Edición Impresa

Una nave rusa puso en el espacio ratones, lagartos y caracoles para experimento

La cápsula entró en órbita. Los animales mostrarán las consecuencias de la ingravidez para un eventual vuelo a Marte. "Una verdadera arca de Noé", dijeron desde el país.

Sábado 20 de Abril de 2013

Una nave rusa Soyuz despegó ayer del cosmódromo de Baikonur, en el centro de Rusia, con ratones, lagartos y caracoles a bordo para realizar experiencias científicas durante un mes en órbita, con vistas a un eventual futuro vuelo a Marte.

"Es una verdadera arca de Noé", comentaron los medios de comunicación de ese país.

A bordo de la cápsula espacial Bion-M viajan 45 ratones, ocho pequeños roedores de Mongolia, 15 lagartos, 20 caracoles y otros organismos vivos.

Horas después del lanzamiento, las autoridades informaron que la cápsula Bion-M fue colocada con éxito en la órbita prevista. "El aparato espacial se ha separado del tercer escalón del cohete portador", informaron fuentes de la agencia espacial Roscosmos a los periodistas.

Desde 2010 Rusia había aplazado en varias ocasiones el lanzamiento de la Bion-M por motivos técnicos.

Los animales viajan en compartimentos separados bajo vigilancia y permanecerán en órbita un mes. Regresarán a la Tierra el 18 de mayo para que los científicos puedan estudiar las consecuencias de su estancia en el espacio.

"Se trata de determinar hasta qué punto nuestro organismo se adapta a las condiciones de ingravidez y comprender lo que hay que hacer para garantizar la supervivencia en vuelos muy largos", afirmó el director del programa del centro espacial ruso, Valéri Abrashkin, a la radio pública.

La televisión mostró varios compartimentos con puertas acristaladas, en las que se hallaban los roedores.

"No sabemos como la ingravidez puede afectar el comportamiento de los ratones. Quizás van a pelearse por la comida, los estaremos observando", declaró a la agencia Interfax otro responsable del programa, Evgueni Ilin, del instituto de problemas biomédicos de la Academia de Ciencias rusa.

Una fuente del cosmódromo de Baikonur afirmó el jueves a la agencia que parte de los ratones habían sido reemplazados tras una pelea que causó la muerte de uno de los animales.

"Estamos enviando al espacio machos, que son agresivos y que pueden estar sometidos a stress", dijo esta fuente.

Los roedores son identificados por un chip electrónico implantado en su piel.

El científico Evgueni Ilin afirmó también que otros ratones del mismo grupo, que se quedarán en tierra, serán sometidos a una eutanasia dos días después del despegue del Soyuz, para efectuar análisis de sus tejidos lo que permitirá compararlos con los de sus congéneres que viajaron al espacio, una vez que retornen a tierra.

El instituto científico encargado de la misión también indicó que enviaba al espacio huevos de pescado, microorganismos, granos y plantas, para estudiar los efectos de la ingravidez sobre su evolución.

La nave Bion-M prevé aterrizar el 18 de mayo, al igual y coordinadamente con una cápsula de retorno con cosmonautas humanos, en la región rusa de Orenburgo (en los Urales).

Antecedentes. Las anteriores experiencias de este tipo se hicieron con monos, afirmó la televisión rusa que mostró imágenes en blanco y negro de estos primates utilizados para preparar las misiones humanas a bordo de la estación soviética Mir y luego en la Estación Espacial Internacional (ISS).

La primera experiencia soviética de este tipo con un animal se hizo con la perra Laika en 1957, recordada misión que precedió el primer vuelo de un hombre al espacio, el de Yuri Gagarin en 1961.

La perra murió al cabo de unas horas en el espacio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS