Pandemia

Lucharon hasta el final contra el Covid-19 y murieron tomados de la mano

Ocurrió en Estados Unidos. Los integrantes de la pareja murieron con cuatro minutos de diferencia.

Viernes 11 de Septiembre de 2020

Una pareja estadounidense falleció víctima del coronavirus, que ya se cobro más de 900 mil víctimas en todo el mundo. Sin embargo, el desenlace fatal de este matrimonio es el que da la vuelta al mundo al morir tomados de la mano y con cuatro minutos de diferencia uno del otro después de 48 años juntos.

Esta triste historia involucra a Johnny Lee Peoples, de 67 años y su esposa Cathy Darlene Peoples, de 65 años, quienes murieron el pasado 2 de septiembre en el Centro Médico Regional Novant Health Rowan en Salisbury, Carolina del Norte. Sin embargo, cuando lo médicos decidieron que ya no habia nada que hacer, ubicaron a la pareja en la misma habitación, uno al lado del otro. Entonces, ahí fue cuando se tomaron de la mano y sus ojos nunca más volvieron a abrirse.

Los instantes previos al fallecimiento fueron reconstruidos por uno de los tres hijos que tuvo el matrimonio, Shane Peoples, ante la revista People.

“Todo salió mal, todo empeoró. Al día siguiente el personal médico los puso en una misma habitación, la misma habitación de la unidad de cuidados intensivos, juntaron las manos, las enfermeras se reunieron alrededor suyo y murieron con cuatro minutos de diferencia entre sí. Estuvieron casados 48 años, y juntos 50 años, durante los cuales caminaron siempre tomados de la mano”, relató conmovido.

Johnny nació el 14 de octubre de 1952 en el condado de Rowan. Fue sargento en el Ejército de los Estados Unidos y trabajó para el Departamento Correccional de Carolina del Norte. Cathy, en tanto, nació el 17 de septiembre de 1954 en el condado de Yadkin. Trabajó como proveedora de cuidado infantil preescolar, asistente de maestra en Salisbury Academy y técnica de laboratorio en LabCorp.

De acuerdo a sus allegados, Johnny era un fanático del entrenamiento de los deportes juveniles, amaba tocar música y dedicaba horas a reconstruir el árbol genealógico de los Peoples. A Cathy, por su parte, le gustaba hacer manualidades, escuchar música y jugar a las cartas. Ambos disfrutaban de largas jornadas de pesca.

Las vidas de mamá y papá fueron robadas por un virus del que muchos bromean a diario o simplemente creen que es un engaño de algún tipo. Ambos tomaron esta pandemia en serio y aún así se enfermaron. Mis padres no fueron solo una bendición para mí, mi hermano, mi hermana, nuestros cónyuges y nuestros hijos. Fueron una bendición para todas las personas que los conocieron”, resaltó Shane en un mensaje que compartió en Facebook.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario