La Ciudad

Denuncian más de 50 robos de celulares por día, pero estiman que son muchos más

En la Justicia advierten que la mayoría de estos hechos se notifican directamente a las empresas de telefonía móvil.

Domingo 21 de Febrero de 2021

En Rosario se denuncian, formalmente, entre 50 y 65 robos de celulares por día; de ellos, más de la mitad son arrebatos y el resto, en general, se dan con armas de fuego mediante y en otras modalidades. El dato, brindado por fuentes judiciales, se suma al hecho de que muchos de esos robos se denuncian en las empresas de telefonía antes que en la Justicia ya que, de esta manera, se da de baja el chip y el equipo para que quede inutilizable. A raíz de ello, empresas aseguradoras, bancos y prestadores de telefonía ofrecen paquetes para asegurar los equipos, con precios que arrancan en menos de 100 pesos y se extienden hasta más de 1.000 pesos, dependiendo del modelo que se desee cubrir en caso de robo. Por su parte, comerciantes del centro advierten que en la zona de peatonales es algo que se da todos los días en cualquier horario y apuntan, principalmente, contra pungas y mecheras que hacen “un trabajo con sutileza y mucho profesionalismo”.

El robo de celulares en el centro rosarino se tornó moneda corriente. Tal es así que, según especificaron fuentes judiciales a La Capital, se denuncian entre 50 y 65 robos de celulares por día, de los cuales más de la mitad consisten en arrebatos. Por este motivo, muchos denuncian directamente a las empresas de telefonía para dar de baja inmediatamente el chip y el celular, aunque la Justicia insta a realizar la denuncia formal.

El celular, para muchos, subió un escalón en el listado de prioridades tras la pandemia de coronavirus: de una herramienta de entretenimiento a una de trabajo, en muchos casos indispensable, además de la posibilidad que otorgó para conectarse. Y sobre todo, se volvió prioritario teniendo en cuenta los costos: un celular de gama baja puede rondar los 15 mil pesos, aunque para tener las prestaciones necesarias para poder usarlo diariamente, ya sea para trabajar o estudiar, hay que pensar en uno cercano a los 35 mil pesos.

Asegurar un celular sale desde menos de 100 pesos hasta más de mil, dependiendo el modelo del celular a asegurar y el monto a recuperar en caso de que sea robado. Las empresas que ofrecen este servicio van desde las clásicas aseguradoras hasta bancos, pasando por las mismas de telefonía.

>Leer más: Qué hacer ante el robo del celular para que no se puedan usar la línea y el aparato

Comerciantes aseguran que la zona del Paseo del Siglo y las peatonales es la que está más complicada. El referente de la Asociación Casco Histórico, Fabio Acosta, indicó a La Capital: “Desde que estamos trabajando hace siete años, hacer algo por los robos de celulares es un tema recurrente de solicitud para que se intervenga de alguna manera”.

Los robos son veloces y, en muchas ocasiones, llamar a un patrullero es una pérdida de tiempo. Por eso, Acosta comentó que las indicaciones a vecinos y clientes es estar alerta y “actuar de forma defensiva. Es injusto porque no tenemos derecho a hacerlo, pero con esta situación es bueno actuar así”, aseguró.

Es por eso que recalcó: “Siempre apelamos a la actitud defensiva por parte del ciudadano: que no hable con celulares en vía pública, sobre todo en paradas de colectivos; que no lo lleven en los bolsillos de atrás; que tengan cuidado y no lo guarden en las mochilas. De esa manera, podemos colaborar para reducir estos robos”.

El referente del casco histórico no pudo diferenciar un horario preferencial en el que estos hechos se lleven a cabo, ya que aseguró que pasa “todo el día” y que “antes de que arranque el horario comercial, comienzan los problemas y eso se extiende hasta el momento en el que los trabajadores se toman el colectivo para volver a sus casas”.

En cuanto a las zonas donde se desarrollan los robos, Acosta dijo que “depende si son peatonales o no. En las peatonales, arrebatan grupos de mecheras y pungas que trabajan en equipo y son los mismos que están en paradas de colectivo. En el macrocentro se manejan en moto, pero en el microcentro todo es a pie, con sutileza y mucho profesionalismo. Es muy difícil capturarlos”.

“Durante mucho tiempo, los grupos de mecheras y pungas eran los mismos. Hoy, una vez que son capturados, es muy difícil volver a verlos porque van rotando a otras ciudades”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS