Información Gral

Con nueve años, escribió un libro con la intención de salvar la vida de su hermano de seis

Makenzie Lawrey vive en Florida, EEUU, y publicó "The Mighty Mito Superhero" para intentar reunir un millón de dólares y hallar la cura del mal que lo aqueja.

Sábado 08 de Marzo de 2014

Makenzie Lawrey no lo había imaginado así. Pero la enfermedad que atacó a su hermano Gavin la llevó a  escribir. No sólo para contar cómo transcurría los días de su pequeño sino para ayudarlo a juntar fondos para tratar de encontrar la cura a su enfermedad.

"Gavin es mi superhéroe. (Él) lucha contra el dolor, mientras enseña lecciones a quienes lo rodean", escribió la pequeña escritora de Florida en su libro.

Aunque cuenta con apenas 9 años, Makenzie ya es la autora de una publicación que en solo una semana logró vender 500 ejemplares, correspondientes a 20 mil dólares.

Pese al éxito, aún falta por lograr su objetivo, que es juntar un millón de dólares y así, cooperar con fondos para encontrar la cura de la enfermedad que aqueja a su hermano menor de 6 años.

Gavin Lawrey tiene una enfermedad mitocondrial, lo que le provoca convulsiones y un constante cansancio. Y cuando su hermana mayor, supo que la investigación para buscar una cura a este mal estaba paralizada por falta de recursos, se puso manos a la obra y decidió escribir un libro para recaudar dinero.

The Mighty Mito Superhero, es el nombre del trabajo de esta precoz escritora en el que cuenta al mundo la historia de Gavin y la entereza con la que ha afrontado su enfermedad.

Asimismo, enseña varias imágenes de ella y de su familia, y explica cómo han cuidado a su hermano.

"Quise escribir este libro porque es una buena forma de que la gente entienda lo que es una enfermedad mitocondrial. Me hace sentir muy bien, porque sé que aunque él (Gavin) no se sienta bien, igualmente puedo ayudar en algo", escribió la niña.

Según ABC News, en un comienzo, su madre se mostraba bastante escéptica sobre la posibilidad de juntar el millón de dólares que se había propuesto la menor. "¿Un millón de dólares? ¿Por qué no mejor 10 mil?", le dijo a su hija, a lo que ella contestó: "No, un millón".

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario