Información Gral

Cárcel para padres que no demuestren amor a sus hijos

La modificación de las ley de negligencia infantil, conocida como "Cinderella Law", contemplará por primera vez la "crueldad emocional" como un delito, situándolo al mismo nivel que el abuso físico o sexual.

Miércoles 02 de Abril de 2014

Los padres que no abracen, besen o acaricien a sus hijos se enfrentarán a sufrir penas de hasta diez años de prisión estipuladas en la nueva legislación conocida como "Cinderella Law" (ley Cenicienta).

La modificación de las leyes de negligencia infantil contemplará por primera vez la "crueldad emocional" como un delito, situándolo al mismo nivel que el abuso físico o sexual, consignó el periódico británico Daily Telegraph.

El Gobierno británico presentará este cambio, que afecta a la legislación vigente en Inglaterra y Gales, a principios de junio, durante el discurso de la Reina, para garantizar la protección emocional y el bienestar de los niños, evitando que puedan crecer con problemas mentales por una carencia de afección paternal.

Los padres declarados culpables, por ignorar deliberadamente a sus hijos o no demostrarles su cariño durante periodos prolongados perjudicando su desarrollo emocional, se enfrentan a penas de hasta 10 años de carcel, el plazo máximo en casos de negligencia infantil.

Las organizaciones que protegen los derechos de los niños celebraron la novedad y declararon la necesidad de que se implementara esta nueva medida hace tiempo. Se estima que un millón y medio de niños británicos sufre abandono por parte de sus padres. Los cambios legales permitirán a la policía intervenir de manera rápida para impedir que los pequeños sufran situaciones de desarraigo.

"He conocido a niños que han sido chivos expiatorios en sus familias, constantemente humillados y que en ningún momento se han sentido amados. El impacto es devastador y puede conducir a problemas de salud mental para toda la vida y, en algunos casos, el suicidio", declaró Sir Tony Hawkhead, presidente ejecutivo de la ONG Action for Children.

El cambio no sólo ha sido recibido con gran satisfacción por los colectivos que defienden el bienestar de los niños. Robert Buckland, un diputado conservador y juez a tiempo parcial, aseguró que esta modificación debería haberse introducido hace mucho tiempo.

"No muchos años después de que los Hermanos Grimm popularizasen la historia de Cenicienta, se introdujo el delito de abandono de los niños. Pero nuestra legislación penal no ha reflejado nunca la gama completa de sufrimiento emocional que sufren los niños por parte de sus padres o cuidadores. La triste verdad es que, hasta ahora, la Malvada Madrastra habría salido de rositas", declaró Buckland.

La ley de la infancia y la juventud en Reino Unido (Children and Young Persons Act) tiene más de 80 años de antigüedad, con secciones que se remontan a 1868, por lo que muchos ya exigían una reforma. En abril de 2012, se lanzó una campaña para modificarla e incluir las carencias emocionales de los niños como delito. El Gobierno declaró en varias ocasiones que no había necesidad de cambiar la ley, a pesar de los intentos de modificarla por diputados y lores el año pasado.

Ahora, la legislación británica por fin contempla la necesidad de que los niños crezcan en un entorno de afecto, donde haya apego emocional, cariño, amor y dedicación, para desarrollarse plenamente.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario