Edición Impresa

Liberen a Adrián Abonizio

Soy hincha de Rosario Central y amigo de Adrián Abonizio, quien ha sido “condenado” y a pesar de que llevamos más de 30 años de democracia no ha habido juicio previo,

Lunes 21 de Abril de 2014

Soy hincha de Rosario Central y amigo de Adrián Abonizio, quien ha sido “condenado” y a pesar de que llevamos más de 30 años de democracia no ha habido juicio previo, y nadie tuvo la delicadeza de asignarle un simple abogado de oficio. Después de haber visto, a más de una semana del clásico, la cantidad de denunciantes, fiscales y jueces que se han abalanzado sobre el “Tano” quiero desde mi humilde y paupérrima sabiduría sobre las leyes autodesignarme su defensor. El argumento que esgrimo para tratar de que sea absuelto se basa en dos aspectos. Uno desde el punto de vista de su corazón y el otro desde la óptica del arte que él profesa. Su corazón (canalla) lo ha llevado a escribir hace unos días una serie de ironías que también están metidas en el corazón, y creo no equivocarme, de la gran mayoría de la comunidad centralista, aspecto este que no va más allá de un condimento al folclore futbolero y que obviamente también están en el corazón de mis primos del parque. No significa que tanto los antileprosos como los anticanallas inciten a la violencia por este tipo de definiciones, que mas allá de ser consideradas agraviantes deben ser tomadas como parte de la ancestral relación entre rivales por divisas deportivas. Lo veo como una sana y noble ironía viniendo de un tipo que a pesar de que muchos artistas no se animan a confesar su posición ante lo futbolístico, lo político o lo social, Abonizio nunca a negado su amor incondicional por Rosario Central. Nunca le importó de qué manera podría influir en su carrera profesional esa abierta definición que siempre ha dado a conocer sobre su condición de hincha de Central. Y creo que en un contexto de libre expresión las definiciones no deben ser condenadas sino refutadas con argumentos válidos. Hay que tener en cuenta que estamos ante un caso de rebelión en el circo del fútbol en donde infinidades de veces el hincha, los conductores radiales y televisivos, los políticos y periodistas, sin tener la valentía de definirse como la de Abonizio, despiden ironías mucho más hirientes. Desde la óptica de su trayectoria como autor y compositor, esto ha servido para desnudar el concepto de “triunfalismo” que yace en el imaginario de muchos. Han sido innumerables los conceptos que designan a Abonizio como un fracasado. En toda su trayectoria ha escrito cientos de canciones que actualmente son interpretadas en toda Latinoamérica. Cada vez que he escuchado una canción de Abonizio interpretada por algún cantante tanto en nuestro país como fuera de él, ninguno ha dejado de elogiar las virtudes del autor. Ha escrito poemas, luego musicalizados, en donde reivindica a muchos actores sociales como ser a los privados de sus facultades mentales, a los pobres, a su padre, a los desaparecidos y a los combatientes de Malvinas, es decir, autor de poemas con un componente de compromiso social enorme. Sólo puedo aportar que en el ámbito de la Trova Rosarina y en el concepto de grandes cantautores nacionales y de otros países, Abonizio está catalogado como una de las mejores plumas de los trovadores actuales. Por lo menos se lo he escuchado decir a Baglietto, a Fito, a Sabina y a un sinnúmero de excelentes cantautores locales que han aprendido de las enseñanzas de Adrián. Es decir que para aquellos que consideran que el éxito se basa en el reconocimiento de tus pares, Abonizio está muy lejos de ser considerado como un fracasado. Claro, tiene escasas apariciones televisivas, nunca tuvo un romance con ninguna top model, nunca convocó a 50.000 personas en un estadio, no ha filmado ninguna película, ya no reside en Buenos Aires y para muchos parece ser que no merece ser tildado de exitoso. Quiero aclararles a aquellos que no lo conocen, que Adrián nunca le ha dado relevancia al hecho de ser considerado exitoso en su carrera profesional, por lo tanto no le interesa el fracaso en ese aspecto. Además creo que la violencia en el fútbol no está generada ni alimentada por algún dicho o escrito de algún hincha de ningún club. Hemos llegado a un punto de intolerancia en el que cualquier hincha de cualquier club reacciona desmedidamente ante un comentario del adversario. Esto no es un mal menor. No puede ser que resulte suicida salir a la calle identificado con la camiseta de tal o cual club. A todos aquellos que han gastado parte de su precioso tiempo en analizar, replicar y condenar esta actitud que a mi entender roza lo banal, les pregunto: ¿no estaría bueno comenzar a generar mecanismos sociales que apunten a la convivencia, por lo menos en esto de la rivalidad deportiva? Creo que se puede. Y creo que mi defendido estaría de acuerdo en ser uno de los actores. Les ruego a denunciantes, fiscales y jueces que analicen el contenido de esta carta y que procedan a la revisión del fallo.

José Táljame
DNI 11.446.496

De esto
nadie habla

Decía el inmortal conversando con filósofos que estos afirmaban que “dilatar la vida de los hombres era dilatar su agonía y multiplicar el numero de sus muertes”. Borges agregaba también que “ser inmortal es baladí, menos el hombre, todas las criaturas lo son, pues ignoran la muerte”. Siendo un poco más condescendiente con la raza de Caín, “nadie es inmortal si la vida es eterna”, y “menos en el papel y en la pluma, todos los hombres son filósofos”, pero que nuestro gran hombre de letras al afirmar que “hay quien busca el amor de una mujer para olvidarse de ella, para no pensar más en ella”, confirma una certeza matemática dictada por la naturaleza que aquí parece haberse rebelado contra el creador, no nos justifica en absoluto que busquemos la inmortalidad y no pensemos en absoluto en sus consecuencias cuando repasamos estos números que asustan: teniendo en cuenta que probablemente el ser humano apareció en la Tierra hace unos cuatro millones de años, la población mundial a partir de allí creció al principio muy lentamente aunque se calcula que en 1776 había en el planeta unos 800 millones de seres humanos. Ahora bien, en 1976, es decir, dos siglos después, la cantidad había ascendido a 4.100 millones, es decir, el crecimiento mundial de la especie humana se aceleró. Ahora, en 2014, no es una exageración decir que la población mundial asciende a unos 8.200 millones, es decir que antes, cuando para que la población mundial creciera al doble se necesitaban cientos de siglos, ahora, al género humano tan solo le llevó 38 años duplicarse. En fin, o el hombre y la mujer se han divorciado por completo de los métodos anticonceptivos o las teorías de las feministas que aconsejan que cada uno haga de su cuerpo lo que quiera han triunfado, y se confirma esa odiosa frase que dice que “la más grande horda reunida de cerebros prominentes del mundo son impotentes para evitar que la masa adopte cualquier estupidez que esté de moda”. Todo lo que esto significa puede muy bien empalidecer o empequeñecer todo lo demás. Y así como a ricos y pobres en un Titanic que se hundía de nada ya le servían riquezas hechas o por hacer, de nada servirán ambiciones, estrategias de producción, anexo de territorios, la expoliación de las riquezas o propiedades legítimas del pueblo por funcionarios corruptos, ni rezos ni odios ni discursos grandilocuentes. A menos que los geriátricos cierren sus puertas o se dediquen a hospedar lemmings.

Miguel A. Decunto
DNI 11.270.762

Si me enfrentas, sonaste

La Argentina se ha convertido en un país donde la coacción se acepta como un elemento más para conseguir un objetivo. El ministro de Transporte aplica eliminación de subsidios por haber parado en una huelga nacional, no interesa si merece el subsidio sino el haber tomado una determinación que no gusta al gobierno (otros medios de transporte también dejaron de prestar el servicio). Al que molestó al gobierno le mandan a la Afip, caso Universidad de Harvard y otros muchos casos. Quitar participación de las arcas del Estado nacional a aquellos que voten en contra en el Congreso. Distribución de obras públicas según el acatamiento al gobierno nacional de las distintas provincias, hechos que redundan contra los habitantes. En caso de huelgas policiales en provincia no sometida, no mandar ayuda federal, en forma preventiva. Ministro poniendo guantes de boxeo en la mesa de negociaciones. Delincuentes tomando rehenes. Sacar a un fiscal de su cargo por investigar a un amigo del poder y ser así ejemplo para otros judiciales. Estos hechos son lesivos a la Justicia y al Estado.

René Fernández
DNI 5.980.688

Una contribución a la seguridad

Por una medida de carácter política en busca de congraciarse con la civilidad el ex presidente Menem (1994) abolió la ley 3.318 de (J. E. Uriburu) del servicio militar promulgada en 1895. Justificando tal extremo por el desgraciado suceso acaecido en un cuartel de Zapala, Neuquén, que terminó con la muerte del soldado Carrasco (6/3/94), en manos de un grupete de asesinos manipulados por el teniente Canevaro, hecho que todos tenemos seguramente presente aún, sobre todo los de mi edad. Desde esa época a la fecha un millón de jóvenes no ha pasado por esa experiencia de nuestra vida. A mi juicio se debería instaurar nuevamente para que sirva como institución de formación profesional y contención de aquellos más desposeídos. Que las Fuerzas Armadas sean un referente en la acción social, no como auxiliares en caso de catástrofes y demás, sino también en la educación y enseñanza de oficios. Sacar a los jóvenes de la calle los alejaría de las garras de la droga y toda esa degradación que esto genera para la sociedad. Cuántas muertes hubiéramos evitado en 20 años de su desaparición como obligación. Sería bueno que el gobierno que viene considere esa opción para evitar males mayores, en vez de asistencialismo mejor es prevención.

DNI 8.634.022


Día Internacional
del Libro

Alguien –no recuerdo quién– señaló las siguientes semejanzas entre el hombre y el libro. Su nacimiento es la portada. Su bautismo, la dedicatoria. Sus gritos y berrinches, la advertencia al lector. Su infancia y adolescencia, el argumento y contenido de lo tratado posteriormente. Su madurez, el asunto. Su vejez, el último capítulo. Sus equivocaciones, los errores de imprenta. Su arrepentimiento, la fe de erratas. Hay libros grandes de tamaño, otros pequeños. Algunos están encuadernados en cuero o tela, otros en rústica. Los hay excepcionales o triviales; sacros o profanos; trágicos o alegres; entretenidos o fastidiosos; claros o confusos; realistas o fantasiosos. Unos son más largos, otros más breves. Así también son las vidas de los hombres. Ahora bien, fueren como fueren, en el último acto de todas las vidas encontraremos la misma palabra que en la última página de todos los libros: fin (monosílabo fácil de escribir y tremendamente difícil de asumir). Pero el libro bueno, como la vida buena, guarda una esencia de inmortalidad. El tiempo es impotente contra los grandes pensamientos; ellos están hoy tan frescos como cuando los expresaron sus autores hace siglos. Todo aquello que pensaron y dijeron entonces nos habla hoy con misma elocuencia por medio de las páginas impresas. Podríamos decir que dar a luz un buen libro es algo así como vivir después de morir. Pero recuerden, el 23 de abril es el Día Internacional del Libro.

Carlos Alberto Parachú
DNI 6.012.558

Sin palabras

El señor ministro de Economía dio a conocer el índice inflacionario del mes de marzo elaborado por el Indec. Según el mismo, la inflación aumentó en el primer trimestre 9,7%. El mes pasado el gobierno nacional nos aumentó a los jubilados el haber jubilatorio un 11%. No es necesario comentario alguno.

Agustín Previgliano
Jubilado
 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario