Edición Impresa

La Justicia investigan el costado narco del líder de "La banda de los rosarinos"

Secretos escondidos en una computadora. Es Esteban Lindor Alvarado, preso en Buenos Aires por robo y desguace de autos. Una filmación y escuchas muestran su otro perfil.

Domingo 27 de Octubre de 2013

Hasta ahora y oficialmente, el rosarino Esteban Lindor Alvarado es un ladrón de autos preso en Buenos Aires. Para el vademécum policial no pasa de ser un levantador y cortador de autos con una condena de 3 años en suspenso por robar un Fiat Duna en diciembre de 2007 en la zona oeste de Rosario. Sin embargo, distintos sectores de la policía santafesina y la Policía Federal lo sindican como un hombre ligado a la narcocriminalidad y eso es lo que está investigando un fiscal bonaerense. Alvarado junto Walter Ramón Bucci y Gabriel Antonio "Peto" García están presos a disposición del juez de Garantías de San Isidro, Diego Martínez, acusados de conducir una organización dedicada al robo de autos que luego eran introducidos en el mercado negro y esperan que la Cámara Penal resuelva las apelaciones presentadas para saber si van a juicio.

Pero una serie de videos hallados en una computadora que Alvarado tenía en su domicilio y que fue incautada tras su detención, el 3 de agosto pasado, son observados por los pesquisas que conduce el fiscal de San Isidro, Patricio Ferrari. En especial esos videos muestran cómo, desde una camioneta, se graba el momento en que una avioneta Cessna monomotor aterriza y luego despega en un camino rural acondicionado a manera de pista clandestina. Sin embargo, en ningún momento se observa si el que está en el vehículo es Alvarado; tampoco se ve quién conduce la avioneta; y mucho menos qué se almacenaba en las entrañas de la nave. Tampoco se puede precisar el lugar geográfico, ya que es un camino rural como hay miles. "Todo eso se está analizando ya que surgió de la pericia informática de una PC que Alvarado tenía en su casa. Se está trabajando al respecto y no se pueden aventurar hipótesis porque esta causa engorda hora a hora", explicó una fuente judicial que dialogó con La Capital.

En el disco rígido de la PC había otros elementos que también son analizados por los peritos. Videos de autos siniestrados siendo compactados; fotos de familia y grabaciones de Alvarado con su esposa y su hijo, una de ellas manejando un Audi a más de 270 kilómetros por hora por la autopista. Y más de un millón de pesos, en fajos, almacenados en un horno de la casa de Alvarado.

Celulares en prisión. Diez días atrás, el fiscal Ferrari solicitó que se allanara la celda 321 de uno de los pabellones la cárcel de Campana. De esa celda VIP, en la que estaban alojados Alvarado, Bucci y "Peto" García, se confiscaron una decena de celulares, smartphones y Nextel con los que, según la acusación, los hombres continuaban con sus negocios. Incluso, a lo largo de la semana informes televisivos mostraron que la celda de "La banda de los rosarinos" contaba con televisor Led, un freezer y otros electrodomésticos.

Los tres hombres y otras nueve personas vinculadas al expediente (entre ellos dos subcomisarios de la bonaerense) esperan que la Cámara Penal resuelva apelaciones planteadas sobre la elevación a juicio por el accionar de la banda. Una causa que tiene 30 cuerpos de aproximadamente 200 fojas cada uno y cuyas imputaciones son asociación ilícita, robo calificado, encubrimiento, tenencia ilegal de armas, estafa al seguro y sustitución de numeración registral. También existe un planteo de la defensa de Alvarado ante la Cámara de Casación. Ninguno de estos delitos de la órbita Federal.

La incautación de los celulares de la celda 321 motivó la apertura de otra causa, que ya tiene cinco cuerpos, cuya imputación sobre los rosarinos es la de asociación ilícita. Además, el juez de Garantías Martínez y las autoridades del Servicio Penitenciario bonaerense resolvieron separar a los tres privados de su libertad. Así, Bucci fue a parar al Unidad Penitenciaria 2 de Sierra Chica, ubicada a 10 kilómetros de Olavarría; Alvarado a la Unidad 17 de la localidad de Urdampilleta, en el partido de Bolívar; y "Peto" García a la Unidad 30 de General Alvear, a 100 kilómetros de Azul.

Escuchas. El fiscal Ferrari tenía el dato de la existencia de los teléfonos en la celda desde hacía tres meses. Pero en lugar de ordenar de manera inmediata su confiscación hizo su juego. Solicitó que se intervinieran judicialmente los aparatos de los rosarinos y los escuchó. Así tuvo acceso al mundo que giraba en torno a la celda 321 y las repercusiones que se generaban cada vez que en los canales de cable porteños se hablaba de "La banda de los rosarinos". Así, el 27 de septiembre pasado un mensaje de texto a uno de los celulares que había en la celda alertó sobre uno de esos informes. Desde el calabozo preguntaron "¿Por qué tema es? ¿Por autos?". A lo que del otro lado, una persona NN, le aclaró: "Es por lo que le encontraron al Esteban en la computadora". Y en medio de ese cruce de mensajes, el NN que estaba mirando la televisión escribió: "Mostraron una camioneta siguiendo una avioneta. Por la droga".

Otro mensaje de texto que está en la causa y es examinado por los investigadores se produjo el viernes 5 de septiembre. "Megaoperativo en Funes. Garita 16. Casa Quinta", escribió a uno de los celulares que había en poder de Alvarado, a manera de alerta, una persona aún no identificada. Y agregó: "No dicen de quien es, pero está Canal 3 en vivo. Es en once lugares. No nombran a nadie. Está la Federal". El operativo en cuestión era la detención de Delfín David Zacarías en una casa de Las Achiras 2528, a la altura de la garita 16 de Funes. El procedimiento fue expuesto públicamente por el propio secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, quien calificó lo incautado como parte de "la cocina de droags más grande de la Argentina". Zacarías fue procesado por el juez Carlos Vera Barros.

La fuente allegada a la causa consultada por este diario recordó otro diálogo telefónico que mantuvo Alvarado con uno de sus allegados el 3 de agosto, en el lapso de tres horas que se mantuvo prófugo de la Gendarmería. Ese hecho fue calificado como "cinematográfico" por la fuente consultada. "¿Por qué es?¿Por lo que anda en cuatro ruedas o por el otro tema?", preguntó Alvarado. Y cuando la respuesta fue "por lo que anda en cuatro ruedas", el pesquisa indicó que fue notable como se relajó la voz del hombre hoy preso en la cárcel de Urdampilleta, a 420 kilómetros de Rosario. De ese momento también están bajo la lupa las escuchas en las que, siempre según la acusación, Alvarado se comunica con Mariano "Chapu" I., mano derecha del hombre y prófugo de la Justicia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS