Edición Impresa

Recordando a Sarmiento

El 11 de septiembre no fue recordado Domingo F. Sarmiento como merecía. El último domingo me sentí reconfortado porque un lector en esta sección lo ha recordado a través de un gran pensador como José Ingenieros en su libro “El hombre...

Jueves 18 de Septiembre de 2014

El 11 de septiembre no fue recordado Domingo F. Sarmiento como merecía. El último domingo me sentí reconfortado porque un lector en esta sección lo ha recordado a través de un gran pensador como José Ingenieros en su libro “El hombre mediocre”. Quisiera agregar algo más sobre Sarmiento en las palabras de Ingenieros en homenaje a él. Personificó la más grande lucha entre el pasado y el porvenir del continente, asumiendo con exceso la responsabilidad de su destino. Nada le perdonaron los enemigos del ideal que él representaba, todo le exigieron los partidarios. El mayor equilibrio posible en el hombre común es exiguo comparado con el que necesita tener el genio. Los espíritus vulgares ceñían a Sarmiento con la fuerza del número, irresponsables ante el porvenir. Y él marchaba sin contar los enemigos, desbordante y hostil, ebrio de batallar en una atmósfera grávida de tempestades sembrando a todos los vientos, en todas las horas, en todos los surcos. Su vida fue un perpetuo florecimiento de esperanzas en un matorral de espinas.
 

Ricardo Radawski
DNI 6.028.972

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario