La Ciudad

Ciencia ciudadana para descubrir el daño del plástico en la fauna del Paraná

Investigadores locales recaban información por WhatsApp para elaborar un trabajo científico y conocer la interacción animal con esos desechos en el río.

Domingo 22 de Noviembre de 2020

Dos investigadores del Litoral, una rosarina y un paranaense, pusieron en marcha el método de ciencia ciudadana para recabar información sobre la interacción de los plásticos con la fauna en el río. La idea es profundizar los conocimientos sobre este objeto de estudio y, a la par, involucrar a las personas para que colaboren y aprendan sobre lo que pasa con el medio ambiente. Buscan elaborar un trabajo científico para conocer el estado de esta problemática en la zona.

Quienes quieran colaborar, pueden enviar fotos de cualquier fecha sin límite de tiempo. La información que tiene que acompañar a las imágenes es el nombre del autor de la foto, el lugar donde las tomó y la fecha, aunque sea aproximada, de esas capturas.

"La idea surgió por casualidad, hablando por teléfono sobre el tema", cuenta a La Capital Martín Blettler, doctor en Ciencias Biológicas e investigador del Instituto Nacional de Limnología (dependiente del Conicet y la Universidad Nacional del Litoral). El objetivo no es elaborar solo un informe sobre el medio ambiente, sino ir más allá: "Queremos llegar a elaborar un trabajo científico, escribir un paper con el formato y rigurosidad que requiere. Por ahora, a través de la ciencia ciudadana para multiplicar los ojos del investigador".

contaminacion rio
Un nido armado con ramas y cubiertos de plástico.

Un nido armado con ramas y cubiertos de plástico.

A las especificaciones del estudio se suma Clara Mitchell, ingeniera e investigadora perteneciente a la Universidad Nacional de Rosario: "Sobre contaminación por plásticos se sabe muchísimo de ambientes marinos y muy poco sobre qué pasa territorio adentro. No tenemos imágenes de especies nativas con este problema. La idea es achicar esa brecha y ver qué es lo que está pasando en esta zona".

Martín viene de la ciencia y Clara del ambientalismo. Sus caminos se cruzaron para encarar este estudio que, por la profundidad que busca y las características en las que se va a desarrollar, no tiene antecedentes a nivel mundial.

El objetivo es reunir imágenes de interacciones entre la fauna y los plásticos. Clara explica: "(Las imágenes) pueden ser de animales que ingieran plásticos, que se enreden, que hagan nidos con ellos, que estén sobre ellos, lo usen como transporte o como refugio. Cualquier tipo de interacción".

"No buscamos imágenes de contaminación plástica, de eso hay muchísimo y por donde miremos, hay plástico. Lo que buscamos ahora es la interacción, la convivencia entre la fauna y el plástico", agrega.

Ciudadanos científicos

Para recabar los datos, Martín y Clara pusieron en marcha el método de ciencia ciudadana, que consiste en contribuir al conocimiento científico a través de la participación de ciudadanos voluntarios que, en general, no son especialistas en el tema a investigar: "Le pedimos a la gente que participe porque hay un interés por empezar a descubrir cosas. La gente quiere participar y hacer ciencia".

"Nos sorprendió que ya nos llegaron bastantes registros, interesantes. Hay mucha gente con ganas de sumar, a la que le molesta esta problemática y que pueden hacer algo, por lo menos para ayudar a entender cuál es la situación en la que estamos", remarca Clara.

A su vez, Martín cuenta que no serán los primeros en implementar la ciencia ciudadana para recabar datos, que está validada por la comunidad científica, y asegura: "Aquel estereotipo de científico en el laboratorio, con bata blanca y ensimismado en sus trabajos, ya no existe. Hoy hay fusiones de distintos aspectos, híbridos".

"Hay un ciudadano que, capaz, se dedica a las ciencias económicas pero le gusta la fotografía. En el punto en el que envía una foto, se transforma en un ciudadano científico, está haciendo ciencia; aunque su aporte sea una fracción de la totalidad que pretendemos, es parte del trabajo", afirma.

flyer plasticos

Martín ya participó en otro proyecto, desarrollado en Europa, en el que prevaleció la ciencia ciudadana: "La información que se está obteniendo es sobre los plásticos que llegan al mar a través de diversos ríos. La gente puede descargarse una aplicación, ir a algún puente, contar los plásticos que se ven y clasificarlos, para luego mandar la información en el momento. Eso se recibe en una base de datos de distintas instituciones europeas que están en esa línea. Hoy, hay más de 50 ríos relevados y ya se estima la cantidad de plásticos que llegan al mar a través de esos ríos. Todo, a partir de la ciencia ciudadana y su método".

Tanto a nivel local como internacional, Martín dice que la información sobre este objeto de estudio es escasa: "Se han hecho estudios, pero no los que estamos planteando nosotros. El estudio de las interacciones entre las especies y el plástico no se trató en ningún río del mundo. Al menos, no en la profundidad que pretendemos hacerlo en esta ocasión".

Ciencia por Whatsapp

Son varias las causas por las que Clara y Martín eligieron la ciencia ciudadana para recabar datos. El investigador explica: "Primero, acercar la ciudadanía a la ciencia, que las personas formen parte del trabajo científico aunque no tengan la formación de un científico; por otro lado, en tiempos en el que estamos limitados en el trabajo de campo y donde escasea el dinero para ciencia, estamos planteando herramientas gratuitas y cotidianas".

"Si al final de esto conseguimos una base de datos sólida y fuerte, sería genial. Y en el proceso, vamos a estar educando gente y nutriéndonos de la información que nos pasa", agrega.

contaminacion rio
Un ave enredada en tanza.

Un ave enredada en tanza.

Clara, por su parte, desea que los resultados que arroje la investigación "puedan tener aplicaciones para encontrar soluciones y empezar a tomar conciencia sobre estas cosas".

Los canales de recepción van a estar abiertos por tiempo indeterminado. Martín detalla que, en general, se recaban datos hasta llegar "a un número que se considera estadísticamente significativo y, a partir de ahí, ya sabés que los podés trabajar con márgenes de errores aceptables por la comunidad científica. Ahí, ya comienza un primer estudio".

A la par del proyecto, con el canal abierto para la recepción de más imágenes, la información seguirá llegando y puede servir para eventuales estudios a futuro.

"Por las imágenes que nos llegaron, le dije a Martín que esta va a ser la investigación que más me deprima en mucho tiempo", confiesa Clara, pero concluye: "Me contestó que más deprimente era no hacer nada al respecto".

Quienes quieran participar, pueden enviar su foto de interacción entre plásticos y animales al 343-4-806895, al 341-6-207756 o al mail plasticosyanimales@gmail.com.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS