Edición Impresa

Recuerdo y homenaje al creador de una estirpe de músicos del Litoral

Noche de chamamé en el Anfiteatro Municipal "Humberto De Nito". Monchito, Ruli, Mauri y Simón Merlo presentan una nueva versión de "El Rancho de Ramón Merlo" junto a Rudi y Nini Flores.  

Sábado 23 de Febrero de 2013

Rosario comienza a asumir al chamamé como uno un ritmo propio. Prueba de ello es el lanzamiento de "El Rancho de Ramón Merlo", disco grabado en 1973 por uno de los grandes luchadores de la música del Litoral en la ciudad, que acaba de lanzar la Editorial Municipal. El disco restaurado por Iván Tarabelli se presentará hoy, a las 21, en el Anfiteatro Municipal Humberto De Nito con las actuaciones del conjunto de Monchito Merlo con los aportes de Ruli, Mauri y Simón Merlo, homenajeando al músico entrerriano con un espectáculo que los rosarinos compartirán con el dúo correntino de Rudi y Nini Flores.

Durante largos años la música litoraleña se refugió en los escenarios de la zona sur de Rosario donde se asentaron los entrerrianos y correntinos que llegaron a la ciudad para sumar sus mano de obra a la industria de la carne, fundamentalmente. Hasta que por la fuerza de la persistencia que mantiene a las genuinas manifestaciones populares, el agua horadó la piedra y la labor de los grandes chamameceros que tuvieron en Rosario su rampa de despegue nacional fue reconocida.

Desde El Cañonazo, aquel célebre boliche que en 1963 fundó Ramón Merlo en Pueblo Nuevo —donde luego organizó bailantas el correntino Tarragó Ros— hasta el nuevo domicilio de Rodríguez 5635, que le cediera Emilio Chamorro y donde surgió El Rancho de Ramón Merlo, el músico nacido en Tacuara Yacaré, Entre Ríos, se convirtió en defensor principal del baluarte chamamecero de Rosario. La historia muestra a Rosario como el paso obligado para los músicos del Litoral que aspiraban a llegar a las grandes empresas discográficas establecidas en Buenos Aires.

En Rosario vivieron Emilio Chamorro, Tarragó Ros y su hijo Antonio, y por el rancho pasaron los máximos exponentes del género como Isaco Abitbol, Tránsito Cocomarola, Mario Millán Medina, Ramona Galarza, Los Hermanos Cena y Raúl Barboza, entre otros.

Recuerdo de familia. "Mi papá entendió al provinciano que llegaba a Rosario porque tenía un programa en LT8 donde hablaba de ellos, de su música y sus costumbres. Todos los grandes del género chamamecero pasaban por la radio y esta grabación que se reedita contiene la cortina del programa que también se emitió por LT2 y LT3 y en FM, hasta que papá murió. Por aquellos programas pasaron muchísimops artistas como Los Hermanos Barrios, Damasio Esquivel y Roberto Galarza", reveló Ruli Merlo en un diálogo que mantuvo con Escenario.

"La carrera de mi papá hizo historia en el rancho y en la radio: los jueves estaba Emilio Chamorro, después había cine, folclore, tango y chamamé. La historia de mi papá fue la de un peleador, porque Rosario lo reconoció y lo nombró Ciudadano Ilustre. También lo reconocieron en la Nación", evocó.

"Siempre estuve a su lado y me contó su historia —indicó Ruli que fue el contrabajista del conjunto de Ramón—. Hay que destacar la astucia de él y de Tarragó Ros: los dos eran rápidos para detectar el sentimiento del paisano y trabajaron mucho en las composiciones en tono menor, porque en Entre Ríos se usa mucho".

Hay ejemplos como los temas "El rancho" y "Mamá Encarnación", ilustró el músico que integra la estirpe de músicos que inició Ramón y que continúa con sus hijos Mauro, Ruli y Monchito, y su nieto Simón.

"En el espectáculo de esta noche vamos a estar en el escenario con Mauro y Monchito, mis hermanos; y con mi sobrino Simón, hijo de Moncho, junto a los músicos", anticipó Ruli.

Monchito Merlo, hijo del legendario Ramón, se convirtió en un exitoso músico desde su debut a los 15 años. "A esa edad grabé mi primer disco y ya llevo 44 grabaciones", dijo el artista. "Hoy, a los 59 años, puedo decir que dediqué mi vida a la música con la que obtuve muchas satisfacciones. Además la profesión me permitió recorrer escenarios de Brasil, Canadá y Estados Unidos, y vinieron de Alemania a filmar una película sobre mi vida. También tuve la satisfacción de ser reconocido por músicos de la ciudad y Fito (Páez) me invitó a tocar con él en el Monumento Nacional a la Bandera", enumeró el artista.

La estirpe Merlo promete perpetuarse en nuevos valores de la familia. Hoy Monchito es un músico consagrado: "Tenemos una agenda completa para el año y estamos programando para el que viene. Por otro lado Simón, mi hijo, y Mauri, mi hermanito, hicieron 32 presentaciones en febrero en Santiago del Estero", remarcó Monchito con orgullo.

"Este homenaje a mi padre sólo me impulsa a expresar un gran agradecimiento de toda mi familia. El trabajo cultural que hizo mi padre fue muy importante y la reedición de este disco lo homenajea con justicia. No tenemos demasiadas oportunidades de tocar en Rosario ya que, por suerte, tenemos mucho trabajo afuera. El trabajo de mi papá dio frutos porque hoy hay muchísimos niños que estudian bandoneón y acordeón, y Rosario es la segunda cuna del chamamé por donde pasaron Tránsito Cocomarola, Ernesto Montiel, Isaco Abitbol, Tarragó Ros y muchísimos artistas más", concluyó Monchito.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS