Escenario

Felipe Martínez Carbonell: "A los que me decían que era imposible vivir del cine, les demostré lo contrario"

El director rosarino radicado en Los Angeles estrena "Retrato imaginario"en Amazon y HBO. Cuenta cómo vive en la capital del entretenimiento y adelanta cómo será su nuevo cortometraje.

Viernes 25 de Septiembre de 2020

Nieto de un coleccionista de arte y filántropo cultural, Felipe Martínez Carbonell creció en un ambiente que celebraba la creatividad. Su abuelo Gonzalo, presidente del Museo Castagnino y del teatro El Círculo, le transmitió su amor por el arte, lo contactó con artistas como Julio Vanzo y lo acercó a obras teatrales de todo el mundo. Estudió producción de cine y televisión en la Escuela Provincial de Cine y TV de Rosario y con solo 20 años, creó Hemisferio Films, su productora de cine y contenido que dirige actualmente.

   El rosarino decidió irse a a vivir a Los Angeles a los 23 años, donde estudió Licenciatura en Producción Cinematográfica en la Universidad de California donde tuvo la oportunidad de producir contenido para Defiant Pictures y trabajó con figuras de reconocimiento mundial como Demi Moore y Hillary Duff.

   En 2016 recibió del jurado del Festival de Cine Latinoamericano de Video y Artes Audiovisuales Rosario el premio a mejor cortometraje por su segunda película “Momento”. Ahora presenta su nuevo corto “Imaginary Portrait” (“Retrato imaginario”), un thriller protagonizado por los rosarinos Mirko Buchín, Julio Chianetta y Cecilia Licausi, inspirado en el movimiento Me Too en Estados Unidos y Ni Una Menos en Argentina, que será estrenado en Amazon y HBO y en festivales internacionales. En charla con Escenario, Martínez Carbonell contó los desafíos como director en Estados Unidos y reivindicó los derechos de la mujer.

   —¿Cuáles fueron tus inspiraciones para crear “Retrato imaginario? ¿Te sentiste inspirado por el movimiento Me Too y Ni una menos?

   — “Retrato Imaginario” es una historia de terror, suspenso y fantasía contada en 15 minutos. Trata sobre Valeria, una artista con cierto desequilibrio mental que no distingue lo real de lo imaginario y que conecta con su difunta madre por medio de un retrato familiar que ella misma dibuja para liberarse de los abusos de su padre y abuelo. Me inspiré en los movimientos Me Too y Ni Una Menos ya que hablan de liberación y de justicia. Mezclé arte con poder. La mujer lucha por una sociedad más justa y decide cambiar los roles que la sociedad le impuso.

Imaginary Portrait - Trailer

  —“Retrato imaginario” fue filmado en la casa de tu abuelo, presidente del Museo Castagnino y del Teatro El Círculo. ¿Por qué elegiste esa locación para tu cortometraje?

   —Elegí la locación porque las paredes están pintadas por Julio Vanzo y el espectador va a asociar el lugar con arte. La locación tiene muchas puertas y te da la sensación que estás en un laberinto. De mi abuelo, heredé poder comprender el arte con ambas miradas: como artista y como productor. De mi familia heredé el amor por el arte, por el diseño y la arquitectura. Y especialmente trabajar duro por lo que uno quiere. “Construyan, no destruyan”, nos decía mi abuelo. y tomé ese slogan como motor para hacer lo que más amo: contar historias. Filmar en Rosario fue una experiencia inolvidable y muy energizante. Este es el primer filme que produje con mi esposo Cameron Wheeler. Cameron también se encargó de componer y producir la música del filme.

   —¿Por qué decidiste irte de Rosario?

   —Desde muy chico tenía pensado irme de Rosario. A los doce años le hice firmar a mi mamá y a mi papá una declaración en la que decía que me iban a apoyar en mi decisión de estudiar cine e irme a Los Angeles. A los 24 años me fui a Hollywood donde conocí a muchos colegas que hoy son amigos. Estudié cine con profesores que son maestros del séptimo arte y las pasantías que realicé no las podría haber hecho en ningún otro lugar del mundo.

POSTER 4b EN 1920x1080 (1).jpg

  —¿Cómo es tu vida en Los Angeles?

   —Tengo mi productora audiovisual Hemisferio Films. Viajo constantemente entre Miami y Los Angeles donde están mis clientes que son agencias de publicidad y productoras de cine. Estoy desarrollando mi próximo filme, un largometraje sobre una madre religiosa que no puede superar la muerte de una de sus hijas gemelas.

   —En Los Angeles trabajaste junto a íconos del universo cinematográfico como Shirley MacLaine, Jessica Lange, Demi Moore y Hillary Duff. ¿Cómo fue esta experiencia?

   —Fue una experiencia increíble. Por momentos me parecía irreal pero luego me fui acostumbrando y dándome cuenta que las estrellas de cine son humanos de carne y hueso como toda persona. Me acuerdo cuando fui invitado a la casa de Lydia Hearst para terminar un trabajo que estaba haciendo y Lydia me recibió en su mansión en Hollywood Hills. Me mostró su casa y me invitó con un café. Ese pequeño momento me abrió los ojos. Luego de terminar de filmar me subí a mi auto y me emocioné. A todas esas personas que me dijeron que era imposible vivir del cine, les demostré lo contrario. Siempre recuerdo a mi profesor de historia del colegio Maristas que se burló de mí cuando le dije que quería ser director de cine. Es una experiencia que los artistas vivimos constantemente pero luego vivimos estas experiencias que nos hacen dar cuenta que valió la pena todo ese esfuerzo.

   —¿Dónde se estrenará tu filme?

   —El lanzamiento será en diferentes festivales alrededor del mundo. La idea es hacer el estreno en Miami y Los Angeles, en diferentes países de Europa y en América Latina. Una vez que terminemos el circuito de festivales va a estar disponible en las plataformas de streaming Amazon, HBO y Vimeo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS