La ciudad

Amplio debate en la Facultad de Medicina sobre el uso de cannabis

Más de 180 personas, entre ellos expertos de otros países, se dieron cita en Rosario para abordar efectos de la utilización de la marihuana.

Sábado 09 de Junio de 2018

Expertos de distintas áreas se dieron cita ayer en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) para tocar varias aristas en relación al uso del cannabis. Las formas y exigencias en el cultivo y las propiedades medicinales fueron algunos de los puntos fuertes en un debate que convocó a más de 800 personas.

   El uso de la marihuana atraviesa cuestiones tanto medicinales como sociales y por eso el debate fue abierto hacia varios focos de atención en torno a la planta de cannabis.

   En dos auditorios repletos, que superaron "toda expectativa" según confiaron autoridades de la facultad, referentes de Chile y Uruguay también se contaron entre los disertantes que pasaron ayer por la casa de estudios de Santa Fe y avenida Francia.

   La licenciada en Ciencias de la Química y Farmacia, Alejandra Ahumada, forma parte de la Fundación Daya, de Chile, y aseguró que en su país se está logrando que los pacientes accedan "al fitofármaco con todo el rigor de las instituciones y médicos a cargo, para que el paciente pueda tener un buen tratamiento".

   Comentó que, de no mediar inconvenientes, se implementarán cultivos comunitarios para asociaciones de pacientes que deseen realizarlo en conjunto, ayudados por algún municipio o institución. "Estamos dialogando desde el punto de vista jurídico", informó.

   Justamente, de cultivos privados también habló Martín Collazo, miembro del Observatorio Cannabis de Uruguay. "Si pensamos en una política de reducción de daños para que los usuarios tengan acceso a una sustancia de calidad, sin determinados adulterantes, el autocultivo es una medida que tiene grandes efectos", subrayó.

   El uruguayo aseguró que en su país, actualmente los autocultivadores son los principales productores de cannabis. Según datos del Instituto de Regulación y Control del Cannabis de ese país hay, exactamente, 8.588 cultivadores registrados que, contó Collazo, plantan medio kilo de semillas cada año.

Seguridad

Tanto en Chile como en Uruguay son varios los requisitos para poder registrarse como cultivador de marihuana. Y tanto Collazo como Ahumada destacaron las exigencias de la seguridad.

   La licenciada afirmó que "dentro de la solicitud que uno tiene que ingresar al servicio agrícola ganadero para poder tener la autorización de cultivo, la seguridad aparece como ítem principal".

   "Nuestra primera seguridad es dónde se encuentra la planta de cultivo. En Chile hay una en la Séptima Región, en Talca, que tiene guardias de seguridad las 24 horas, doble cerco perimetral y cámaras", detalló.

   Por su parte, el uruguayo aseveró que la discreción "es la principal medida de seguridad" en su país: "Hicimos un relevamiento de clubes (ver aparte) y les preguntamos por eso. Se pide que no se vea de afuera, que se entre discretamente y que no se pongan a fumar en la calle".

   "Las producciones medicinales industriales están repartidas por todo el país, pero también hay discreción. Es la principal medida de seguridad de todos", añadió.

Medicinal

Tanto Ahumada como Collazo dejaron entrever que en sus países la temática del cannabis para fines medicinales es algo que recién comienza a ver la luz.

   Sobre ello, Ahumada explicó: "En Santiago, las universidades están recién conociendo la temática, involucrándose como actores en áreas del análisis. Ahí aparecen varias universidades más que comienzan a hacer trabajos de investigación en ese sentido. Poco a poco, estamos abriendo esa puerta".

   Por su parte, Collazo manifestó que "el retraso" que sufren en Uruguay respecto a la implementación del cannabis para fines medicinales se debe a una antigua posición del Ministerio de Salud, que en 2017 decidió cambiar su postura.

   "La presión de los pacientes, los médicos y la opinión pública se volvió insoportable. El 90% de la población en Uruguay está a favor del cannabis medicinal y por eso tuvieron que cambiar su parecer. Aunque no es un sí definitivo", dijo.

   Además, Collazo planteó: "La experiencia uruguaya muestra que apostar por un esquema híper regulado de fármacos, con ensayos clínicos y demás, es algo que demanda muchos años; y en el medio aparece otra cantidad de situaciones para regular sobre las que deberíamos preocuparnos".

   Para finalizar, el uruguayo hizo una apertura aún más amplia de lo que conlleva la actividad en caso de regular el uso del cannabis: "Necesitamos investigar muchísimo sobre el manejo agronómico de la planta porque, en general, se ha investigado ese punto en condiciones de clandestinidad. Estamos viendo enfermedades, plagas y modos de producción que son más apropiados".

La experiencia de los clubes de cultivo en Uruguay

En Uruguay, tras la aprobación de la ley para la regulación legal del cannabis, se crearon los clubes de membresía. El integrante del Observatorio Cannabis de Uruguay, Martín Collazo, afirmó que las estrategias de producción de los mismos están generando nuevos puestos de trabajo en los 91 clubes que hay hoy en ese país.

   Son asociaciones civiles que producen flores de cannabis psicoactivo destinado al uso de sus miembros.

   A pesar de tener forma legal, sólo permiten realizar actividades de divulgación de información y educación en el consumo responsable del cannabis.

   Según la legislación uruguaya, los clubes deben contar con entre 15 y 45 socios, que deberán ser mayores de edad. Respecto a las plantas, el cultivo está limitado a 99 ejemplares de cannabis psicoactivo hembras por cada club y la producción y acopio no puede superar los 480 gramos anuales por socio.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario