Información General

Perfil e historia del laboratorio Richmond, la "fábrica" de la Sputnik en la Argentina

Con más de 80 años de trayectoria, la empresa se especializa en medicamentos genéricos y sus productos se comercializan en 25 países de América latina, África y Medio Oriente

Miércoles 21 de Abril de 2021

La noticia de que habrá producción nacional de la vacuna rusa Sputnik V llegó para dar esperanzas en medio de la segunda ola, que pega con fuerza en el país. Será fabricada por el Laboratorio Richmond, donde ya se crearon más de 21.000 dosis que se enviarán poco a poco al centro Gamaleya de Rusia para que sean evaluadas y, de ser aprobadas, comenzará en junio la producción masiva para poder vacunar con mayor rapidez a la población argentina y también poder negociar para el exterior del país.

¿Cuál es el perfil y la historia del Laboratorio Richmond, que por estos días está en boca de todos? "Ayudamos a vivir más y mejor" es el logo de esta empresa regional de fabricación de medicamentos con base en Argentina y más de 80 años de trayectoria. Sus productos se comercializan en 25 países de América latina, África, Asia y Medio Oriente. Esta presencia es posible a través de subsidiarias o socios estratégicos, empresas y laboratorios de cada país.

La compañía se enfoca "en el campo de productos farmacéuticos genéricos complejos y con alto valor agregado", según detallan en su sitio web. "Nuestra cartera de más de 80 productos abarca importantes áreas terapéuticas y se centra en la evolución de las necesidades médicas, sociales y de los pacientes. Desarrollamos, producimos y vendemos estas alternativas de alta calidad a los medicamentos innovadores", abundan.

Dirigido actualmente por Marcelo Figueiras, los productos que realiza el Laboratorio Richmond están dentro de las categorías de antivirales, oncológicos y oncohematológicos, cardiometabólicos y neuropsiquiátricos.

Las plantas del laboratorio Richmond están divididas en sectores y los que mayor trabajo llevan son los de investigación y desarrollo, control de calidad, producción e ingeniería, ya que en ellos se concentran la mitad de los trabajadores.

Una de las metas de Richmond es reducir al máximo los desechos contaminantes que puedan generar malas consecuencias para el medioambiente, por lo que explican en su sitio web: "Trabajamos en forma limpia, tratamos nuestros residuos, no generamos emisiones y desarrollamos procesos que minimicen el impacto ambiental".

Tras difundirse la noticia de la producción nacional de la vacuna Sputnik, las acciones del Laboratorio Richmond comenzaron a aumentar y lograron la suba de un 33,2% desde el anuncio hasta hoy. El martes habían comenzado el día a $194 y cerraron con $258. El boom se generó luego de que la cuenta oficial en Twitter de la vacuna Sputnik comunicara oficialmente que Argentina es el primer país latinoamericano en registrarse para fabricarla en la región.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario