Información Gral

Temen que la ballena que apareció en Puerto Madero no salga al mar

Ayer dejó el dique 4 de la barranca porteña y llegó hasta la dársena a la altura de Retiro. Lograron que nade una corta distancia. Estaría enferma y lesionada, y si no abandona el agua dulce su estado va a empeorar.  

Miércoles 05 de Agosto de 2015

La ballena jorobada que apareció el lunes en un dique de Puerto Madero, en la ciudad de Buenos Aires, continuaba anoche en dársena norte, a poca distancia del lugar, auxiliada por expertos de la Secretaría de Ambiente y de la fundación Cethus, y parecía "no decidirse" a salir a río abierto.

Además, una sudestada registrada en las últimas horas de la tarde en el río De la plata complicó el operativo para acompañarla hacia aguas abiertas. De esa manera el animal continuaba anoche bajo la custodia de los especialistas en la zona de la terminal internacional de cargas, a la altura del barrio porteño de Retiro.

"Es importante que la ballena salga rápido del río", alertó Miguel Iñíguez, director de la Fundación Cethus, que participaba del operativo.

"El animal no está en estado ideal. Seguramente está enfermo, y se le observan lesiones en la piel. Creemos que este mal estado fue el que lo llevó a desorientarse de su ruta migratoria", explicó.

Técnicos de la Secretaría de Ambiente de la Nación y expertos en cetáceos trabajaron todo el día sin lograr el objetivo de conducir el animal hasta aguas abiertas. Comenzaron la tarea a las 9 de la mañana junto a efectivos de Prefectura y anoche permanecían arriba de los gomones y lanchas.

La ballena había logrado al mediodía abandonar el dique 4 de Puerto Madero, donde había aparecido el lunes, y nadó lentamente hasta la dársena. Los expertos la guiaron con paciencia.

Iñíguez dijo que "la ballena tendría ya dos años de edad, por lo que se alimenta por sus propios medios". Y explicó que al animal "es imposible cargarlo por lo que la única opción es arriarlo hacia la boca del río, para que vuelva al ambiente marino y se pueda alimentar".

El representante de la ONG recordó que otras veces han entrado ballenas o delfines al río y rememoró el caso de la ballena que en 2012 murió frente a la costa de Campana, por exceso de tiempo de nado en agua dulce.

A su vez, Gabriela Bellazzi, de la Red de Varamiento de Ballenas de Puerto Madryn, dijo que "si el animal está mucho tiempo en agua dulce, se deshidrata".

"El objetivo es preservarla y conducirla en su salida al río para que llegue al mar", advirtieron los funcionarios de la Secretaría de Ambiente. "El tiempo apremia porque el animal sufre el agua dulce que deteriora su piel y sus ojos, además de que carece de alimento", advirtieron los funcionarios del organismo.

El ejemplar mide unos seis metros, tiene entre uno y dos años y medio de edad, presenta signos de desnutrición y su piel está lastimada debido a la falta de sal. El agua dulce también anula su visión.

Migran a Brasil. Los expertos estimaban que el animal se separó del grupo con el que migraba desde la zona Antártica, donde las ballenas jorobadas se alimentan en verano, hacia las aguas de Brasil, donde se reproducen.

Estos animales migran en otoño y recorren hasta ocho mil kilómetros hacia el archipiélago de Abrohlos, uno de los lugares de reproducción.

Los especialistas y efectivos que trabajaban en el lugar también desde botes irrigados y motos de agua calculaban que, con suerte, en una tarea que les iba a llevar toda la madrugada, finalmente esta mañana el animal podría llegar al mar, dado que es una especie que en buenas condiciones nada a unos 30 kilómetros por hora.

En el hemisferio sur, su principal alimento es el krill. También pueden alimentarse de plancton y pequeños peces que forman cardúmenes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario