Edición Impresa

Procesan a un joven por matar a un ladrón y dejar herido a otro en marzo pasado

El hecho ocurrió en marzo en Pueblo Esther y el acusado seguirá en libertad. El asaltante que sobrevivió, en tanto, fue procesado por el atraco

Sábado 19 de Octubre de 2013

Un muchacho de 20 años fue procesado por matar a un ladrón y herir a otro después de que éstos entraran a robar a la casa de sus padres, en la zona rural de Pueblo Esther, y emprendieran el escape llevándose una importante suma de dinero, teléfonos celulares y otros bienes. Sin embargo, por disposición de la Justicia el joven seguirá en libertad mientras continúe el trámite judicial. En tanto, el asaltante que sobrevivió al enfrentamiento fue procesado por el atraco y le dictaron prisión preventiva.

El violento episodio ocurrió el 18 de marzo pasado en una finca rural que se levanta a la vera del kilómetro 4 de la ruta A-012, en un terreno lindero a la planta industrial de Jonhson Controls y en jurisdicción de Pueblo Esther. Allí, Horacio Nicolás Palombarini vive junto a su esposa y sus dos hijos y tiene un criadero de cerdos.

El hecho. Aquella jornada de marzo, poco después del mediodía, llegaron hasta la finca dos jóvenes en una moto negra de mediana cilindrada que irrumpieron en el criadero y redujeron al productor, de 55 años, pegándole varios culatazos en la cabeza. Una vez dentro de la propiedad, los maleantes también amenazaron a la esposa y a la hija de Palombarini, a quienes encerraron en una habitación y maniataron. Unos veinte minutos después huyeron con una suma de dinero cercana a los 37 mil pesos en efectivo, una chequera, tres celulares, una consola de Play Station, las llaves de la casa y una escopeta calibre 12 milímetros.

Poco más tarde, dijo la policía en aquel momento y fue confirmado por el fallo firmado por la jueza de Instrucción Alejandra Rodenas, don Nicanor fue desatado por empleados del establecimiento que acudieron en su auxilio y salió en su camioneta Ford F100 a buscar a los ladrones por las inmediaciones del pueblo. En el recorrido se cruzó con su hijo Nicolás Gonzalo Palombarini, quien se enteró entonces de lo ocurrido y se sumó a la búsqueda. Antes pasó por la casa familiar y tomó una escopeta calibre 16.

Fue en esas circunstancias, dice el dictamen, que se cruzó con los ladrones y mantuvo un enfrentamiento con ellos en uno de los laterales del barrio Country 16 de Pueblo Esther, un loteo ubicado al sur de la ruta A-012 y la ruta 21 y a unos mil metros al sur del establecimiento asaltado.

El final. Los investigadores policiales manifestaron que Palombarini intentó interceptar a los ladrones pero éstos se bajaron, abandonaron el rodado y cubrieron su huida a los tiros. Como consecuencia del tiroteo Roque Ariel Vivas, de 24 años fue herido por una perdigonada de escopeta en el pecho, el abdomen y los miembros superiores y terminó internado bajo custodia policial en el Hospital Provincial de Rosario. Este joven, ahora fue procesado por la jueza Rodenas quien lo encontró responsable de robo calificado por el uso de arma de fuego y portación ilegítima de arma de fuego de uso civil ya que al momento de ser apresado, detrás de unos tachos del basura del barrio Country 16, tenía un revólver calibre 32 largo con su numeración limada con el cual había amenazado a la familia para concretar el atraco además de unos 4 mil pesos del botín, la chequera y la escopeta robadas.

En tanto, en el mismo enfrentamiento Palombarini mató a Jorge Maximiliano Verón, un muchacho de 27 años y antecedentes penales varios que residía en Villa Gobernador Gálvez. Junto al cadáver se halló el resto de las pertenencias de la familia asaltada y la moto Honda Storm en la que se conducía el dúo.

Cuatro cartuchos. En cuanto a la responsabilidad de Palombarini, la jueza dice en el fallo que "se encuentra suficientemente acreditada en el nivel de convicción necesario" para el procesamiento "pese a la negativa" del joven, al momento de ser indagado, de haber tenido intención de matar al ladrón en el enfrentamiento.

"Manifestó que tuvo que defenderse con una escopeta ya que los masculinos le efectuaron disparos con la escopeta que le habían robado a su papá", recordó la magistrada y que el disparo que hizo "se le escapó". Y menciona que el único testigos del hecho, ante la pregunta de cuantos disparos efectuó el mismo, respondió que "uno", lo que fue descartado por las pericias balísticas al comprobarse que se hallaron cuatro cartuchos servidos (dos percutados con la púa derecha y dos con la izquierda) de la escopeta que portaba el joven.

Asimismo, el fallo menciona que Palombarini "sabía lo que había sucedido (en la casa de su padre) cuando tuvo el enfrentamiento y circulaba en su camioneta portando una escopeta. Lo que permite tener la probabilidad de que (....) buscó el enfrentamiento con éstos masculinos".

Por eso, la juez lo procesó por homicidio agravado por la utilización de un arma de fuego, homicidio agravado en grado de tentativa y portación ilegítima de arma de fuego de uso civil, aunque se abstuvo de trabarle embargo sobre los bienes "atento al estado de pobreza" demostrado y rechazó el pedido de prisión preventiva solicitado por la fiscalía. Armas. Cuando la policía llegó al lugar donde se produjeron los disparos, uno de los ladrones ya estaba muerto. Al parecer, había sido alcanzado por una perdigonada a la altura del pecho. Junto a su cuerpo la policía incautó una escopeta calibre 12 que habría sido sustraída previamente en el atraco, así como alrededor de 4.000 pesos en efectivo y una chequera, entre otros elementos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS