..

El río Carcarañá sigue cortando la ruta 9, pero mejora el panorama

Pese a que la situación cambió y el caudal del río bajó, hay temor en los pobladores de varias localidades de la cuenca que reclaman que se realicen obras.

Jueves 03 de Marzo de 2016

El río Carcarañá sigue desbordado y fuera de su cauce en varios sectores del sur provincial, aunque en Arteaga, en el límite con Córdoba bajó su caudal. Ayer seguía cortado el puente sobre la ruta 9 en la ciudad de Carcarañá y se desviaba el tránsito hacía la autopista.
  A quienes circulan hacia Rosario se les indica ir por la ruta 91 hacia la autopista y a los que transitan hacía la ciudad mediterránea se les hace tomar por la ruta provincia 26-S rumbo a la autopista.
  La situación ayer, debido al buen tiempo en la zona, no se agravó. No obstante, hay temores en muchos de los pobladores, como ya históricamente ocurre cuando crecen las aguas del río. “El Carcarañá es muy traicionero, nunca hay que confiarse, y menos cuando llueve en Córdoba;  ahí hay que «agarrarse». El río recorre muchas ondulaciones y según las zonas es más invasivo, pero siempre es peligroso y crece rápido”, dijo a este diario Luisa Quiroga, una anciana que padeció muchas inundaciones.
  Oberto, un baqueano de la zona, le explicaba ayer a La Capital, que “faltan muchas obras que no sé por qué no se hacen. Antes se sacaba siempre la «arena blanca» del río, que no es amarilla como la del Paraná, porque tiene piedras y laca. Hoy hace más de 10 años que no se saca, y los sedimentos que arrastra el cauce desde Córdoba se acumulan. Sacar la arena le daba más profundidad y capacidad para contener las crecidas al cauce”.
  Confirmando lo dicho por el baqueano, desde Timbúes Manuel Torres le dijo a este diario que “el Carcarañá arrastra sedimentos que quitan capacidad al cauce del río; hacer represas no es la solución porque en algún momento desbordan o hay que abrir compuertas. Una solución sería dragarlo, pero es costosa; otra es hacer canales de desagüe. Es necesario que se haga algo y que se acierte, las crecientes del Carcarañá son invasivas. En 2015 sufrimos tres, y en esta nueva de ahora vemos que, por ejemplo, hoy (por ayer), el agua aún está estable, seguramente estarán abriendo compuertas en Córdoba”.
  Y acotó que se debe analizar las obras porque “la limpieza de canales en la parte de arriba del Carcarañá lleva a que el agua se derive más rápido hacia el Paraná y que su efecto sea cada vez más dañino para la parte baja del Carcarañá, perjudicando a localidades como Timbúes, Andino, Gaboto”.

Panorama tranquilizante. Desde Protección Civil de la provincia su titular, Marcos Escajadillo, confirmó que “por varios días permanecerá aún cerrado el puente de la ruta 9 y que al bajar las aguas se verá el estado del puente”. Además dijo el funcionario que el último reporte de anoche en Arteaga, en el límite con Córdoba, el río estaba bajando. “Las aguas descendieron casi dos metros”, aseguró. La noticia es positiva para la zona aguas abajo. En cuanto a los evacuados en el barrio Formoseño de Carcarañá detalló que “el número de evacuados no creció y sigue en 20, o sea las mismas cuatro familias que se asistieron el martes”.
  El Carcarañá también estaba desbordado ayer en el distrito Casilda donde está el Club Náutico, a 11 kilómetros de la ciudad. El balneario está cerrado y en la zona las aguas del río invaden un kilómetro a cada costado del cauce.
  Mucho más aguas abajo, se da una situación especial. San José de la Esquina, una localidad que ubicada a cierta altura con relación al Carcarañá— sin embargo tiene la zona pegada al río totalmente anegada. El pueblo está en perfecta condición, pero hace más de 20 días que el balneario se halla inundado y clausurado. Además el camino de acceso al mismo está cubierto por el desborde del cauce.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario