Información Gral

Primer trasplante de corazón seguido de un autotrasplante de médula ósea

El primer trasplante de corazón seguido de un autotrasplante de médula ósea en América latina fue realizado en un lapso de ocho meses en el hospital Italiano de Buenos Aires.

Viernes 13 de Noviembre de 2009

El primer trasplante de corazón seguido de un autotrasplante de médula ósea en América latina fue realizado en un lapso de ocho meses en el hospital Italiano de Buenos Aires.
  Se trata del médico obstetra Cristian Goya, un paciente que hace un año tenía 35 años y sufría una enfermedad maligna de la médula ósea denominada mieloma múltiple y amiloidosis cardíaca, asociada con la primera afección.
  La amiloidosis consiste en el depósito de una sustancia denominada amiloide en diversos órganos o tejidos, condicionando su estructura y su funcionamiento. En este caso, la amiloidosis fue provocada por la enfermedad medular y la sustancia amiloide se localizó exclusivamente en el corazón, provocando una insuficiencia cardíaca severa.
  Esta enfermedad planteó una encrucijada para los médicos tratantes, pues existe una limitación importante en aplicar el tratamiento adecuado para cada uno de los órganos enfermos. Ante esta situación, los especialistas decidieron realizar en primer término el trasplante cardíaco, y posteriormente el trasplante autólogo de médula ósea, que consistió en eliminar las células nativas de la médula que producen amiloide y reemplazarlas por células madres del propio paciente, que previamente criopreservaron con miras a la futura operación.
  La decisión de realizar el trasplante cardíaco fue adoptada aún cuando la situación cardiológica era de extrema gravedad. El paciente se recuperó favorablemente del trasplante de corazón y ocho meses después el equipo médico realizó el trasplante autólogo de médula ósea, como tratamiento definitivo para su enfermedad hematológica y para disminuir la posibilidad de recurrencia de la amiloidosis.
  Los médicos del hospital Italiano de Buenos Aires son los primeros de la Argentina y Latinoamérica en aplicar este tratamiento adecuado para ambos órganos enfermos, y a la vez lograron llevar adelante la mejor estrategia en pos del bienestar del paciente, obteniendo de esta manera excelentes resultados.
  Sólo existen antecedentes de pocas decenas de casos similares en grandes centros de Estados Unidos y Europa.

Pudo ver a su hijo. Previo a la realización del primer trasplante, el paciente tuvo la posibilidad de ver a su hijo Joaquín recién nacido, también en el hospital Italiano. A un año de su importante intervención, Cristian sostuvo: “Gracias al hospital Italiano, Joaquín festejó el primer cumpleaños de su vida junto a sus papás; gracias a ustedes fue mi primer día del padre; gracias a ustedes fueron nuestras primeras vacaciones en familia con Cora y Joaquín. Por eso en este momento puedo disfrutar “las pequeñas grandes cosas de la vida”, gracias y mil gracias por estar junto a mí en este difícil momento”.
  A poco más de un año de haber recibido un trasplante de corazón, y a ocho meses de haberle hecho un autotrasplante de médula ósea, Cristian no presenta problemas cardíacos de ningún tipo; tampoco la enfermedad maligna de la sangre que padecía ha regresado. Y de a poco ha vuelto a su trabajo.
  “Volví a trabajar en mayo, y de a poquito he ido volviendo al consultorio, con el control de las mujeres embarazadas; hace una semana me dejaron volver al quirófano, porque por cuidados infectológicos me tenían muy controlado y no me dejaban hacer demasiado”, dijo Cristian, luego de salir del quirófano del hospital municipal de Coronel Suárez, provincia de Buenos Aires, donde trabaja. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario