La Ciudad

"Acompañamos a la mujer para que tome decisiones a la hora del parto"

Lo expresó Luis Dimenza, director de Maternidad Oroño, institución que cumple 10 años. En ese tiempo allí nacieron más de 30 mil bebés.

Viernes 13 de Agosto de 2021

Hace diez años Grupo Oroño tomó la decisión de desarrollar un edificio propio para instalar allí una maternidad de vanguardia, no sólo desde el punto de vista edilicio y tecnológico sino, sobre todo, en cuanto al entrenamiento y perfil de sus equipos médicos. Con ese espíritu y “armonizando la experiencia del Sanatorio Parque y del Sanatorio de Niños”, según señalaron desde la entidad rosarina, se gestó un espacio estratégicamente ubicado en Rioja al 2200, en el corazón de una manzana donde confluyen otros edificios del grupo que a su vez brindan soporte a la maternidad de manera eficaz y constante.

Luis Dimenza, actual director de Maternidad Oroño, celebró estos primeros diez años y destacó “la capacidad y humanidad de todos los que trabajan en este gran equipo profesional para apoyar una función tan importante como es la de colaborar en la labor del parto y postparto, momentos sumamente especiales en la vida de una mujer y su familia”.

Maternidad Oroño cuenta con seis niveles, de los cuales los tres superiores se encuentran destinados a habitaciones privadas. “Actualmente todas las habitaciones tienen esa característica, para brindar la intimidad y privacidad que las mujeres necesitan, al igual que quienes las acompañan durante este acontecimiento”, comentó Dimenza.

En el tercer piso se producen los nacimientos, “con cuatro salas únicas en la ciudad para el trabajo de preparto, parto y recuperación en un mismo espacio sin necesidad de traslados para el parto y dos salas de cirugía equipadas con la mejor tecnología”, agregó el médico.

“Maternidad Oroño nace de una decisión fuerte de las autoridades del grupo, que pensaron en una maternidad propia independiente de la que estaba incluida dentro del sanatorio, lo que significó un gran cambio que trajo nuevos desafíos. El objetivo fue y sigue siendo brindar atención integral a las embarazadas no sólo de Rosario sino de toda la región. El concepto más fuerte es tener una maternidad centrada en la familia y en donde los médicos y todo el equipo acompañan a la mujer para que tome sus propias decisiones respecto de su parto”, destacó el profesional.

Desde ya que hay situaciones especiales en las que más allá de los deseos de la parturienta hay que actuar para no poner nunca en riesgo ni a la madre ni al bebé. “Pero aún en situaciones críticas es fundamental escuchar a la mujer, que sin dudas, y en estos últimos diez años, tiene un empoderamiento que valoramos y apoyamos”, remarcó.

A lo largo de esta década nacieron más de 30 mil bebés en la maternidad. “En un día tan especial como el de este aniversario, queremos agradecer especialmente a todas las familias que nos eligieron”, dijo Dimenza y remarcó que “la estructura de Maternidad Oroño permite justamente que la mujer, su pareja, su familia, puedan estar presentes de manera activa”.

Parto respetado

Dimenza comentó que el protagonismo de la paciente es indiscutible y que cuando se habla de parto respetado, un concepto central en la maternidad, “se habla de escuchar las necesidades de cada mujer; eso significa que hay quienes desean un parto sin dolor donde el equipo de analgesia cubre un rol central; las que deciden que no quieren anestesia, la mujer que anhela una cesárea programada por diversos motivos, las que prefieren por ejemplo pensar en la futura anticoncepción en el momento del parto (ligarse las trompas no era algo tenido en cuenta antes y ahora se considera y se habla con naturalidad). En definitiva, todo hace a un parto respetado”, enfatizó el especialista.

El director de Maternidad Oroño hizo referencia a la atención integral y eso significa también considerar las múltiples situaciones que pueden darse durante un embarazo y un parto. En ese sentido mencionó especialmente al servicio de ecografía, con un equipo formado por especialistas “de primer nivel con recertificación permanente que posibilitan efectuar ecografías de alta complejidad”.

También en ese campo es crucial el screening fetal que puede alertar sobre alteraciones genéticas del bebé en desarrollo.

“Contamos con un cuerpo médico altamente capacitado que trabaja en este mismo edificio. La Unidad de Medicina Fetal tiene un rol muy importante, y de hecho, en combinación con el trabajo de los ecografistas, hay genetistas, cirujanos pediátricos y otros especialistas con los que se han logrado hacer intervenciones intraútero mejorando la calidad y expectativa de vida de muchos bebés”, señaló.

A diez años de la inauguración de la maternidad en su edificio propio el director comentó que “esta profesión nos da la dicha, la posibilidad de acompañar a una mujer que quiere ser madre, a una pareja en el sueño de ser padres. Hay un vínculo muy importante que nos hace parte de esa historia de vida y eso es reconfortante”.

Adaptarse en pandemia

La pandemia cambió los protocolos. “Como toda entidad médica nos adaptamos. Tenemos lugares especiales para las mamás que dan positivo de Covid, un equipo de infectólogos que trabaja en forma exclusiva en la maternidad y hace seguimiento de las embarazadas que se contagian. En este largo año seguimos trabajando sin pausa para darles el confort y la tranquilidad que las madres necesitan en un momento tan especial y en el marco de este contexto que no es sencillo para nadie”, indicó el director de Maternidad Oroño.

Diez años en la vanguardia del buen nacer

Luis Sabattini fue durante 9 años el director de Maternidad Oroño. En este día de conmemoración recordó los primeros tiempos de esta experiencia.

“Esta maternidad, muchas veces soñada, se convirtió en realidad hace diez años, pero el compromiso y desafío se remonta a tiempo antes. Como equipo pretendíamos superarnos y recibir a aquellas familias que nos confiaron su parto y ofrecerles algo distintivo en calidad humana y tecnoambiental. No dudo de que esto se alcanzó en atención y prestigio”, señaló.

El médico repasó distintos momentos y consideró que “logramos organizar, armar y poner en marcha esta maternidad y es algo que destaco con orgullo y tranquilidad, porque en todo este tiempo se unió y consolidó un enorme grupo humano que trabaja para lograr este objetivo. Sin ellos, esta misión no se hubiese logrado”.

El obstetra puso el acento en la labor de los médicos, de todo el personal y la creación de unidades como las de Medicina Fetal y Gestar, junto a neonatología, anestesiología y las puericultoras, que “agregaron calidad para hacer realidad un nacimiento respetado y humanizado”.

Sabattini dijo también que se cumplen “todas las normas nacionales e internacionales en un nivel III. Nuestro compromiso es permanecer y superar la senda marcada en estos primeros diez años en la vanguardia del buen nacer”, puntualizó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario