Información Gral

El Papa pidió a Europa que ayude a Italia en el socorro de inmigrantes

La avalancha es tal que la isla italiana de Lampedusa ya no tiene capacidad para recibir a más inmigrantes y en la actualidad los nuevos que llegan son trasladados a Sicilia

Domingo 19 de Abril de 2015

El Papa Francisco se unió ayer al gobierno italiano para presionar a la Unión Europea para que haga más para ayudar al país con el creciente número de personas desesperadas rescatadas en el mar Mediterráneo mientras viajan peligrosamente en barcos de traficantes humanos para huir de la guerra, la persecución o la pobreza.

Mientras el pontífice hacía su llamamiento, flanqueado por el presidente italiano Sergio Mattarella (a quien recibió en audiencia privada en su estudio), cientos de inmigrantes daban sus primeros pasos en tierra en los puertos de Sicilia después de ser rescatados en los últimos días por buques mercantes y los guardacostas italianos.

Los pueblos sicilianos se están quedando sin lugar para albergar a los recién llegados, entre ellos más de 10.000 durante esta semana.

En cuatro días la Marina italiana rescató tres barcazas repletas de extranjeros en condiciones dramáticas, que intentaban alcanzar Europa. La avalancha es tal que la isla italiana de Lampedusa, la más cercana a la costa africana, ya no tiene capacidad para recibir a más inmigrantes y en la actualidad los nuevos que llegan son trasladados a Sicilia. Pero allí la situación también empieza a ser dramática y el alcalde de Palermo, Leoluca Orlando, ha acusado a Europa de ser como Poncio Pilatos: "Se lava las manos ante esta terrible tragedia", se lamenta. "La movilidad es un derecho y es necesario abolir el permiso de residencia que se basa en un sistema prohibicionista que especula con las vidas humanas y crea rentas parasitarias", opinó.

El gobierno de Italia recibió un fuerte impulso del Papa —que goza de gran autoridad moral, una amplia popularidad y es conocido por su preocupación profunda por los asuntos sociales— en su cabildeo para pedirle a Bruselas y los países del norte de la UE que hagan más por ayudar. Desde inicios de 2014, Italia ha rescatado en el mar a cerca de 200.000 personas.

"Quiero expresar mi gratitud por el compromiso que Italia está haciendo al dar la bienvenida a los muchos inmigrantes que, arriesgando su vida, piden refugio", dijo Francisco al jefe de Estado italiano.

"Es evidente que las proporciones del fenómeno requieren una participación mucho mayor", agregó.

"No debemos cansarnos jamás de apelar por un mayor compromiso a nivel europeo e internacional", dijo Francisco.

Italia seguirá rescatando migrantes abandonados en el mar por traficantes humanos, pero exigió que la Unión Europea aumente su ayuda para darles alojamiento.

Ayer, un barco de la marina italiana llegó al puerto siciliano de Mesina con más de 450 migrantes, entre ellos 50 menores de edad, procedentes de Etiopía, Eritrea y Siria. La policía bajó de la nave a dos presuntos traficantes de migrantes después de arrestarlos a bordo.

También ayer continuó el interrogatorio a los quince inmigrantes detenidos en Palermo, acusados de haber tirado al mar por ser cristianos a doce nigerianos y ghaneses que viajaban en su misma barcaza en dirección a Italia. La embarcación había zarpado el martes con 105 personas a bordo. Dos se negaron a declarar, y seis de ellos aseguraron que los doce cristianos se cayeron al mar accidentalmente. Pero numerosos sobrevivientes afirmaron lo contrario y dijeron que hubo un enfrentamiento religioso.

Italia

El Santo Sudario será expuesto en Turín

El Santo Sudario, una mortaja que habría envuelto el cuerpo de Jesucristo, es expuesto desde hoy en Turín (norte de Italia), y un millón de personas ya han reservado su entrada para este acontecimiento excepcional.

La última vez que se exhibió este sudario, que para algunos envolvió el cuerpo de Jesucristo, se remonta a 2010.

Como hace cinco años, el Santo Sudario estará expuesto en la catedral de la capital de Piamonte. Pero esta vez, se podrá visitar durante dos meses, casi un mes y medio más que hace cinco años, precisó ayer el alcalde de Turín, Piero Fassino.

"La muestra del Santo Sudario es un gran acontecimiento de naturaleza religiosa y civil", se congratuló Fassino, quien afirmó que recibiría "con los brazos abiertos" a los cientos de miles de peregrinos que podrían llegar durante los próximos 67 días.

La pieza de lino de 4,36 metros de largo por 1,10 metro de ancho en la que, según la tradición, quedó grabada la imagen del cuerpo de Cristo con las marcas de la crucifixión y sobre todo de su rostro, fue descubierta a mediados del siglo XIV en la iglesia colegial Nuestra Señora en Lirey, cerca de Troyes (Francia).

La familia real de Saboya, que había reinado en Italia hasta 1946, regaló el Santo Sudario al Vaticano en 1983. La Santa Sede nunca se ha pronunciado sobre su autenticidad.

"Lo que cuenta, es que esta tela refleja de manera muy clara y precisa lo que el evangelio describe en la pasión y la muerte de Jesús", declaró ayer monseñor Cesare Nosiglia, arzobispo de Turín.

"Esto no es evidentemente un discurso de fe, pues no es un objeto de fe ni de devoción, pero podría ayudar a la fe", añadió.

En 2010, su exposición en público durante 43 días en la catedral de Turín atrajo a 2 millones de personas, incluido el papa Benedicto XVI, que describió un "icono extraordinario" que se correspondía "totalmente" con el relato de la muerte de Cristo del Nuevo Testamento.

El Papa Francisco acudirá a Turín el 20 y 21 de junio.

El Santo Sudario es objeto de una batalla entre los científicos que creen en su autenticidad y aquellos que dudan de ella. Los historiadores, basándose principalmente en una prueba de carbono 14 realizada en 1988, establecieron que la fabricación de la pieza de tela se remonta a la Edad Media, entre 1260 y 1390, pero incluso esa datación ha sido fuertemente cuestionada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario