Pandemia

Desbaratan tres fiestas en Rosario y detienen a 66 personas

Las reuniones están prohibidas para evitar la proliferación de contagios por coronavirus en toda la ciudad.

Domingo 16 de Agosto de 2020

Tras algunas semanas en las que se había notado una baja en las violaciones a la normativa que impide reuniones sociales por la emergencia sanitaria, en la madrugada del domingo se produjeron 66 detenciones en tres puntos de la ciudad por la realización de fiestas clandestinas.

   El primer operativo fue a las 3 de este domingo en pasaje Cachi al 900 bis (Fisherton Norte), donde 45 personas fueron detenidas por participar de un festejo prohibido por normativas nacionales y provinciales en el marco de la pandemia por coronavirus.

   Una denuncia por ruidos molestos alertó a la madrugada a la Guardia Urbana Municipal (GUM), cuyos agentes se acercaron al domicilio en un móvil. El inmueble ya había sido denunciado por vecinos del lugar por alquilarse para realizar festejos y reuniones, por lo que se procedió al secuestro de alcohol y clausura del local.

   El fiscal de la Unidad Especial de Covid-19, Lucas Altare, ordenó que se identificara a todas las personas que se encontraban allí, y los demorados fueron luego trasladados a la seccional 17ª, con jurisdicción en la zona, en el colectivo de la GUM.

   Horas más tarde, cerca de las 9, 16 hombres y mujeres de entre 18 y 27 años fueron aprehendidos en una vivienda de Nicaragua 2100, en la zona oeste de la ciudad, donde se encontraban celebrando una fiesta. El propietario del domicilio dijo al personal policial que habría abonado una suma de dinero para realizarla y no ser molestado.

   Además, algunas personas que se encontraban allí amenazaron al personal policial y afirmaron tener lazos de sangre con importantes abogados penalistas. Todos terminaron detenidos por infracción al decreto nacional vigente y fueron trasladados a la seccional 32.

   Finalmente, a las 10 de la mañana, cinco personas de entre 22 y 37 años, tres hombres y dos mujeres, quedaron detenidos por participar de una reunión social en un edificio céntrico.

   La policía fue advertida por una vecina, que llamó para quejarse por los ruidos en un departamento del piso 12 de calle Tucumán al 2000. Los uniformados le hicieron saber a los participantes del evento del incumplimiento y los mismos fueron trasladados a la comisaría 2ª por orden del fiscal Altare.

   La oleada de procedimientos y detenciones contrasta con lo sucedido durante el mes de agosto, donde la actividad del equipo especial contra fiestas clandestinas que conforman la Secretaría de Control municipal, Fiscalía y el Ministerio de Seguridad provincial había disminuido.

Nuevos tiempos

En el mes, solo se había registrado una detención del titular de un salón de fiestas de 1º de Mayo al 2000, que fue clausurado por no tener habilitación y porque se verificó que se estaba realizando un cumpleaños, siendo que el local pertenece a un rubro no exceptuado. Como en el lugar había menores, el fiscal Marcelo Vienna decidió sólo detener al responsable.

   Desde entonces y hasta este fin de semana, sólo se habían producido denuncias por ruidos molestos que no significaron fiestas clandestinas. La última vez que se desbarató una celebración ilegal había sido el 22 de julio, en Rioja al 2400, con 9 aprehensiones.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario