Edición Impresa

Presos a dos años de ser culpados por narcotráfico

Son de Villa Constitución. Los habían capturado con 2,5 kilos de cocaína y armas en 2007

Domingo 15 de Julio de 2012

Dos hombres afincados en Villa Constitución que había sido condenados en Rosario por una causa por tráfico de drogas fueron detenidos para comenzar a purgar su pena en una cárcel federal.

Uno de ellos es Federico Balbi, quién había sido sentenciado en una causa por narcotráfico iniciada en 2007. Había recibido condena en 2010 pero tras apelar el veredicto esperaba en libertad la resolución final de la Cámara de Casación Penal.

Cuatro efectivos encabezados por el jefe de la Brigada Operativa Departamental de Venado Tuerto, Alejandro Druetta, se encargaron de las detenciones. Lo hicieron tras recibir un oficio del Tribunal Federal 1 para la captura de Federico Balbi y José Colazzo. Ninguno de ellos estaba en las direcciones que habían aportado a la Justicia.

Balbi, de 62 años, se encontraba al frente de su carnicería en Río Negro al 800, de Villa Constitución. Hasta allí llegaron los policías. "¿Ahora que estoy trabajando me meten preso?" fue lo primero que soltó al verlos. Luego se sacó su delantal y subió al patrullero.

El otro detenido es José comadreja Colazzo, de 54, ubicado en una casilla sobre la barranca del río Paraná en Villa Constitución, en el predio de Cilsa. "No ofreció resistencia porque llegamos pertrechados por si las cosas resultaban de otro modo", dijo Druetta.

El oficio judicial también procuraba dar con otras tres personas. Dos de ellas estarían en Santiago del Estero y otra se encuentra presa en la cárcel de Villa Devoto por otra causa.

El caso por el cual estas personas fueron llevadas a juicio se produjo en 2007, en el marco de un operativo en el que se secuestraron 2,5 kilos de cocaína, varios teléfonos celulares y una serie de armas que luego desaparecieron del Instituto Médico Legal, lugar en la que estaban a resguardo, en una situación escandalosa. Balbi fue detenido por eso, enjuiciado en 2010 e imputado junto a nueve personas de integrar una banda dedicada al comercio de drogas.

Durante las audiencias, a las que los imputados llegaron en libertad, declararon 27 testigos y se analizó a lo largo de dos días y medio la participación de Balbi, Colazzo y los otros imputados en el delito de tráfico de estupefacientes.

Nada se habló en el juicio sobre la connivencia policial denunciada, lo que provocó malestar en la jueza Laura Cosidoy. En ese momento sostuvo que el juicio había quedado inconcluso, ya que no se juzgó ni se mencionaron hechos que hicieron a la causa, como la desaparición de las armas halladas en poder de Balbi y la supuesta connivencia del acusado con los policías de la Unidad Regional VI del departamento Constitución.

El tribunal integrado por los jueces Roberto Manuel López Arango y Lilia Graciela Carnero, de Paraná; y María Irene Vedia, de la ciudad de Santa Fe condenó a Federico Balbi a 5 años y medio de cárcel y a José Alberto Colazo a 5 años de prisión. Sin embargo esperaron la condena en libertad ya que la sentencia fue apelada y revisada por la Cámara de Casación.

El Tribunal Federal 1 de Rosario ordenó ahora la captura de Balbi y Colazzo. Hasta el lunes estarán detenidos en la Jefatura de la Unidad Regional VI de Villa Constitución para luego ser trasladados donde el tribunal determine.

¿Por qué no actuaron?

Cuando era segundo jefe en Villa Consitución el comisario Alejandro Franganillo denunció en la Fiscalía Federal 1 de Rosario que una banda liderada por Balbi comercializaba estupefacientes con la venia policial. Tras ello lo desplazaron del cargo.

   En noviembre de 2007 Franganillo volvió a Villa Constitución como jefe de la ex Drogas Peligrosas de la provincia. Llevaba consigo la orden del entonces gobernador Jorge Obeid de poner fin a la banda que él mismo había denunciado en 2005. Son los que fueron a juicio.

   Tras ese operativo, Cosidoy pidió se investigara a todos los policías que cumplieron funciones en la UR VI y en la Brigada de Drogas Peligrosas de Villa Constitución entre 2005 y 2007 ante la sospecha de connivencia con los traficantes. Quiso saber “por qué no actuaron frente a lo evidente del fenómeno”.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario