Pandemia

Cómo evitar que en septiembre haya más de 300 casos de Covid por día

Especialistas explican que el tiempo de duplicación es una variable clave, pero puede revertirse. Medidas para que no suba la curva.

Domingo 23 de Agosto de 2020

Tiempo de duplicación. El dato aparece en los informes de la Secretaría de Salud de la Municipalidad y, según ese indicador, para el 5 de septiembre en Rosario habría más de 300 casos de Covid-19 confirmados por día (hubo 159 confirmados el 21/08). ¿Qué tan precisa es esa variable cuando se traslada a la realidad? ¿Es solo una cuestión de números? ¿Qué importancia le dan los médicos, epidemiólogos e infectólogos a ese cálculo en este contexto?

LaCapital habló con especialistas quienes explicaron qué puede mostrar este modelo (recomendado por el Ministerio de Salud de la Nación), cuáles son sus limitaciones y qué otros datos son considerados sustanciales para entender qué escenario se avecina y cómo abordarlo. Todos destacaron que la tasa de duplicación puede revertirse.

María Inés Elliff - Médica, epidemióloga: "Ese dato nos dice algo, pero no nos condena"

"La duplicación de casos y otros datos estadísticos permiten sacar un coeficiente con el que hacemos una proyección. Es un indicador de cómo se comporta la epidemia, en este caso en la ciudad. Cuando tuvimos los primeros casos, la proyección daba que iba a haber un número altísimo en poco tiempo, pero todas las acciones que se hicieron en los barrios, en los centros de salud, el aislamiento, hicieron que disminuyera esa tasa de duplicación. Por concepto es el tiempo que tardamos en tener el doble de casos, pero nuestro objetivo es evitar que eso suceda. Los epidemiólogos y muchos más profesionales de distintas especialidades que trabajamos en el sector público (y se está sumando cada vez más gente) estamos haciendo aportes para evitar que la curva se dispare. Y sin dudas es un llamado de atención que uno venga de 20, 30 casos y pase a 140 positivos diarios. El principal objetivo de la cuarentena, que fue estricta en los comienzos, fue ese: disminuir una tasa que, si es muy rápida, satura los servicios de salud, aumenta los contagios entre el personal e incrementa la tasa de mortalidad en la población. Lo que no queremos es llegar a la curva en forma de J, así le llamamos, sino subir de a poco, lo que nos posibilita tomar estrategias, trabajar con los especialistas y los equipos de salud. Creo que vamos logrando ese cometido gracias a todo el esfuerzo que se está haciendo. La tasa de duplicación es un dato que nos dice algo, pero no nos condena. En nuestras manos tenemos la tarea de minimizar esa curva. Es un trabajo de los sectores de salud, las autoridades, y del accionar de la gente, así que a no compartir el mate, no reunirse, a usar todas las herramientas de protección, como el barbijo, y tomar distancia de otras personas. Si ganamos tiempo también ganamos en experiencia, en conocimiento y en mejorar las estrategias, que no es poco en esta pandemia.

Damián Aguila - Médico, infectólogo, referente municipal: "Esa información nos permite tomar decisiones"

"El tiempo de duplicación permite tomar ciertas decisiones y subir o bajar las alertas. Es importante, pero tanto como la ocupación de camas críticas o el porcentaje de movilidad de la población. Mirando todos estos datos, y más, es posible definir políticas con antelación. Hoy los casos están subiendo pero paradójicamente el tiempo de duplicación viene bajando, y es probable que siga bajando. Suele ser muy preocupante, como pasó en otros lugares del mundo, si la duplicación es en 3 o 4 días, por ejemplo. Es muy importante entender que lo que se hace hoy tiene efectos en dos semanas. La suba de casos de Covid-19 que tenemos en estos días es por lo que no se hizo bien hace quince días. Entonces, si seguimos haciendo exactamente lo mismo no vamos a modificar nada hacia adelante. ¿Cuáles son los recursos para mejorar? Hay muchas medidas concretas, como fue suspender las reuniones familiares. Hay otras como restringir la circulación de los colectivos, suprimir la entrada de gente a determinada localidad o provincia. Eso se va evaluando. Lo cierto es que el Estado puede gestionar la crisis, pero el riesgo lo maneja cada individuo. Si se prohíbe que la gente se junte y se junta igual, no es responsabilidad estatal. Que el virus circule está en gran medida en manos de cada persona. Los números, las variables de las que hablamos, tienen datos objetivos, pero eso no quiere decir que sean definitivos porque hay cosas para hacer.

Andrea Uboldi - Infectóloga, ex ministra de Salud: "Hay que mirar todas las variables"

Los casos van en aumento, como bien puede mostrarlo un modelo matemático o una tasa, pero nuestra atención, en el accionar, debe estar puesta en detectar precozmente los positivos y trabajar atentamente con los seguimientos. Lo que sí es un dato preocupante es si comienza a aumentar la gravedad de los enfermos y si las personas jóvenes con factores de riesgo o los adultos mayores empiezan a requerir internación. Ahí hay que mirar qué está pasando con mayor detenimiento. Se tratar de convivir con el virus, saber que la gente se va a infectar, y en ese contexto achicar todo lo posible el aumento de casos. Para eso tenemos que seguir insistiendo mucho con que se tomen todos los recaudos para evitar contagios. Que cada persona tome las medidas de prevención: distanciamiento y barbijo; quedarse en el hogar si es posible; no juntarse con otros; avisar rápidamente a los contactos estrechos ante síntomas de Covid-19 para que se aíslen, y que los equipos de salud, pero también la población general, se focalicen en cuidar a los más vulnerables.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario