Edición Impresa

Una comedia para ver la trama menos amable de la civilización

"El nombre", basado en una exitosa obra francesa, actualmente en cartel en Buenos Aires, se estrena mañana. El filme tiene como punto de partida una reunión de amigos en la que la elección del nombre de un niño genera el caos.  

Miércoles 24 de Abril de 2013

Amigos que atraviesan la cuarta década, de clase media, satisfechos con sus vidas y sus profesiones; correctos, cultos, inteligentes e ingeniosos. Pero de pronto, sin muchas explicaciones, todo ese andamiaje civilizado se estremece y deja salir lo peor de cada uno. Ese es, en parte, el punto de partida de "El nombre", el filme francés que se estrena mañana.

La película fue candidata al César, el máximo premio del cine galo equivalente al Oscar, y actualmente el actor Arturo Puig dirige la versión teatral en Buenos Aires en una puesta que marcó su debut como director (ver recuadro).

Los protagonistas son Vincent, de cuarenta años y triunfador que será padre por primera vez. Invitado a cenar a la casa de Elisabeth y Pierre, su hermana y su marido, se encuentra con Claude, un amigo de la infancia. Mientras Vincent espera a Anna, su joven esposa, los demás le hacen preguntas sobre su próxima paternidad. Pero cuando le preguntan si ya ha elegido un nombre para el niño, su respuesta sume a la familia en un caos.

Los directores son Alexandre de La Patellière y Matthieu Delaporte, autores del texto que se estrenó en París, y el elenco es el mismo que interpretó a este grupo muy civilizado cuya compostura se pierde a partir de una discusión trivial.

El elenco que llegó a la pantalla grande, por lo tanto, tenía una sólida experiencia en el desarrollo de estos personajes ya que la obra fue uno de los éxitos de la temporada teatral francesa de 2010.

Según explicó De la Patellière, repetir el elenco fue beneficioso para el texto y para la adaptación. "El placer de trabajar a diario con actores es poder redescubrirlos constantemente. De esta manera estoy seguro que es posible sacarles el máximo de su potencial y transformar los registros habituales mostrando las facetas menos previsibles, tanto del intérprete como del personaje", aseguró.

Más de 250 representaciones acreditaban el buen recibimiento de esta obra en la cartelera teatral francesa. Para su adaptación, los realizadores y autores apostaron por la máxima fidelidad al original y descartaron la posibilidad de añadir flashbacks o subtramas.

Por el contrario, la decisión estuvo dirigida a potenciar la esencia del texto. De acuerdo a Delaporte, la pieza puede estar influenciada por la comedia clásica americana e italiana, pero muchas veces de forma inconsciente. "Hay quien inclusive nos ha dicho que nuestra obra le recuerda a «La cena de los tontos»", señaló el director.

De hecho "La cena de los tontos" fue una comedia dirigida y escrita también para el teatro y luego llevada al cine por Francis Veber. Allí se ponía el foco en las sombras que proyectan los prejuicios, la corrección política y su contracara. Lo hacía a través de un grupo de amigos que un día a la semana se reúne a comer y que llevan a cabo una curiosa competencia: quién lleva el invitado más tonto por pura diversión, aunque siempre de manera solapada y conservando las maneras. En 1998 y con un elenco desconocido fuera de Francia, ganó tres César y tuvo distribución internacional.

Algo similar ocurría en "Un dios salvaje" y, de alguna manera, se repetía en "Art", ambas de Yazmina Reza, en las que se deja al descubierto la trama oculta de las conductas civilizadas. En el primer caso eran dos matrimonios que se reúnen para hablar de la pelea que tuvieron sus hijos en un parque. Pero el encuentro se complicará hasta límites insospechados. Originalmente una obra de teatro, tuvo una versión en cine de Roman Polanski con un elenco estelar integrado por Kate Winslet, Christoph Waltz, Jodie Foster y John C. Reilly.

En "Art", de cierto modo, sobrevuela la idea de "La cena de los tontos". El conflicto en "Art" se desencadena a partir de un cuadro en blanco y lo dispara la opinión del personaje menos interesado e informado sobre arte. En Argentina tuvo una exitosa versión teatral con Ricardo Darín y Germán Palacios, quien ahora protagoniza la obra que dirige Puig y cuya versión en cine podrá verse a partir de mañana en los cines rosarinos.

La exitosa puesta de Puig

Después de treinta años de una respetada carrera como actor, Arturo Puig debutó como director con la versión teatral de “Le Prenom” (en francés, en Buenos Aires). El elenco (foto izquierda) está formado por Jorgelina Aruzzi, Mercedes Funes, Carlos Belloso, Germán Palacios y Peto Menahem. La pieza está cumpliendo una exitosa temporada en el Multiteatro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS