Educación

Las escuelas que formaban a los obreros

Una muestra de trabajos realizada en la Escuela-fábrica Nº 40, hoy Técnica 468 de Rosario.

Sábado 14 de Julio de 2018

"Escuelas-fábricas orientan y capacitan a la juventud". El título es de la crónica publicada por LaCapital el 6 de enero de 1958. Si bien era pleno receso escolar de verano, la exposición fue realizada en los últimos días de 1957. Los protagonistas son estudiantes varones de la "Escuela-fábrica Nº 40", ubicada en 1º de Mayo 1059, hoy llamada Técnica 468 y más conocida como la ex Técnica 6. E la foto aparece un grupo de 2º año en una clase de tornería mecánica.

Cada cambio de nombre y número de estas escuelas marcan cambios en los planes de estudio. Lo que se mantenido —al menos en la escuela— es la idea de una formación pensada para el trabajo y en oficios.

"La adecuada preparación de los adolescentes, apenas terminado el ciclo de la educación primaria, a fin de orientarlos hacia actividades útiles y de dotarlos de conocimientos teóricos y prácticos que les permitan desenvolverse con éxito, especialmente en los campos que ofrece hoy la industria argentina en esta auspiciosa era de expansión y desarrollo intensivo y extensivo es la tarea que cumplen las escuelas-fábricas de la Nación, de acuerdo con la ley nacional de aprendizaje que lleva el Nº 12.921, de las que existen varias en nuestra ciudad", comienza este artículo y cita el ejemplo de la Escuela Nº 40, "antes de Artes y Oficios".

La escuela abría sus puertas a los chicos que egresaban del 6º grado, podían anotarse en estudios técnicos, cursando un ciclo básico de tres años "para iniciarse como aprendices calificados en fábricas y talleres" y a quienes se les ofrecía un título de expertos en determinada especialidad. El programa permitía que quienes al terminar la primaria "tienen la ineludible necesidad de trabajar, pueden concurrir a la llamada Escuela de Medio Turno" para aprender en uno y trabajar en otro. También ofrecían capacitaciones especiales para jóvenes y adultos que ya trabajaban.

Al momento de la crónica, la Escuela-fábrica Nº 40 contaba con una matrícula de 500 alumnos en los cursos diurnos y otros 400 en los nocturnos. Disponía de "una amplia dotación de máquinas, herramientas, instrumental y material a elaborarse, lo que permite una experimentación intensiva del futuro obrero especializado".

La nota cuenta que muchas de las herramientas de trabajo fueron construidas por los propios alumnos. También detalla que para ingresar a esta Escuela-fábrica, los aspirantes debían pasar por "un examen psicológico para conocer sus aptitudes manuales e intelectuales y cumplir luego con una tarea de orientación a fin de encaminarlo en su estudio...". Y se asegura que ese ingreso es el que adoptan "países europeos de larga experiencia industrial".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});