Información Gral

Piden la detención del capitán y dos tripulantes del ferry hundido en Corea del Sur

La Fiscalía considera que violaron la ley al ser evacuados en  los primeros momentos del rescate sin atender a la seguridad de la  mayoría de los 475 pasajeros. Hasta el momento hay 28 víctimas fatales.

Viernes 18 de Abril de 2014

La Fiscalía de Corea del Sur  solicitó hoy el arresto del capitán y dos miembros de la  tripulación del hundido buque surcoreano Sewol por presuntamente  abandonar el barco sin asegurar la puesta a salvo de los pasajeros.

Los fiscales creen que tanto el capitán, Lee Jun-seok, de 69  años, como los dos tripulantes, violaron la ley al ser evacuados en  los primeros momentos del rescate sin atender a la seguridad de la  mayoría de los 475 pasajeros, consignó la agencia EFE.

El buque se hundió el miércoles último y los datos oficiales  indican que 179 personas fueron rescatadas con vida, mientras el  número de muertos ascendió a 28, y 268 continúan desaparecidos, la  mayoría jóvenes estudiantes de 16 y 17 años, que se presume están  atrapados dentro del barco con escasas posibilidades de sobrevivir.

Cuatro grúas marinas y varios robots fueron enviados al punto  del siniestro para ayudar a buscar a los desaparecidos, mientras  los operarios comenzaron a inyectar oxígeno en el buque para evitar  que se hunda del todo y proporcionar aire a los posibles  sobrevivientes.

Las personas atrapadas podrían sobrevivir hasta 72 horas en  caso de que se hubieran formado bolsas de aire dentro del  transbordador, según aseguran expertos.

Se cree que el ferry varió la ruta marcada por el Gobierno y  realizó un cambio de dirección brusco en lugar de girar de forma  gradual, lo que habría desplazado la carga y provocado su vuelco,  aunque esta hipótesis no está demostrada.

Algunos sobrevivientes aseguraron que el capitán fue de los  primeros en ser evacuados desatendiendo a los pasajeros, algo que  le podría costar hasta 5 años de cárcel, según las leyes  surcoreanas.

Los familiares de las víctimas redactaron hoy un comunicado  en el que criticaron duramente al Gobierno, al que acusaron de no  realizar suficientes esfuerzos, iniciar tarde el rescate y  proporcionar datos erróneos durante las primeras 12 horas tras el  naufragio.

Los allegados de los afectados, concentrados en la localidad  costera de Jindo, denunciaron que Seúl rehusó contratar a buzos  privados para el rescate y que el número de barcos y aeronaves  movilizados es menor del que anunciaron las autoridades, lo que fue  desmentido por el Gobierno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario