Educación

Canales educativos y una invitación a las infancias a "inventar el mundo"

La gerenta general de Encuentro y Pakapaka destaca las claves de la nueva programación que se lanza hoy.

Sábado 20 de Junio de 2020

Los canales Encuentro, Pakapaka y DeporTV, y la plataforma Contar, lanzan hoy su nueva programación 2020. En una vuelta de página a la gestión de Cambiemos, la apuesta es que las señales públicas vuelvan a recuperar su impronta educativa, tal como lo establece el artículo 102 de la ley de educación nacional, así como el vínculo con las escuelas y sus docentes. En el caso de Pakapaka, el lema para esta etapa es una invitación a “inventar el mundo”.

“Las nuevas programaciones de los canales buscan recuperar la relación entre los contenidos televisivos y multiplataformas con los procesos de enseñanza en las aulas, con una estética renovada, un sentido federal y una identidad recuperada”, anticipan desde la gestión encabezada por Jésica Tritten. Docente, periodista y productora de televisión, Tritten fue parte del núcleo fundador de Canal Encuentro y su primera directora de contenidos. En diálogo con La Capital, destaca el trabajo realizado durante la pandemia desde Seguimos Educando —con catorce horas diarias de televisión con contenidos pedagógicos— y dice que es clave potenciar el trabajo de recuperar en los canales la voz y la mirada de las infancias. Además celebra la vuelta de Zamba con nuevos capítulos. “Zamba había dejado de estar en las pantallas pero nunca dejo de estar en las aulas”, dice Tritten. En el Día de la Bandera, hoy Pakapaka estrena un especial con “La asombrosa excursión de Zamba a la vida de Manuel Belgrano”. Un nuevo ciclo de Darío Sztajnszrajber, microprogramas sobre Liliana Bodoc y una serie de documentales serán parte de la nueva programación de los canales.

“Canal Encuentro se destacó no sólo por sus contenidos sino también por la innovación en los formatos televisivos. Una propuesta que fue muy innovadora en su momento, al mezclar el lenguaje del cine con el de la televisión. Y en esta nueva etapa también nuestro compromiso es a seguir innovando y buscar nuevos formatos”, apunta Tritten. Por su parte, en Pakapaka —primera señal infantil pública y gratuita del país— el relanzamiento coincide con los diez años del canal, cuyo lema para este 2020 es “inventar el mundo”: “Lo que queremos proponer —dice— son elementos para que chicos y chicas puedan construir sus mundos y que ellos no sean narrados por los adultos”.

—Cuando asumió en la gestión era otro el panorama y la pandemia modificó la agenda. ¿Cómo está pensado el lanzamiento en esta coyuntura?

—Tal como decís, al principio teníamos un esquema de lanzamiento que la pandemia, y sobre todo el aislamiento con la suspensión de las clases presenciales, nos reconfiguró toda la programación. Pero es algo que para nosotros fue muy “positivo”, entre comillas, porque los canales habían dejado de pertenecer a la órbita del Ministerio de Educación y nosotros cuando asumimos les devolvimos la razón de ser de las señales, creadas y reconocidas bajo la ley de educación nacional. Tuvimos que reparar esa cuestión que no es solo institucional, porque históricamente los canales trabajaban los contenidos con los equipos técnicos del Ministerio de Educación y volvimos a eso. Ni hablar con Seguimos Educando, que son 14 horas diarias de contenidos educativos. Y en este año de Belgrano —al cumplirse 250 años de su nacimiento y 200 de su muerte— Zamba regresa en Pakapaka con un capítulo para abordar la efeméride, yendo hacia la infancia de Belgrano justamente para contar un poco su vida y formación. En el caso de Encuentro hay un especial que abordarmos desde la animación y después sí temáticas generales que estuvimos trabajando con el Ministerio de Educación, como la promoción de la lectura y cuestiones vinculadas a perspectivas de género.

—Hay también un cambio en la imagen de los canales.

—El cambio tiene un sentido conceptual y editorial. Como vuelven bajo esta ejida educativa recuperaron cuestiones vinculadas a su imagen institucional. En el caso de Encuentro volvió el pizarrón actualizado con las dos E que se encuentran y con muchos elementos del aula y de la educación pública que queríamos destacar.

Nos parecía importante que los contenidos vuelvan a discutirse con una perspectiva educativa y con lo equipos técnicos del Ministerio"

—Es decir que más allá del Seguimos Educando, la idea es recuperar ese vínculo originario con el sistema educativo.

—Sí, originario y vigente, porque la ley de educación nacional está vigente. Además el Ministerio de Educación forma parte del directorio, como lo era históricamente. Esto nos parecía que era una de las cosas principales a reparar, que los contenidos vuelvan a discutirse con una perspectiva educativa y con los equipos del Ministerio que tienen a su cargo el diálogo con las aulas de todo el país.

tritten.jpg

—En Pakapaka hay una invitación constante a los chicos y chicas a crear y ser protagonistas. Y ahora el lema es “inventar el mundo”. ¿De qué se trata?

—En el relanzamiento de Pakapaka hay un nuevo lema que es “inventar el mundo”. Con eso lo que queremos proponer son elementos para que los chicos y las chicas puedan construir sus mundos. A nosotros nos ha interesado siempre su voz, eso en Pakapaka es fundamental. Ahí no son narrados por adultos, sino que la narración es la de ellas y ellos. En Pakapaka siempre hablamos de infancias y no de una sola infancia, y para nosotros las chicas y los chicos son sujetos de derechos que tienen mucho para decir y aportar a este mundo que habitan. Por eso nos interesaba mucho que el lema de Pakapaka estuviera vinculado a esta razón de ser editorial.

Embed

—Al comienzo de su gestión el ministro Nicolás Trotta habló del desafío de “federalizar el sistema”. ¿Cómo se verá reflejado eso en la programación?

—Sí, eso nos interesa mucho. En el caso emblemático de Zamba es la primera vez que hay un niño que es de Formosa, pero también es escuchar las tonadas y diferentes formas en las que viven los chicos de nuestro país. Va a haber bastante de esa impronta. Durante la pandemia nos han mandado muchos relatos sobre cómo están viviendo esta situación tan particular y los estamos animando. Para nosotros es fundamental esto de federalizar desde lo que se cuenta y también desde la propia voz de los chicos y las chicas.

—A tres meses del inicio de la cuarentena, ¿qué balance hacen de lo hecho desde los canales?

—Para nosotros es fundamental que hayan vuelto a formar parte de una propuesta y del radar de los maestros y de las maestras. En estos cuatro años que han pasado, cuando habían salido de la órbita del Ministerio de Educación de la Nación, los canales sufrieron un desguace muy grande tanto de trabajadores como de la propia forma de producir. Y siempre reconocimos que los maestros y las maestras habían mantenido vivas a las señales. Eso nos parece importantísimo, que en estos meses de aislamiento y suspensión de clases presenciales los maestros hayan entendido rápidamente que los canales tienen esta función y pudimos hacer una propuesta acorde a la urgencia y a las necesidades. Que haya vuelto este ida y vuelta y el diálogo con las escuelas, que tanto trabajan con los contenidos. Incluso con sus sugerencias que nos hacían llegar.

Al igual que Pakapaka, Zamba cumple diez años y había dejado de estar en las pantallas, pero nunca dejó de estar en las aulas"

—En septiembre se cumplen diez años de Pakapaka ¿Qué desafíos tienen por delante?

—Me parece que lo que nosotros pudimos proponer desde el nacimiento de Pakapaka, que es concebir a las infancias como sujetos de derechos, es algo que tenemos que seguir reforzando. Pakapaka volvió a estar en la grilla de todos los cables también porque es importante que haya una narrativa desde y para las infancias. Tenemos un compromiso con las infancias de todas nuestras provincias. Por eso el lema de “inventar el mundo” significa también volver a darle voz a esas voces que habían dejado de estar en la pantalla, por haberse dejado de producir material y también por haber dejado de dialogar con las maestras, que es fundamental para nosotros. Estamos celebrando este reencuentro con el mundo de la educación pero también con el de la invención y de los diferentes mundos que habitan las infancias argentinas.

—¿Es imposible pensar entonces las propuestas de Pakapaka sin el diálogo con las escuelas?

—Absolutamente. Además porque también es un lugar de los chicos. El aula es el lugar obligatorio por ley de los chicos y nosotros tenemos que acompañar y formar parte de esos mundos que ellos están habitando. Era una locura y una desidia que Pakapaka hubiera dejado de formar parte de la propuesta educativa. Eso lo repararon rápidamente las maestras, que siguieron usando todos los contenidos. Zamba también cumple diez años y había dejado de estar en las pantallas, pero nunca dejó de estar en las aulas y en los contenidos que eran enviados por las maestras. Por eso este sábado, con la nueva aventura de Zamba con Belgrano, volvemos a tener otras formas de encontrar y mirar la historia, con esa forma tan amena que tiene el personaje. Zamba es una marca de la infancia argentina y además de estar presente en las aulas tuvo mucha presencia en los últimos años en las redes sociales. Por eso también estamos trabajando muy fuerte en ese lugar donde los chicos se encuentran mucho y están todo el tiempo buscando junto a sus padres y docentes.

>> Leer más: Una grilla con estrenos y la apuesta a recuperar la identidad

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario