Edición Impresa

Vettel ya los sobra a todos

El de Red Bull va rumbo al tetracampeonato, ganó en Corea y en pista humilló a sus rivales

Lunes 07 de Octubre de 2013

El mensaje de su box llega nítido: "Cuida las gomas, cuida las gomas". Pero como ya pasó en otras ocasiones, Sebastian Vettel responde con dos récord de vuelta consecutivos en el mismo final de la carrera. ¿Entonces? ¿Desobediencia? ¿Código secreto equipo-piloto? Sea lo que sea, trae aparejada la humillación final sobre sus rivales, la muestra cabal de la omnipotencia del alemán y de Red Bull, sin oponentes a la vista, con un dominio insultante de la Fórmula 1 que la hace más sombría, menos espectacular, predecible. En Corea, el alemán volvió a dejar en claro que llegará al tetra, que Michael Schumacher puede empezar a preocuparse para proteger sus siete títulos mundiales.

Largó en punta. Así llegó a la bandera a cuadros. La diferencia con el segundo, un brillante Kimi Raikkonen, fue de apenas algo más de 4 segundos. Pareció que así se lo propuso Vettel. Esos giros rápidos finales así parecieron demostrarlo también.

Atrás, todo el mundo se devanó los sesos en un claro segundo plano. Y siempre es bueno que alguien que no es tenido muy en cuenta aparezca, como Nico Hulkenberg con un Sauber-Ferrari sorprendente para aguantar a todos: especialmente a Lewis Hamilton y Fernando Alonso, resignados a lo inevitable.

A Mark Webber se le incendia el auto. En Singapur también se mancó y en la última vuelta. Ni la mala suerte que persigue a su compañero lo toca. Imperturbable, Vettel hasta chicaneó el viernes diciendo que mientras otros prefieren ir a la pileta del hotel los viernes, él y su equipo están trabajando en el box.

Los relaja. Afuera y, sobre todo, adentro de la pista. Será un gran campeón. De hecho, lo es. Para él, Red Bull y sus seguidores, brillante. Para los que añoran otro tipo de Fórmula Uno, un verdadero opio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario