se la habían llevado en una ambulancia. Ese día recorrió sin éxito la morgue y todos los hospitales. Regresó al edificio y un bombero lo dejó ingresar por el estacionamiento del supermercado que se alzaba detrás del edificio. "Se hizo de noche y el supermercado apagó las luces y nos cerró la puerta para que no pudiéramos ni siquiera entrar al baño", señaló con la voz entrecortada.

"Hasta el segundo día no nos habíamos dado cuenta de que faltaba la torre donde yo vivía", aseguró. El palier pintado de rojo de su vecino lo hizo caer en esa terrible conclusión. Yo les decía a (Aldo) Fabucci y (Marcos) Escajadillo (ambos funcionarios de Defensa Civil) que mi hermana estaba ahí. Ella siempre estudiaba en una mesita que daba al sector que veíamos de ese palier".

Hicieron un hueco y un rescatista se introdujo entre los escombros. "Siento que dicen que llegan hasta una chica rubia y de pronto se paran los trabajos porque había llegado la presidenta (Cristina Fernández). "¿Por qué pararon? Hasta hoy me lo pregunto. Mi hermana murió de asfixia. La encontraron la noche de mi cumpleaños, el 8 de agosto", señaló. Ese día lo llevaron hasta una carpa donde estaba el padre Ignacio. Le dieron dos Rosarios que su hermana tenía en la mano al ser hallada y le anunciaron que había fallecido.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario