Pandemia

Bolsonaro manipula el parte diario oficial de Covid-19

La nueva información da números llamativamente bajos de nuevos casos y fallecidos. Brasil es el segundo país más afectado por el virus

Domingo 07 de Junio de 2020

Brasil, el segundo país más afectado por la pandemia de coronavirus en el mundo, anunció ayer un cambio de metodología para el conteo de contagios y muertes por la enfermedad con el objeto de evitar la "subnotificación". Pero el último balance oficial redujo considerablemente la cantidad de ambos rubros, lo que despertó críticas de la oposición.

En concreto, el último boletín recoge 164 muertes y 5.974 nuevos positivos, muy lejos de los 1.005 muertos y 30.830 nuevos casos de los que se informó el viernes a la noche y de los 1.492 decesos y 31.890 positivos de los que se dio cuenta el jueves. El presidente Jair Bolsonaro justificó las modificaciones, así como también la decisión de divulgar los reportes diarios sobre Covid-19 pasadas las 22, cuando ya terminó el informativo de TV Globo, el más visto del país. "El Ministerio de Salud adecuó la divulgación de los datos sobre casos y muertes relacionados a Covid-19" y "a lo largo del enfrentamiento a la enfermedad, la recolección de informaciones evolucionó con capacitación y servicios de laboratorio", afirmó Bolsonaro.La declaración del polémico mandatario se conoció un día después de que él mismo dijera que con la divulgación del boletín después de las 22 el noticiero de Globo, ya no sería más "TV Funeraria".

Con el cambio, la red Globo se ha visto obligada a interrumpir en cualquier momento la telenovela de las 21 para entrar con un flash informativo sobre el balance diario del coronavirus, que alcanza más de 645.000 casos confirmados y 35.000 muertes, según el registro que ahora se pretende dar de baja.

Globo se pronunció en un comunicado y afirmó que "el público sabrá juzgar si el gobierno actuaba bien antes o si lo hace ahora" y reiteró que a pesar de los cambios seguirá informando el balance independiente de la hora de su publicación oficial.

En los primeros días de la pandemia, el entonces ministro de Salud Luiz Henrique Mandetta, quien salió del cargo por diferencias con Bolsonaro, presentaba un balance a las 17, y en su ausencia lo reemplazaban uno o varios de los altos miembros del gabinete ministerial.

Después de la salida de Mandetta, su sustituto, Nelson Teich, quien renunció también al cargo, pasó a delegar las ruedas de prensa a cuadros más técnicos de la propia cartera y ya con el actual ministro, el general Eduardo Pazuello, la divulgación se limitó a publicaciones en internet a las 19. Ahora se hacen a las 22, y solo con los números diarios, no ya con el total acumulado.

El nuevo boletín además dejó de emitir algunos datos clave, y el sitio del Ministerio de Salud con las informaciones completas disponibles estuvo ayer fuera del aire hasta el anochecer.

La Asociación Brasileña de Prensa comunicó que "mientras el número de muertos y contaminados alcanza niveles récord en el país, devastando la vida de millares de brasileños, el gobierno de Jair Bolsonaro opta por dificultar el acceso a informaciones sobre el avance del virus".

Más temprano el secretario de Ciencia, Tecnología e Insumos Estratégicos, Carlos Wizard, declaró que "hubo muchas personas muriendo por otras causas y los gerentes públicos, por interés en tener un presupuesto más grande en sus municipios, en sus estados, pusieron a todos como infectados con Covid-19; estamos revisando estas muertes". Hasta el viernes, Brasil tenía 645.771 casos de la enfermedad, que había matado a 35.026 personas.

El presidente del Consejo Nacional de Secretarios de Salud (Conass), que reúne a los responsables del área de estados y municipios de todo el país, Alberto Beltrame, repudió con "vehemencia e indignación" las "declaraciones frívolas" de Wizard. Beltrame ve un intento "autoritario, insensible, inhumano y poco ético" de dar invisibilidad a los muertos por coronavirus. "No prosperará. Nosotros y la sociedad brasileña no los olvidaremos y tampoco lo hará la tragedia que está cayendo sobre la nación", añadió. Wizard dijo que el gobierno de Bolsonaro no tiene la intención de "desenterrar muertos" como forma de averiguar si las más de 35.000 muertes registradas oficialmente fueron por la enfermedad. "No pretendemos desenterrar gente muerta, no nos ocupamos de eso. Lo que pretendemos es revisar los criterios de estas muertes", dijo Wizard.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario