La Ciudad

Balances y desafíos en el primer Día del Orgullo con el cupo laboral travesti trans hecho ley

La norma rige en Rosario desde 2016 y se sancionó la semana pasada en el Congreso. Una reparación que piden no sea solo simbólica

Lunes 28 de Junio de 2021

El Orgullo LGTBIQ+ conmemoró una batalla ganada en la última semana, que fue la aprobación de la Ley de Promoción del Acceso al Empleo Formal para Personas Travestis, Transexuales y Transgénero, que lleva el nombre de las dos históricas activistas Diana Sacayán y Lohana Berkins. El paso es fundamental, sobre todo si se tiene en cuenta que las estimaciones indican que 7 de cada 10 personas de la población travesti, trans y transgénero de la Argentina no solo no tuvo acceso a un empleo formal, sino que nunca tuvo la oportunidad de acceder a una entrevista de trabajo que le diera una chance en el mercado laboral.

En Rosario, ya son 15 las trabajadoras de la planta municipal que ingresaron a través de la ordenanza aprobada en 2016, la primera del país, y esta semana el Ejecutivo lanzó la convocatoria 2021. Militantes y activistas reconocen la "importancia" de la política aplicada a nivel local, así como el paso dado a través del Congreso de la Nación que se propone llevar esa "discriminación positiva", que no es más que un acto reparatorio, a todo el país. Sin embargo, señalan la necesidad de la "integralidad" de los abordajes para que la falta de acceso a la salud, la educación y la vivienda, además del empleo, deje de contabilizar cada año nuevas víctimas.

"Orgullo es lucha", dice Karla Ojeda este lunes 28 de Junio y a los 50 años, la militante y activista del colectivo travesti trans de Rosario y lo deja en claro porque señala "las travestis se siguen muriendo entre los 35 y los 40 años por falta de acceso no solo al trabajo, sino también a la salud, a la educación y a la vivienda".

Karla celebra la ley nacional aprobada la semana pasada que establece un cupo no menor al 1 por ciento del total de ingresos a los cargos en el sector público nacional para travestis, trans y transgénero, pero sobre todo está convencida que es parte de ese camino que se abrió en 2010 con la aprobación del matrimonio igualitario y a la que le siguió en 2012 la ley de identidad de género y ahora la ley de aborto legal.

"Llevar el cupo laboral trans a los diferentes niveles de gobierno es muy importante para que sea una política pública que se sostenga en el tiempo y que nadie pueda derogar, y claro que es un gran avance y resultado de una lucha colectiva", consideró, al tiempo que destacó la aplicación que se viene haciendo a nivel local.

"Es un acto de Justicia y reparación para un colectivo que siempre vivió por fuera de la ciudadanía y sus derechos, es significativo lo que se viene haciendo desde el municipio porque tener un trabajo le cambia la vida a las compañeras y si bien es importante que se haga desde el Estado, como reparación, también sería significativo empezar a trabajar con las empresas para que haya acceso a trabajos registrados —continuó—. Está bien ocupar los espacios que nos adeudan y que sea a través del Estado, pero las empresas, las industrias, los comercios, los negocios tienen que ver que las travestis y trans somos capaces de ocupar los puestos laborales y lo que faltan son oportunidades, no capacidades".

El mismo planteo hace Miya Vargas Lobo, militante y activista rosarina, al señalar que "desde hace seis años el Día del Orgullo es una jornada de lucha contra los travesticidios sociales", justamente lo que definen como la muerte "por falta de derechos como es la educación, salud, vivienda y Justicia".

orgullo 3

Un cambio de paradigma

Sobre la falta de oportunidades, la secretaria de Género y Derechos Humanos de la Municipalidad, Mariana Caminotti, señala un dato estimado a nivel nacional que es contundente: 7 de cada 10 travestis y trans nunca tuvieron la oportunidad de un trabajo formal. Es decir, no solo nunca accedieron al empleo, sino que nunca fueron convocadas a una entrevista que les permitiera tener la chance de mostrar sus habilidades para obtenerlo.

"Eso deja a la enorme mayoría librada a supervivencia en la más absoluta informalidad", señaló la funcionaria.

Michelle Mendoza, activista y parte del colectivo LGBTIQ+ de Rosario, es actualmente trabajadora del Concejo Municipal, y no deja de admitir "la alegría inmensa" que le provoca la aprobación de la ley nacional y "el gran paso simbólico que eso significa". Sin embargo, deja en claro la urgencia de que "se concrete y que no quede solo en eso, un símbolo".

Mendoza recuerda que la ley de cupo laboral trans en la provincia "fue sancionada, pero aún no se aplica y hay muchos atrasos con eso" e incluso señala que a nivel municipal "hubo convocatorias que no se hicieron" y agrega: "Los avances tienen que concretarse en todos los niveles del Estado, celebro la ley, pero las normas tienen que ser reales y reales son con las compañeras en los puestos de trabajo".

De hecho, para ella es necesario llevar adelante "un cambio de paradigma, una modificación en la forma en que se mira a la población travesti trans", y apunta sobre todo la articulación y la integralidad de las políticas públicas que abordan los diferentes aspectos de los déficits que las y los aquejan y, sobre todo señala, "de las consecuencias en muchos casos irreparables de los años y años de persecución y exclusión por parte del propio Estado".

"Estamos hablando de una población que no solo fue excluida del mercado laboral, sino que fue violada, maltratada y perseguida por la sociedad y por el propio Estado y eso dejó secuelas irreparables en muchos casos. Hay que hacerse cargo de eso y pensar políticas desde el lugar en que hoy estamos parados —consideró—. Es difícil para las compañeras sostener un trabajo si estás con consumo problemático o estás viviendo en la calle, situaciones que son secuelas de todo lo que pasó y que necesitan de articulación y de una mirada integral y no de un subsidio de vez en cuando para pagar un alquiler o una pensión".

orgullo1

Sobre esa urgencia en la integralidad de las políticas también hace hincapié Vargas Lobo al plantear la necesidad del acceso a la salud y las terapias hormonales que "evita justamente que las compañeras acudan al mercado negro, por ejemplo, a la hora de hacerse implantes"; al igual que el acceso a la vivienda, un derecho al que si acceden, lo hacen en situaciones de abuso "pagando el doble o el triple de lo que paga cualquier otra persona", apuntó.

Respecto del acceso al trabajo formal, también recalcó que "el compromiso no debe ser solo por parte del Estado, sino además del sector privado y que no dependa del cupo laboral. Es fundamental que esto pueda empezar a visibilizarse y cambiar, porque no todas vamos tener la posibilidad de acceder a un cupo laboral del Estado y sobre todo las mayores de 40 a quienes también se les negó el acceso a la educación".

La convocatoria municipal

Rosario marcó el camino en 2016 con la aprobación de la ordenanza de cupo laboral trans y así lo reconoce la secretaria de Género y Derechos Humanos, al señalar que la ciudad "fue pionera". Después le siguieron otras localidades y de hecho, actualmente son unas 15 en la provincia las que cuentan con esta política llamada de "discriminación positiva" y a la que también se sumó la ley provincial, aunque con demoras aún en su implementación.

"Ahora también se suma la ley nacional que establece un porcentaje no menor al 1 por ciento de los ingresos a los cargos del sector público nacional para travestis, trans y transgénero y que va venir a complementarse con el trabajo que se viene haciendo en Rosario", explicó Caminotti.

Lo cierto es que a la fecha, con la aplicación de los cupos de 2017, 2018 y 2020, según detalló, son 15 ya las trabajadoras y trabajadores de la Municipalidad que ingresaron a través del cupo y ahora se abrió la instancia de inscripción para el período 2021 que se extenderá del 5 de julio al próximo 13 de agosto.

"Los perfiles y las vacantes a cubrir se construyeron en estrecho diálogo con las organizaciones para que se respete el espíritu reparatorio que tiene la normativa y además, para garantizar la transparencia del proceso", indicó la funcionaria. Un proceso que una vez terminado sumará otras cinco mujeres y varones trans a espacios administrativos y de atención al público de la ciudad.

Los perfiles son de dos auxiliares sociales para los Centros de Convivencia Barrial y tres administrativos para las áreas de Salud, Tránsito y Parques y Paseos. "Hay que destacar que en el único caso en que se requerirá secundario completo será para Salud", dijo Caminotti.

El formulario de inscripción estará vigente a partir del 5 de julio próximo a través del sitio web de la Municipalidad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario