Pandemia

Desesperado pedido de los jardines de infantes: "Nos están obligando a fundirnos"

En el marco del séptimo "jueves negro" de protesta frente a la sede local de Gobernación, insistieron en la necesidad de volver a trabajar y reclamaron una audiencia con Perotti

Jueves 27 de Agosto de 2020

Luego de que el gobierno provincial insistiera en que no están dadas las condiciones para que vuelvan a trabajar, desde la Asociación de Jardines Particulares de Rosario reclamaron que el Estado se haga entonces cargo de los salarios de los docentes del rubro y se “ponga a tono” con la situación económica que están atravesando desde que comenzó la pandemia. Destacan que no están en contra de las medidas sanitarias, pero aseguran que van camino a desaparecer.

El nuevo revés para el sector fue en las primeras horas de este jueves, cuando el ministro de Gestión Pública de Santa Fe, Rubén Michlig, comunicó a través de su cuenta oficial de Twitter que no estaban dadas las condiciones para el retorno de la actividad.

Jardines maternales: la actual situación epidemiológica, el incremento de casos, acortamiento del tiempo de duplicación, aceleración de la curva de contagios y las características de la actividad y de la población alcanzada no permite por ahora habilitar su funcionamiento”, señaló Michlig en la red social.

A su vez, abundó: “Existen protocolos específicos que ya fueron analizados y que podrán regular su funcionamiento cuando las condiciones sanitarias permitan su habilitación de acuerdo al criterio y valoración del Ministerio de Salud de Santa Fe”.

Embed

Esta novedad crispó aún más los ánimos de las titulares de los establecimientos y la maestras jardineras. Así lo dejó en claro a La Capital Viviana Burelli, miembro de la Asociación de Jardines Particulares de Rosario. Es por eso que, en el marco del séptimo “Jueves negro”, vuelven a pedir una audiencia con el gobernador Omar Perotti. Y aseguran: "Evidentemente no está entendiendo cuál es el funcionamiento esencial de los jardines".

“Nos están obligando a fundirnos y no somos cualquier rubro, somos la educación de los niños, pese a que estamos injustamente habilitados como rubro comercial en lugar de ser institución educativa”, enfatizó Burelli. Y sentenció: “Necesitamos que el gobernador nos escuche porque es evidente que no está entendiendo cuál es el funcionamiento de un jardín. Educamos a niños de 45 días a 5 años y si desaparecemos, no queda nada”.

>>Leer más: "Nos están matando", el fuerte reclamo por ayuda económica de las maestras jardineras

Según precisó, de los 210 jardines inscriptos en el departamento Rosario ya hay 10 que cerraron sus puertas como consecuencia de la pandemia, mientras que en la provincia hay otros 20 que desaparecieron de los 420 habilitados.

jardines1.jpg

“Lo que nosotros estamos buscando no es ponernos en contra pero necesitamos que se pongan a tono con la situación económica que estamos viviendo, somos la educación de la primera infancia. Y si esto sigue así, vamos a tener que cerrar todos los jardines”, recalcó.

En tal sentido, Burelli apuntó: “Lo que estamos pidiendo es que nos subvencionen estos salarios de los docentes, tenemos gastos terribles, nos estamos endeudando en millones de pesos”.

jardines.jpg

Para tener una idea de las deudas que acarrea el sector desde que se interrumpió la actividad por la pandemia de coronavirus, la docente indicó que los alquileres en zona céntrica “oscilan entre los 60 mil y los 100 mil pesos”, y agregó que a eso deben sumarse las tasas y los impuestos.

“La Municipalidad ni siquiera nos condonó el Derecho de Registro e Inspección (Drei) y todo eso genera deuda”, señaló.

Michlig aseguró que el gobierno provincial “asiste a los mismos a través de aportes económicos de emergencia”, al tiempo que precisó que “se han transferido a 457 establecimientos dos cuotas por un total de 14.590.000 pesos cada una”. A su vez, anunció que este viernes “comienza el pago de la tercer cuota por 25.360.000 de pesos, haciendo un total de aportes 54.440.000 de pesos”.

>>Leer más: Los jardines de infantes particulares llevaron sus reclamos a la plaza

Sin embargo, Burelli retrucó que “lo peor de todo son los salarios”, ya que las docentes sólo reciben el ATP y eso no les alcanza para poder vivir. Y más allá de los números que aporta el funcionario provincial, sostuvo que “sólo el 40 por ciento de los jardines recibió subsidios y otros ni siquiera lo recibieron”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS