El Mundo

EEUU abolió el uso de la silla eléctrica

Lincoln, Nebraska. — La Corte Suprema de Nebraska declaró anticonstitucional la silla eléctrica como método de ejecución, el último Estado norteamericano que mantenía ese castigo en la aplicación de la pena capital. En los demás Estados, la inyección letal es el método que se sigue empleando.

Domingo 10 de Febrero de 2008

Lincoln, Nebraska. — La Corte Suprema de Nebraska declaró anticonstitucional la silla eléctrica como método de ejecución, el último Estado norteamericano que mantenía ese castigo en la aplicación de la pena capital. En los demás Estados, la inyección letal es el método que se sigue empleando. “Los condenados a muerte no deben ser torturados, independientemente de sus delitos”, escribió el viernes el juez William Connolly en la opinión de 6-1 emitida por el tribunal supremo.

La decisión elimina la dudosa distinción de Nebraska como único Estado que retenía ese solo método para efectuar sus ejecuciones, aunque no el castigo en sí. El tribunal explicó que la decisión sobre la silla no significa la abolición de la pena de muerte. Los tribunales estatales pueden imponer la reclusión mayor a muerte —el nombre técnico de la pena capital— pero no la forma de efectuarla.

A último minuto. El tribunal falló en el caso de Raymond Mata Jr., convicto del secuestro y homicidio en 1999 de Adam Gómez, de 3 años, el hijo de su antigua novia. Partes del cadáver descuartizado fueron encontradas en la vivienda de Mata en un congelador y en el plato de la comida del perro, al que al parecer iba alimentando con los restos de la víctima para hacer desaparecer el cuerpo del delito. Restos de huesos humanos fueron encontrados en el estómago del perro del homicida.

Según el tribunal, las pruebas fehacientes demuestran que la electrocución infringe “intenso dolor y un sufrimiento agonizante”, además “de haber demostrado ser un dinosaurio más apropiado para el laboratorio del barón Frankenstein” que para una prisión estatal. “El sello característico de una sociedad civilizada es que castigamos la crueldad sin apelar a ella”, ha manifestado el tribunal de nueve miembros. “Las pruebas demuestran que la electrocución infringe un dolor intenso y un sufrimiento agonizante. Por lo tanto, la electrocución como método de ejecución es un castigo cruel y desusado”, ha agregado.

Controversia. Existen opiniones conflictivas de si los tribunales federales aceptarán una apelación a este fallo. Aunque la corte se refirió únicamente a la práctica estatal, utilizó para ello únicamente criterios federales, por lo que el procurador general Jon Bruning dijo que pedirá a los jueces que reconsideren su fallo. La vocera Leah Bucco-White indicó que “estamos considerando todas las alternativas”.

La vocera del gobernador Dave Heineman, Jen Rae Hein, dijo que Heineman considera presentar un proyecto de ley para reemplazar la electrocución con la inyección letal.

La pena de muerte rige en 36 de los 50 Estados del País y Nebraska era el único que mantenía la silla eléctrica como método de ejecución. En los demás, la pena se aplica mediante inyección letal. “Se trata del último clavo en el ataúd de la electrocución”, indicó Richard Dieter, director del Centro de Información de la Pena de Muerte (CIPM). Según Dieter, se quiere enviar el mensaje al resto de los Estados de que “la pena de muerte está bajo el escrutinio de los tribunales estatales y federales”.

La inyección letal ha sido el método principal de ejecución en Estados Unidos desde que se restableció la pena de muerte por el Tribunal Supremo en 1976. Según cifras del CIPM, desde ese año han sido ejecutados 1.099 asesinos, 154 mediante la electrocución, tres de ellos en Nebraska.

Rechazo. En 1976, la pena de muerte contaba con el apoyo de más de un 80% de la población. Sin embargo, ese apoyo ha caído progresivamente bajo las críticas de organismos defensores de los derechos humanos y ahora es de alrededor de 60%, según encuestas.

Antes de Nebraska el último Estado en suprimir la silla eléctrica fue Florida. Ese Estado prohibió su uso después de que un escándalo desatado por su mal funcionamiento durante la ejecución del convicto Allen Lee Davis, en julio de 1999. Testigos de la ejecución dijeron que Davis tardó demasiado en morir y que en el momento de la descarga comenzaron a salir llamas de su cabeza.

"Problemas con la silla”. Lo mismo había ocurrido con el asesino Pedro Medina, quien fue sometido a esa forma de ejecución dos años antes. Tras la ejecución de Medina, el entonces fiscal general de Florida, Bob Butterworth, indicó que “quienes tengan la intención de cometer asesinatos mejor que no lo hagan en Florida porque tenemos problemas con la silla eléctrica”. No obstante, la pena de muerte está bajo una virtual moratoria en Estados Unidos desde septiembre del año pasado, cuando el Tribunal Supremo decidió considerar las alegaciones de dos condenados en el Estado de Kentucky, que alegan que la inyección letal es también un castigo inconstitucional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario