La ciudad

Candidatos con los ánimos caldeados y lejos de la zona de confort, en un Concejo que arde

Domingo 24 de Febrero de 2019

Sin tregua, con las listas para las próximas elecciones internas recién horneadas y saliendo de una semana agitada, la clase política rosarina se apresta a sumergirse en otra semana igual, o quizás más turbulenta que la anterior.

   Los precandidatos a intendente con más chances de suceder a Mónica Fein en el Palacio de los Leones (los concejales Verónica Irizar, Roy López Molina y Roberto Sukerman) retomarán mañana las actividades en el Concejo en una semana que tendrá su punto álgido el viernes, cuando Fein llegue al recinto a dar su tradicional discurso de apertura de sesiones ordinarias.

   Será la despedida de la intendenta en ese ámbito, por lo que se espera que haga un repaso de lo realizado a lo largo de sus dos períodos al frente del Ejecutivo local y le brinde claras señales de apoyo a su candidata, Irizar, la fiel escudera que fue su secretaria de Hacienda hasta 2015, cuando emigró al Palacio Vasallo.

   De reojo la mirará Pablo Javkin, quien aspira a ganarle la interna a Irizar, aunque para eso deberá luchar contra todo el aparato y la militancia oficialista.

   Roy, en tanto, el "chico de la tapa" que le asestó un duro golpe electoral al socialismo en las elecciones de 2017, donde ganó en todos los barrios excepto Empalme Graneros, acaba de sumar a su currículum otra victoria: la interna, esa que derivó en que el jefe del PRO a nivel provincial, el diputado Federico Angelini, declinara de ser precandidato a gobernador.

   Así, con Cambiemos alineado detrás de Roy, sólo resta ver qué sucederá en la interna de este sector político con Jorge Boasso, quien busca ser candidato a intendente.

   Desde el peronismo todo está más claro. Sukerman no tiene adversarios, aunque llama la atención el silencio que mantuvo en los últimos días.

   Tal vez ese silencio cambie mañana, cuando se retome la actividad legislativa del Concejo y el fragor de la campaña empiece a encender aún más los discursos.

Por lo pronto, si esta semana dos proyectos de Cambiemos (uno para sancionar a quienes corten calles y otro queriendo saber por qué la Municipalidad compró 340 mil budines y pan dulces por cerca de 10 millones de pesos) alteraron los ánimos hasta llegar al paroxismo, todo indica que de aquí a junio, cuando sean las elecciones generales, macristas y socialistas se sacarán chispas.

   La compulsa por suceder a Fein parece colocar a Irizar y Roy con algunos cuerpos de ventaja sobre los otros candidatos. La primera corre con el lógico desgaste de los 30 años de gobierno del socialismo en Rosario; el segundo, con la declive del gobierno nacional. Habrá que ver cuál de los dos llega con más oxígeno a junio.

   Como se ve, son días en los que algunos decidieron salir de la "zona de confort"; por lo que recordando una gran producción de la mítica banda Soda Stereo, se verá si otros empiezan a escuchar "música para volar" y se encaminan a una despedida.

Feriado XL

En otro orden, la campaña sin dudas también meterá la cola en las negociaciones paritarias, que ingresan en horas decisivas.

   Los docentes ya pidieron que los convoquen a reanudar las negociaciones mañana. Esgrimen que así podrán analizar en asamblea la propuesta que les haga el gobierno provincial, ya que el inicio de clases está previsto para el miércoles 6 de marzo y los tiempos urgen. El miércoles que viene, en tanto, Amsafé tendrá su asamblea provincial.

   Así las cosas, en el horizonte se divisa un comienzo de clases conflictivo y una semana sin actividad, ya que lunes 4 y martes 5 serán feriados de carnaval. Si hay paro el 6, se viene entonces un feriado extra large en un gremio que logró la aplicación de la cláusula gatillo que, por más que sus dirigentes la critiquen porque se aplicó bimestralmente, le permitió no quedar tan relegados ante el alza inflacionaria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});