Edición Impresa

Los orígenes de las tragedias

Es fundamental analizar las conclusiones finales que efectúan los jueces e investigadores en lograr culpables lo más rápido posible cuando se producen tragedias con fatales desenlaces, como dice un viejo dicho: “Tomar lo primero que venga a...

Viernes 26 de Septiembre de 2014

Es fundamental analizar las conclusiones finales que efectúan los jueces e investigadores en lograr culpables lo más rápido posible cuando se producen tragedias con fatales desenlaces, como dice un viejo dicho: “Tomar lo primero que venga a mano”, pero para llegar a los orígenes es necesario, aplicar ese otro: “es necesario preocuparse por los efectos pero buscar las reales causas”. A tales hechos es necesario repasar en breve síntesis cuatro casos que conmovieron y son factibles al tema. Caso Cromañón es mucho lo que se dilata sobre las culpabilidades, la del dueño del local, la de los integrantes del grupo, entre otras, pero de los orígenes reales del incendio no se menciona por ningún medio. En primer lugar, la del fabricante de las bengalas, la de los encargados de las ventas y compras, luego vendría la de la imbesibilidad de los que siguen. Caso tragedia de la rueda gigante del Parque Independencia, donde la llamada taza que transportaba a niños se produce el desplazamiento del eje transversal de su ubicación, al desenroscarse la tuerca de fijación, también empleando la modalidad de juzgar lo más rápido posible, en este caso culpando al jóven que manejaba la botonera del comando de funcionamiento, y al personal de esa empresa como responsables totales de la desgracia. Es de pensar que ellos no tienen profundidad en conocimientos de funcionamientos y comportamiento de materiales y todo lo que atañe a resistencia metalúrgica. El origen de este grave percance debemos remontarlo a los proyectistas inexpertos en diseños de movimientos mecánicos, ellos fueron los verdaderos culpables, por no prever que con una sola chaveta que atravesara la tuerca y el eje, ésta contendría el desenrosque o bien en su fabricación, haber realizado en uno de los extremos del eje, rosca de paso derecho y el otro extremo, paso izquierdo en el cual se afloja la tuerca. Caso tragedia de la calle Salta, en que aconteció la peor desgracia de la ciudad. En este caso también se disipan culpabilidades por el cual en una situación compleja está el gasista, víctima también de nuestra cultura reflejada en el viejo dicho: “Salir del paso de cualquier forma”, llegando a los orígenes y causas, también la culpabilidad recae en el hecho de mantener en función un regulador que no cumple la totalidad de las funciones necesarias, debiéndose reinstalar un tipo de regulador de doble función, diseñado con la válvula de bloqueo de alta y baja presión, adosada una llave reforzada, esférica, manual, ambas fabricadas en un solo bloque, por la cual la llave original de cierre ya instalada pasaría a ser una segunda llave. Ante ello, es oportuno una moraleja: “Es mejor prevenir que buscar cualquier culpable”. Otros hechos trágicos, “muerte por causas de robo”, que a su vez después que ocurren se toman como soluciones procederes que no dejan de ser remiendos momentáneos con la teoría de más uniformados, más cárceles, camaritas filmadoras. Analizando los orígenes del problema, y teniendo presente el actual eslogan: “ Para sustituir es necesario trabajar o dedicarnos a robar”, en este crucial tema, la fórmula sería que todo gobierno entrante de acuerdo a la ley constitucional, la primera tarea sin excepción a realizar sería la implementación de talleres de oficios en todas las especialidades con una remuneración acorde, dejando de lado la teoría burda de que todos los jóvenes se sometan a la disciplina del servicio militar para convertirlos en buenos. En esto tenemos también marcadas experiencias nefastas.
 

Aurelio Puccini
puccini.aurelio@.yahoo.com.ar
DNI 6.008.849

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario