#YoEscribo / chicas y chicos que escriben

Los cuentos y cómics de Teo y la imaginación en papel

Teo tenía bocetadas dos ideas para presentarlas como cortos animados en el concurso del Festival de Cine Infantil "Ojo al Piojo".

Sábado 30 de Noviembre de 2019

Teo tenía bocetadas dos ideas para presentarlas como cortos animados en el concurso del Festival de Cine Infantil “Ojo al Piojo”. Pero como no llegó con los tiempos, su mamá le sugirió transformar esas historias en cuentos para el Concurso Municipal Infantil de Cuento. Así fue como Teo Degaetano (12 años) se entusiasmó con la idea y escribió El extraño viaje de Berto y La pequeña aventura de la zanahoria. Como él mismo se encarga de explicar, el primero “trata de un gato que viaja a través del tiempo y se puede tele transportar, que se oculta debajo de un sillón y puede pasar arriba de una mesa”. El otro texto —explica— es sobre una zanahoria que se cae de un canasto y va rodando hasta un pozo “donde se encuentra algo”, dejando el suspenso para no adelantar nada del final. El cuento de la zanahoria fue uno de los diez seleccionados y será publicado en la Colección Infantil de Cuento de la Editorial Municipal de Rosario (EMR). Los cuentos serán ilustrados por diferentes artistas.

A Teo le gusta también hacer cómics, pero lo que más lo entusiasma es comprobar que “la imaginación se puede escribir en una hoja de papel”. Sus cuentos Teo los leyó hace poco en la Biblioteca Popular Alberdi, ante un grupo de nenas y nenes del Jardín Puccio. “Al principio —confiesa— estaba muy nervioso y emocionado. Pero después cuando empecé a leer sentí que solo tenía que contarlos y ahí se me iba la ansiedad y los nervios”.

Embed

El extraño viaje de Berto

Berto es un gato, pero no cualquier gato, él es especial porque puede tele transportarse.

—¡¿Cómo?!

—¡¿Puede tele transportarse?!

—¡¿Y cómo lo hace?!-Te estarás preguntando y yo te voy a responder.

Lo que hace es meterse o esconderse debajo de una silla, atrás de una puerta o en cualquier lugar que se te ocurra y en un abrir y cerrar de ojos puede tele transportarse a otra parte, como adentro de un cajón o arriba de la lámpara. Pero no solo eso, sino que hay pasadizos secretos que pueden ser portales en las baldosas del piso o una puerta corrediza en uno de los almohadones del sillón, entre otras cosas. Un día Berto despertó con mucho hambre y sabía que había un paquete de galletitas de chocolate, pero estaba arriba de la mesa y para él era muy alto. Así que emprendió un largo viaje por su casa.

Teo Degaetano, 12 años.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario