Información General

En plena pandemia, Capital Federal busca captar el turismo regional y muestra su encanto como destino sanitario seguro

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires lanzó una campaña que incluye una variada y atractiva oferta para una escapada

Sábado 06 de Marzo de 2021

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires lanzó una campaña nacional para atraer al turismo regional y demostrar que, a pesar de la situación sanitaria, es una opción segura para una escapada de fin de semana, o incluso para un descanso más prolongado. La Capital pudo recorrer las propuestas que abarcan museos, plazas, ferias artesanales, recitales al aire libre, y gastronomía para todos los gustos en los clásicos barrios como la Boca, San Telmo, Palermo o Recoleta con sus bares notables repletos de la mística porteña. La hotelería o alojamiento temporario ofrece múltiples opciones.

Capital Federal recibió 2.985.000 turistas en 2019, todo un récord, pero más de un 90 por ciento era extranjero. Ahora, con las fronteras cerradas y la cancelación de vuelos internacionales, la estrategia del Gobierno de la Ciudad es seducir al turismo nacional para atravesar una transición que parece compleja en términos económicos. De hecho, el 40 por ciento de los hoteles está cerrado.

Pero la ciudad de a poco retoma su ritmo. El director general de Promoción Turística, Diego Gutiérrez, indicó a La Capital que “recorre de punta a punta el país para generar convenios de cooperación con otras provincias” con el objetivo de mostrar el brillo y esplendor de “la ciudad que nunca duerme”. “Sabemos que en estas circunstancias la gente elige los espacios al aire libre, acá los tenemos, además de una gastronomía de excelencia, la noche, la oferta cultural y recreativa con protocolos y seguridad sanitaria”, indicó el funcionario.

“Podemos ser una opción para vacacionar más de dos o tres días, conectados con esta ciudad y sus bares notables, los barrios históricos, los recorridos seguros en bicicleta para apreciarla desde otro lugar”, recalcó Gutiérrez. En verdad, Buenos Aires parece más calma y relajada que lo habitual por estos días, lo cual le otorga condiciones inusuales para hacerse una escapada.

Con el turismo internacional paralizado, la gestión puso entonces la mira en el interior para captar visitantes de otras provincias. “Es compleja la situación, el turismo moviliza toda la economía. Queremos que la gente nos venga a visitar. Tenemos todo, centros de testeo para que todos estén seguros y les den tranquilidad a su familia, amigos o allegados”, agregó Gonzalo Robredo, presidente del Ente Turístico de Buenos Aires.

Si bien no es obligatorio el test de PCR coronavirus para ingresar a la ciudad, si la visita se extiende por más de 24 horas la sugerencia es pasar por uno de los centros donde se hacen los hisopados de manera gratuita. El que llegue en micro a la terminal Dellepiane (Retiro está cerrada por obras) o por vía aérea al aeropuerto de Ezeiza, se lo hacen en el momento.

El que ingrese en auto, o residentes que regresen después de cuatro días de estar a más de 150 de distancia, puede ir al Centro de Testeo de Costa Salguero. Hay que sacar turno previamente en la web oficial de la Ciudad. Es para mayores de 12 años, muy expeditivo y no hay necesidad de bajarse del auto. Funciona de 8 a 20, y los días pico de recambio de quincena, de 7 a 21.

Con la vista puesta además en la reapertura del Aeroparque Jorge Newbery para los vuelos de cabotaje a partir del 15 de marzo, Capital Federal lanzó una fuerte campaña turística como destino sanitario seguro. De a poco ya se retoman las actividades presenciales, aunque antes de viajar y según los lugares a visitar, vale la pena hacer consultas previa para sacar turnos, sobre todo en espacios cerrados, como museos, teatros o centros culturales.

La agenda completa de actividades para compartir solos, en familia, en pareja o con amigos ofrece opciones para chicos y grandes en https://disfrutemosba.buenosaires.gob.ar. Además de los típicos recorridos por la rica historia de los barrios tradicionales como La Boca, San Telmo, Barracas, Palermo, Recoleta, Chacarita, Caballito o Floresta, por citar algunos, siempre se respira algo especial frente a la Plaza de Mayo y el Cabildo. En el centro se puede recalar en alguna de las librerías de calle Corrientes.

Al aire libre las opciones en parques y plazas es enorme. Después de un paseo por el mercado popular de San Telmo (viejo matadero de 1987 reconvertido en propuesta gastronómica con típicos almacenes y bares al paso) se puede caminar hasta la plaza Dorrego, pasar por la que fue la casa de la familia Ezeiza (pasaje de la Defensa).

A pocas cuadras, la Pulpería Quilapán, hoy un bar que conserva vasijas y vestigios intactos de la colonia. Más adelante, parece obligada una parada en el solar (hoy galería de compras) “de los paraguas multicolores” donde nació Patricio Domingo French, figura ligada a los orígenes de la escarapela nacional.

La bohemia de caballito se aprecia en el parque Rivadavia (Rivadavia 4800), con ferias de libreros, venta, canje o trueque de los más inusuales objetos usados (discos de vinilo, filatelia, numismática, figuritas) además de los espectáculos a la gorra para los niños.

A pocas cuadras se abre el enorme parque Centenario con sus ferias y recitales, clases de tango al aire libre o expresiones artísticas diversas. En ese entorno se puede acceder al Observatorio Astronómico y al Museo Nacional de Ciencias Naturales (el más grande de Latinoamérica) sobre avenida Ángel Gallardo, puede resultar una experiencia única.

La gastronomía tiene ofertas que van desde el sofisticado hasta los más simple, para todos los precios y gustos. En el centro se puede comer barato y rápido, también en restaurantes como Tanta (ceviche), o en los locales de las calles gastronómicas dispersos en todas las comunas.

Buenos Aires tiene unos 7.000 bares y restaurantes, algunos son distinguidos, como La Biela (1850) en Recoleta; el Roma (1905) en La Boca; El Hipopótamo (1909), San Telmo, justo frente al Parque Lezama donde el Museo Histórico Nacional donde se conserva el sable de San Martín.

Como esos paseos que pueden esconder una gama apasionante de historias, Buenos Aires ofrece varias opciones para redescubrir una ciudad que parece inabarcable si no se organiza la visita. Para ser expeditivos y sacarle provecho, los recorridos se pueden programar con guías del Ente de Turismo, según horario e itinerarios. La guía de museos e institutos con los programas está en www.argentina.gob.ar/cultura/museos-institutos/museos.

Lo que viene

El Ministerio de Cultura de la Ciudad tiene una amplia programación de actividades en parques, plazas, patios, terrazas y anfiteatros para disfrutar de forma segura y bajo los protocolos correspondientes.

Ya comenzó el Festival Internacional de Teatro con más de 250 propuestas para grandes y chicos, 1.400 artistas en 31 sedes y a través de diferentes plataformas. Este año se seleccionaron 43 proyectos (entre los más de 950 inscriptos) en convocatorias federales y obras nacionales e internacionales, performances, charlas, Mercado FIBA, Y tendrá la primera edición de FIBITA, un espacio con propuestas pensadas para los más chicos. Es gratis y con reserva previa de entradas de manera online desde 48 horas antes de cada espectáculo en la web buenosaires.gob.ar/festivalesba.

Además, se celebran los 100 años de Piazzolla en el Teatro Colón. La obra del reconocido compositor y bandoneonista será interpretada por los diferentes artistas y agrupaciones musicales: Amelita Baltar, Raúl Lavié, Jairo, Elena Roger, Susana Rinaldi, Chango Spasiuk, la Orquesta Estable del Teatro Colón, la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, la Camerata Bariloche, la Orquesta Escuela de Tango Emilio Balcarce y Escalandrum Proyecto Eléctrico.

El ciclo se dividirá en dos partes: la primera comenzó el 5 y concluye el 14 de marzo con localidades a la venta online en la web del Teatro Colón, y la segunda del 16 al 20 de marzo con conciertos gratuitos con previa reserva de localidades online. Las entradas de las funciones gratuitas van a estar disponibles en www.teatrocolon.org.ar a partir de las 10 del día anterior a cada función.

También, el Complejo Teatral de Buenos Aires realizará un homenaje a Astor Piazzolla con un espectáculo a cargo del Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín. Desde el 27 de marzo al 23 de mayo de viernes a domingos a las 20.

Una alternativa para la familia es el Centro Cultural Recoleta, un edificio increíble puesto en valor que fue convento, cuartel, asilo de mendigos y desvalidos. Conservaron la forma de claustros, que hoy son salas de exposiciones.

El ciclo Amor de Verano con su picnic nocturno es todo un éxito en sus patios y terrazas, del que se apropian jóvenes y adolescentes que disfrutan del arte emergente y música en vivo. Se pueden adquirir comidas y bebidas en el bar del lugar y deambular con libertad por las salas.

Según explicó a este diario el rosarino Luis Gimelli, coordinador de arte del espacio, se apunta principalmente al público joven, con entrecruzamiento de las artes visuales, la música, danza, teatro, literatura, fotografía, y entrecruzamiento con el hip hop, los cosplayers, booktubers, instagramers, gamers. Es gratis y sólo hay que sacar turno.

Buenos Aires se muestra al turismo regional, y para los santafesinos siempre es una opción válida para la clásica escapada, o recorrerla con tiempo durante todo el año.

Hoteles y traslado

Un dato no menor es el costo para viajar. Un pasaje en micro a Buenos Aires desde Rosario cuesta entre 1.500 y 1.900 pesos. Al menos por ahora, el arribo es a la terminal de Dellepiane. Una opción es viajar en tren. La tarifa es de 325 pesos por pasaje para los adultos en clase pullman, mucho más económica, llega a Retiro a pocas cuadras del centro.

En auto los cálculos corren por cuenta de los viajeros. Con 70 litros de nafta a un promedio de 82 pesos por litro, con 5.740 pesos cuatro personas van y vienen y pueden compartir los gastos.

El alojamiento tiene múltiples ofertas. Los hoteles ofrecen tentativas promociones para pasar una noche, que van de 2.500 a 3.500 pesos en una habitación doble en hoteles de dos o tres estrellas con desayuno y buena ubicación. Poner destino “Buenos Aires” en cualquier sitio web de turismo y elegir. Hay pack para familias (cuatro) que pueden costar los 6.000 pesos la noche con piscina y desayuno. Pero además, hay hoteles y una página oficial con alquileres temporarios (departamentos) que pueden ser más conveniente si se comparte el gasto.

Vuelven los congresos y turismo de negocios

El gobierno porteño aprobó el protocolo de prevención y manejo de casos de Covid-19 para el regreso paulatino de reuniones asociativas, corporativas y exposiciones presenciales, prevista para este mes. La medida es parte del plan integral de reactivación turística que viene desarrollando la Ciudad junto al sector privado y se aplicará en centros de convenciones, exposiciones, predios feriales y salones o espacios para eventos en hoteles, entre otros.

“Antes de la pandemia, Buenos Aires era considerada la mejor ciudad de América latina para el turismo de negocios y una de las mejores del mundo. Esta es una medida clave y fruto del trabajo conjunto con el sector para recuperar el turismo de reuniones en la Ciudad”, remarcó Fernando Straface, secretario general y de Relaciones Internacionales de la Ciudad.

El coeficiente de ocupación del aforo será de un máximo del 30 por ciento en relación a la capacidad máxima habilitada, siempre y cuando el establecimiento cuente con renovaciones de 40 metros cúbicos por hora por persona, sin recirculaciones. El tope será de 1000 personas en este supuesto.

Cuando la capacidad máxima habilitada del establecimiento sea superior a las 4.500 personas el aforo será del 20 por ciento de la capacidad, es decir un tope será de 2.500 personas.

Los protocolos incluyen una serie de medidas para prevenir y cuidar a la ciudadanía propiciando recomendaciones y sugerencias a los efectos de permitir un manejo epidemiológico apropiado frente a la detección de un caso sospechoso-confirmado y de sus contactos estrechos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario