Educación

Llega a las escuelas una obra para viajar junto a Belgrano

El libro de Agustín Alzari ilustrado por Malena Guerrero invita a conocer al prócer más allá de la creación de la bandera.

Sábado 17 de Julio de 2021

Con motivo de los 250 años del nacimiento del prócer, el 2020 vio nacer la obra literaria Los viajes de Belgrano, con textos de Agustín Alzari e ilustraciones de Malena Guerrero. Desde el año pasado el libro está disponible en su versión digital y ahora llega a las escuelas en su versión impresa. Una propuesta educativa para que chicos y grandes conozcan un poco mas sobre al vida del revolucionario.

Los viajes de Belgrano es el resultado del trabajo conjunto entre la Municipalidad de Rosario y la Universidad Nacional de Rosario (UNR), del que participaron profesionales del área de la investigación histórica, la literatura, las artes visuales, la edición y el diseño. Entre ellos Elsa Caula, Alejandro Eujanian, Ignacio Martínez, Irina Polastrelli, Marcela Ternavasio, Ana Wilde y José Sainz, como integrantes del Programa Argentina 200 años.

Manuel no se toma vacaciones

El libro narra los viajes de estudio y de combate de Don Manuel, su apego por la formación, los sacrificios asumidos en pos de un objetivo común y su compromiso en el campo de batalla. Una forma de contar, a través de sus recorridos por el mundo, la historia de vida de un revolucionario que aportó a la patria mucho más que la creación de la bandera argentina.

Agustín Alzari es licenciado en letras por la UNR y doctor en letras por la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). En diálogo con La Capital cuenta cómo fue el proceso colectivo de creación del libro en el que aportó desde la narrativa y al que define como “el resultado de un trabajo mancomunado y ampliamente dialogado, con el aporte de especialistas de distintas disciplinas que integraron el Programa Argentina 200 años”.

Para el escritor, la idea de narrar a Belgrano a través de sus viajes hace que la imagen del héroe se revista de otros intereses que van más allá de la creación de la enseña patria. De este modo, la obra enriquece y amplifica la figura del prócer y “complejiza su figura positivamente”, dice.

En Los viajes de Belgrano también puede verse una gran adaptación a la época y el foco puesto en el litoral. Para este logro, Alzari confirma que hubo un trabajo mano a mano con el equipo de historiadores. “Lo que están leyendo no parte de la libre imaginación de un escritor que busca hacer un texto entretenido, sino que es el resultado de un diálogo sistemático con un grupo de historiadores conocedores de la época”, explica.

"Es un libro sobre los viajes y la formación de un héroe. Contado desde Rosario, con historiadores, ilustradoras y editores rosarinos” "Es un libro sobre los viajes y la formación de un héroe. Contado desde Rosario, con historiadores, ilustradoras y editores rosarinos”

La obra no se priva de dejarle un mensaje al lector: “Aunque Belgrano viajó muchísimo no se tomó vacaciones”. La idea que especialmente tienen los chicos asociadas a los viajes remite al placer individual, mientras que en el caso de los viajes de Manuel tuvieron mucho mas que ver con resignar una posición individual en pos del bien común y en asumir compromisos que no contribuyeron a su riqueza personal.

En su narrativa, Alzari también destaca que Belgrano tuvo que ponerse a estudiar y aprender cosas que no sabía, “como para desmitificar esa idea de que el prócer arranca, sigue y muere en el bronce”, señala. Toma como ejemplo, cuando Belgrano volvió de España y emprendió su primer viaje de batalla a Paraguay, para el cual tuvo que aprender y estudiar. “Por eso es un libro sobre viajes y sobre la formación de un héroe”, apunta.

A pesar de reconocer que el tránsito por Rosario fue uno de los viajes mas breves de Belgrano, el libro sostiene que “por ser corto no fue menos significativo para la historia nacional y que todos los viajes importan”. Además, en el relato de este tránsito, la obra tiene la particularidad de ponerle el ojo a Rosario, a su población y a algunos de los personajes de aquella época que han trascendido en el tiempo, como Catalina, aquella joven que cosió el paño celeste y blanco. “Es un libro contado desde Rosario, con historiadores, historiadoras, ilustradoras y editores rosarinos”, señala el escritor.

En este proceso creativo, Alzari también sumó aprendizajes a través del trabajo con los y las historiadoras que están muy bien plasmados en su relato. “Por ejemplo —cuenta— aprendí la enorme disciplina que Belgrano generaba en sus hombres bajo la idea de que el militar debía acompañar a la población, no avasallar y ser respetuoso con quienes los habían recibido. Esa idea de no abusar de la autoridad lo constituye en un héroe, son detalles que configuran una figura ejemplar”.

77785752.jpg

Achicar la brecha

Los viajes de Belgrano fue publicado inicialmente en su versión digital, pero durante este año pudo concretarse su versión impresa bajo el patrocinio del Banco Municipal de Rosario, lo que permitió que miles de ejemplares comenzaran a distribuirse en las escuelas. Ya el pasado mes de junio el Museo de la Ciudad junto a autoridades municipales comenzaron a realizar la entrega del libro a distintas instituciones y referentes de la ciudad del ámbito educativo. Una acción que posibilita la accesibilidad al material didáctico y achica la brecha digital que afecta a chicos y chicas de muchos barrios.

Nicolás Charles, director del Museo de la Ciudad, cuenta a La Capital sobre este avance y los criterios de distribución: “Gracias al patrocinio del Banco Municipal pudimos imprimir 5 mil ejemplares del libro. Para la distribución de los mismos primará el criterio de llegar a escuelas públicas que presenten dificultades de accesibilidad digital en los seis distritos de nuestra ciudad, para alumnos y alumnas de 4º grado”.

Charles explica que la idea es achicar la brecha digital que se profundizó con la pandemia y que para el logro de ese objetivo pretenden llegar aproximadamente unas 35 escuelas representativas de los distintos barrios de la ciudad, así como también a centros de convivencia barrial y bibliotecas populares: “En este momento llevamos entregados unos 1500 libros y apuntamos a completar la entrega de los ejemplares al reinicio de las clases, después de las vacaciones de invierno. Ya entramos en contacto con las escuelas seleccionadas y estamos combinando la entrega con cada una. La idea es que cada alumno y alumna de 4º grado tenga su libro en mano y pueda compartirlo no solo en la escuela sino también con su familia”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario