Edición Impresa

Vilma y la celebración del mañana

El pasado 17 de septiembre se llevó a cabo un acto en la Escuela de Enseñanza Media Nº 439 (Ex Nacional Nº 2) de la ciudad de San Lorenzo, donde se designó a la sala de profesores con el nombre de Vilma Santamaría de Bielmann,

Domingo 21 de Septiembre de 2014

El pasado 17 de septiembre se llevó a cabo un acto en la Escuela de Enseñanza Media Nº 439 (Ex Nacional Nº 2) de la ciudad de San Lorenzo, donde se designó a la sala de profesores con el nombre de Vilma Santamaría de Bielmann, quien ocupara la dirección de esa institución educativa. Desarrollado el acto nos dirigimos a descubrir la placa junto familiares, cuerpo docente, alumnos y ex alumnos. Cuando caminábamos por esos anchos pasillos del actual edificio emplazado sobre calle Eva Perón me fue inevitable mirar para atrás y recordar el angosto pasillo de ingreso del edificio del ex Nacional Nº 2 emplazado sobre calle Belgrano. Fue como esos juegos que hace la mente, donde un segundo se transformaba en una eternidad, el aire se volvía impenetrable, lo esencial se imponía sobre lo accesorio, lo fundamental sobre lo transitorio y un sinnúmero de pensamientos, y los recuerdos se agitaban hasta que todos ellos convergían en el legado y la magnitud de esa gran mujer. Recuerdo aquella vieja casa sobre calle Belgrano donde todo teníamos que cuidar y valorar, porque para aquel entonces era lo poco que teníamos. Donde en el izamiento de la bandera, había divisiones que nos quedábamos en nuestras aulas porque todos no entrábamos en el patio de dicho establecimiento. Y ella estaba allí, casi sin que nos diéramos cuenta, conduciéndolo todo con una inmensa capacidad y un cálido amor, tratándonos como a sus hijos, que en parte lo somos. Pero fue más allá, tuvo una capacidad enorme que pocos tienen, vio el mañana, divisó el futuro. Comprendió la necesidad de un nuevo edificio. Y fue más allá, llevó a cabo su proyecto. Cuando llegó a la encrucijada de su vida, eligió la vida. Con la valentía de un gladiador se paró frente a sus proyectos y les dijo que ellos eran irrenunciables y que ningún impedimento natural la iba a detener, y les aseguro, no la detuvieron. Los alumnos de hoy, que no conocieron a aquella gran mujer, deben saberlo. El edificio que hoy es su escuela se debe a esta gran mujer, y es más que ello, es la bandera de un sueño llevada a la victoria que sólo se anima a realizar una persona con valores inquebrantables. Este es el gran legado que nos dejó Vilma, su capacidad de hacer la cosas con y por amor, con y por el otro, de llevar adelante los proyectos sin importar cuánto tiempo lleven, de imponerse ante la adversidad, de aportar al conjunto sin egoísmos y sin esperar nada a cambio. De entender que la educación nos hará libres, de no discriminar por razones políticas, étnicas, sociales ni religiosas porque todos éramos bien recibidos y contenidos. Veía en el acto a su familia que tanto aprecio, y a sus dos nietos. Quizás, estos últimos, sean el disparador de esta carta. Saber del fuego sagrado con que están forjados. Ahí está la historia. Algún día querrán buscarla. Estas humildes letras quizá sirvan de algo. No es un recuerdo estéril, ni un mirar atrás, el nombre de esta gran mujer, Vilma Santamaría de Bielmann es la celebración del mañana que vive en su legado.

Eduardo Aguirre Guarochena
ex alumno, Nacional Nº 2


Solamente para algunos

Recientemente, estuvo la presidente, supuestamente, inaugurando obras en Formosa. La homenajearon declarándola huésped de honor, en la provincia más pobre del país. Se la vio eufórica acompañada por el gobernador; saludando y bailando al compás de los cánticos de la tropa presente en cuanto acto se realiza para disimular la alicaída figura presidencial. Sin embargo, parecería que la mandataria no recordó que tenía una muy buena oportunidad para dirigir una mirada o pensamiento a la inmensa pobreza infantil del lugar. Como es su costumbre, fabrica pobres y luego los ignora. Sería bueno que se deje de mencionar “la presidente de los 40 millones de argentinos”. Sólo gobierna para su entorno y la muchachada camporista.

Alejandra Pérez Ortega
alejandra_perezortega@yahoo.com.ar
DNI 10.115.142 - Tucumán

Presidenciables tras las rejas

Puede ser que cada candidato a presidente tenga un plan de gobierno distinto al otro, son gestiones personalistas donde cada uno elige la mejor manera de beneficiar a sus acólitos, sin tener en cuenta que la sociedad está integrada por diversos actores que pueden o no tener empatía con los gobiernos de turno. Puede ser que en esa gestión se la pasen emparchando su tarea de gobierno y se desvíe sin consecuencias de los objetivos prometidos sin mayores reclamos de la sociedad, sólo quejarnos y quejarnos. Es cierto que habría que cambiar algunos artículos de la Constitución, debería haber una comisión integrada por notables que hagan un control de gestión y dictaminen en consecuencia. Está visto que con la actual conducción vivimos emparchando una gestión increíblemente torpe. Lo curioso es que no tenemos un máster plan como país, vivimos improvisando, somos irredimibles e imprevisibles, tenemos un travestismo increíble. Ahora nos llenan de promesas y mentiras individuos que deberían estar tras las rejas.

Roberto Rubén Sánchez
DNI 8.634.022

Negligencia e impericia colosal

La función esencial del Estado es brindar seguridad y justicia a sus habitantes. Para financiar esos objetivos les cobra impuestos. Pero cuando el Estado no cumple sus fines es natural que los ciudadanos se sientan relevados moralmente de pagar los impuestos, no sólo porque no perciben la contraprestación correspondiente sino porque además tienen que suplir al Estado en su defensa gastando en alarmas, rejas y otros elementos de seguridad. Hace tiempo escribí que la seguridad es como una mesa cuya estabilidad depende de cuatro patas: la legislación, la policía, la Justicia y el servicio penitenciario. Falla cualquiera de esos factores y no tenemos seguridad, y ni hablar si son varios los factores fallidos. Pero nuestros gobernantes por demagogía o ideología equivocada son totalmente incapaces de justificar sus puestos. Sólo atinan a llenarse la boca con los nuevos dogmas: inclusión y no discriminación. Es evidente que hay que modificar la ley de ejecución penal, que con su sistema de salidas anticipadas, prisiones domiciliarias (no fiscalizadas) libertad condicional, entre otras, provoca que muchos delicuentes en vez de cumplir sus condenas sigan deliquiendo. Es notorio que debe legislarse un sistema integral de responsabilidad penal para los menores delicuentes que no obstante su escasa edad son perfectamente conscientes de lo que está bien y lo que está mal, y de la maldad de sus acciones. Pero no conozco que ningún gobernante o político propugne iniciativas en tal sentido. Es absurdo que un delincuente detenido in fraganti o imputado de delitos graves con pruebas serias mientras dure su lento proceso esté en libertad a cambio de dar fianza simbólica, meramente juratoria, en vez de real. Pero parece que nuestros gobernantes canjean menos presos por menos gastos en cárceles, y penitenciarios y nuestros jueces tienen pánico de ser etiquetados de duros, todo a costa de nuestra seguridad. Es verdad que mejorando la educación, disminuyendo la pobreza y la desigualdad la delincuencia disminuirá, pero no totalmente, y lograr esas mejoras no es seguro de obtenerlo y sobre todo será un proceso lento. ¿Y mientras tanto? Nuestra provincia, pese al tiempo transcurrido desde el escándalo de “los Monos” y la intervención de la Gendarmería el gobierno, ha sido incapaz de regenerar y de equipar a la policía. ¿Cómo es posible que pese al reclamo generalizado e innumerables denuncias no se advierte una efectiva presencia policial en las calles, es común que las comisarías carezcan de móviles operativos y de suficiente personal? Y reitero que las sospechas de corrupción policial son innumerables .Y no hablemos de la inexistencia de inteligencia preventiva mediante agentes de civil tipo “pérsico”. Es archisabido que innumerables delitos con secuelas de muertes y dolor son provocados por delincuentes que provienen o se refugian en villas situadas en lugares estratégicos, como ser en proximidades del parque Urquiza, en el acceso sur, en la Circunvalación, especialmente en el ingreso a la autopista a Córdoba. Y no hablemos de los asentamientos a la vera de las vías ferroviarias desde los cuales se robaron la carga de numerosos convoyes. ¿Cómo es posible que las autoridades no refuercen con patrullas permanentes esos puntos neurálgicos y que no realicen una campaña planificada para erradicar esas villas de esos lugares? ¿Indiferencia, desinterés, ceguera, fanatismo, ineficacia, impericia o negligencia criminal?

Raúl Miguel Ghione
DNI 6.033.754

Sobre el trabajo infantil

La semana pasada en ocasión de cenar en un restobar de avenida Pellegrini, entró una niña de unos seis años a vender flores, a lo que respondí que no. Pensé inmediatamente si estaba haciendo lo correcto, y me di cuenta que sí lo era, porque así no contribuí con sus adultos responsables como padres a darle dinero a un niño que está trabajando, cuando la infancia es una etapa de la vida en absoluto crecimiento y desarrollo físico y mental. Pensé también que esa niña debería estar a esas horas haciendo su tarea escolar, bañándose y esperando la cena o simplemente jugando.Un niño es un adulto en potencia que sólo debe tener en su agenda jugar y aprender, desarrollarse para su futuro, poniendo su imaginación en esas dos funciones primordialmente, el juego y el aprendizaje escolar van de la mano. La mente en la infancia es una caja de resonancia de todo lo que el niño vive a diario, y los padres son los adultos responsables de ello, proporcionando a su hijo sacarlo de toda responsabilidad adulta y sólo cerrándolo en una caja de protección, con esto quiero decir que debemos velar para que sea sólo eso, un niño que tenga todo su caudal emocional puesto en el juego que lo hará crecer mental y emocionalmente. Si nos planteamos el trabajo infantil como una forma de violencia estamos analizando que lo es, de manera que se violentan todas sus realidades diarias, el trabajo es patrimonio exclusivo de la edad adulta, mandar a los chicos a la escuela es el camino de la libertad de mañana en la que por forjarse una profesión u oficio le abrirá el camino de la subsistencia y el desarrollo pleno de la adultez, con la satisfacción y la dignidad que da el trabajo cuando lo ejercemos a diario.

Patricia Ammaturo

Cunetas abandonadas

Somos alumnos de 6º grado de la Escuela Nº 236 Estanislao Zeballos de Villa Mugueta, y estamos preocupados porque en la calle República de Croacia, que se encuentra en las afueras del pueblo, hay una cuneta muy, pero muy profunda, y es peligrosa, tanto para los chicos como para los grandes. Cuando llueve empeora porque se desborda y hay mucho barro. Les pedimos a las autoridades que coloquen algunas rejas o algo para solucionar el problema. Esperamos que nuestro reclamo sea escuchado.

Norberto Ariel Chariano
DNI 43.115.921 y
Noel Rolandi
DNI 44.339.794

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario