Información Gral

Un joven cenó en un restaurante y para no pagar la cuenta soltó una rata

El autor de la maniobra tiene 28 años. Logró zafar de la cuenta, pero los dueños lo descubrieron y debió pagar la consumición. Los fumigadores aseguraron que se trataba de una rata domesticada.

Miércoles 25 de Marzo de 2015

Un joven inglés de 28 años arrojó una rata en el restaurante donde había cenado para no pagar, pero fue descubierto y ahora deberá indemnizar al local.

El 14 de febrero, el Día de San Valentín, Christopher Baker fue a cenar a Borneo Bistro, un restaurante de la ciudad de Sunderland, en Inglaterra. Terminó de comer y pidió la cuenta. Luego, esperó a que las personas que ocupaban las mesas de al lado se fueran del lugar y liberó una rata para evitar pagar. Ese día, su plan salió como lo había ideado: el gerente del restaurante le pidió disculpas por el incidente y no le cobró su comida de 7,25 libras esterlinas. Pero, finalmente, la trampa salió mal, el muchacho salió escrachado en las imágenes de video del local y terminó en Tribunales.

Sucede que el dueño del local, Kevin Smith, de 48 años, decidió llamar a un control de plagas para que se encargara de la situación, y fue ahí que descubrió el abuso. Los fumigadores atraparon al roedor y aseguraron que se trataba de una rata domesticada, a la que inclusive la habían bañado poco antes de soltarla en el local.

Smith revisó los videos de las cámaras de seguridad y vio cómo Baker había liberado la rata que llevaba en el bolsillo de su abrigo. El caso llegó a la Justicia: el joven se declaró culpable del hecho y tuvo que compensar al restaurante con 60 libras más el costo de 7,25 libras de su consumo.

Molesto, el dueño del local aseguró que un truco de ese tipo pudo haber terminado con la reputación del restaurante que lleva adelante desde hace más de siete años. Borneo Bistro está en la lista de mejores restaurantes del portal de viajeros TripAdvisor.

La trampa tampoco salió bien en la película estadounidense "Víctor Victoria" (1982), en la que el personaje que encarna la actriz Julie Andrews -Victoria Grant, una cantante de ópera desocupada y literalmente muerta de hambre-, con la ayuda de un amigo intenta soltar una cucaracha en el restaurante para no pagar la cuenta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS